Pasar al contenido principal

Spotify evita la OPV tradicional en su salida a bolsa

Logotipo de Spotify
Thomson Reuters
  • La oferta pública directa de Spotify (un modelo diferente a la OPV u oferta pública de venta que es la salida a bolsa tradicional) entraña un riesgo notable, según un experto en empresas de gran capitalización.
  • Spotify puede gestionar ese riesgo si acuerda con sus inversores un período de bloqueo de acciones durante el que no puedan venderlas. 

La salida a bolsa de Spotify podría ser contraproducente para sus inversores.

La compañía entregó a finales de diciembre de 2017 la documentación para empezar a cotizar durante el primer trimestre de 2018. Pero su salida a bolsa no se hará mediante una oferta pública de venta (OPV), como hacen casi todas las empresas, sino mediante una oferta de colocación directa

En una oferta directa como ésta, la empresa no pasa por un banco de inversión sino que lleva sus acciones directamente al mercado. Esto le permite agilizar el proceso y pagar menos comisiones al banco. En una OPV tradicional, la empresa contrata un banco de inversión para comercializar sus acciones y, en última instancia, recaudar más capital.

Spotify se salta todos esos pasos, en parte, porque no busca recaudar dinero, sino que sus actuales accionistas vendan sus acciones (y así no se diluyen). Pero esta estrategia también tiene riesgos, ya que no está claro cuánto valdrán las acciones de Spotify.

El riesgo "es desconocido", apunta el director de análisis de inversión privada de Sharespost, una plataforma que conecta compradores y vendedores de acciones en el sector privado, Rohit Kulkarni. El directivo afirma que la incertidumbre sobre cómo debe valorarse Spotify puede "traducirse en un mayor descuento para las acciones".

Pero el riesgo puede reducirse, explica Kulkarni. "Si la compañía habla con los inversores actuales y negocia períodos de bloqueo de acciones, podría atenuar la volatilidad de los primeros meses", asegura.

Leer más: Que Apple compre Tesla no es ninguna idea descabellada: estas son las razones

Con estos períodos de bloqueo, los inversores no podrían vender un número determinado de acciones durante un tiempo. Esto reduciría la cantidad de acciones en el mercado.

Según publica The Wall Street Journal, se espera que la compañía utilice el mercado privado para guiar a los inversores hacia el precio del mercado público. La última valoración de Spotify, en diciembre, fue de 19.000 millones de dólares (unos 15.474 millones de euros al cambio actual). Eso podría podría aclarar algo de lo "desconocido" del proceso de valoración.

Aún así, concluye Kullkarni, "si los inversores creen que hay volatilidad, tienden a reducir el valor de las acciones".

Te puede interesar