Pasar al contenido principal

Esta startup china de Inteligencia Artificial quiere revolucionar la manera en la que se estudia en los colegios, pero sin sustituir profesores

Una clase en un centro de la startup Squirrel AI
Squirrel AI
  • La Inteligencia Artificial aplicada a la educación es un ámbito que atrae a los inversores. 
  • China lidera la batalla, con 1.000 millones de dólares invertidos en 2018, y los resultados de los proyectos que tiene en marcha asentarán las bases para el resto del mundo en el futuro. 
  • Una de sus startups de referencia es Squirrel AI, una empresa que ofrece clases extraescolares para reforzar el aprendizaje estándar mediante IA. 
  • La compañía ha abierto 1.700 centros en tan solo cinco años y ha levantado 14 millones en rondas de financiación.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

El uso de la inteligencia artificial en el ámbito de la educación es un campo que está empezando a atraer mucha inversión y que desde Silicon Valley encuentran muy atractivo

Al otro lado del mundo, China ya destaca por una multitud de proyectos que están experimentando con la inteligencia artificial como "profesora de los estudiantes" y sus resultados probablemente asienten las líneas de actuación futuras para el resto del mundo. El país lideró en inversión en tecnología de inteligencia artificial aplicada a la educación con 1.000 millones de dólares invertidos en 2018. 

Una de las startups de referencia en este ámbito es Squirrel AI, que ofrece clases extraescolares para reforzar el aprendizaje de los alumnos y ayudarles a pasar los exámenes. 

La empresa se fundó en 2014 y en tan solo cinco años ha abierto 1.700 centros de aprendizaje y ha levantado 14 millones de dólares en rondas de financiación. La compañía asegura que ya ha enseñado a más de 2 millones de alumnos. 

Leer más: Así es cómo la tecnología puede ayudar a humanizar la educación

Squirrel ofrece enseñanza adaptada a cada alumno mediante cursos online y mediante la asistencia a sus centros de enseñanza. El alumno primero pasa un test diagnóstico que evalúa en qué áreas necesita más refuerzo y en base a eso se le crea un plan específico. A medida que avanza, el sistema va reajustando el plan de estudios. 

Uno de los centros de enseñanza de Squirrel AI
Squirrel AI

Cuántos más estudiantes participan, más se refuerza al algoritmo, que reconoce conexiones entre conceptos y es capaz de ajustar más al detalle los planes que necesita cada alumno. 

Squirrel ha ofrecido alguna validación de su sistema. En octubre de 2017, por ejemplo, un estudio autofinanciado de cuatro días con 78 estudiantes reveló que el sistema era mejor de media para elevar los resultados de las pruebas de matemáticas que los maestros  en  una clase tradicional de doce niños. Eso no significa que el modelo de enseñanza de Squirrel prescinda de los profesores.  

En los centros de enseñanza no hay profesores impartiendo una clase desde la pizarra, pero si hay tutores que atienden las preguntas y necesidades del alumnado cuando se plantean. 

En una entrevista con el MIT Technology Review, el CEO explica su visión para la startup: "Cuando la educación mediante IA prevalezca, los profesores humanos serán como un piloto". Su función será controlar que el alumno avanza en su plan de estudios y solo intervenir cuando el estudiante esté atascado. "Los maestros humanos se centrarán en la comunicación emocional", dice.

Leer más: Educar en programación: así se enseña tecnología digital en los colegios españoles

Algunos expertos señalan en entrevistas con el MIT Techonology Review que Squirrel no es tanto un sistema de enseñanza personalizado si no adaptado. Es decir, el algoritmo no explora qué nuevas áreas le podrían interesar al alumno, sino que lo prepara para los exámenes estandarizados del China

Esto también explica su éxito en el país, donde el sistema educativo supone una presión brutal en los estudiantes, especialmente cuando llega el momento de hacer los exámenes de acceso a la universidad. 

Squirrel ya tiene planeada su expansión fuera de las fronteras de China, donde ha identificado otra demanda que su tecnología puede satisfacer: el aprendizaje de chino. 

Además, Squirrel ha establecido un laboratorio de aprendizaje mediante IA en Estados Unidos y está estableciendo alianzas con importantes instituciones académicas como la Universidad de Berkeley. 

Y además