Pasar al contenido principal

Starbucks cambia de estrategia y da la espalda a Europa: vende cafeterías y cierra oficinas

Starbucks
Getty Images

Con el café a cinco euros como modelo de negocio, Starbucks colonizó las principales avenidas de las capitales mundiales. Ahora, parece que el sistema se agrieta, al menos en Europa, y la compañía inicia una retirada por el Viejo Continente.

La empresa venderá 83 establecimientos de su propiedad a la mexicana Alsea, que gestiona restaurantes de distintas marcas y es uno de los históricos socios de la firma estadounidense.

La empresa con sede en Seattle anunció que la oleada de transacciones afectará a las cafeterías de Francia, Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo. Es el mismo camino que la multinacional ya siguió en 2016 cuando se deshizo de los locales que poseía en Alemania y en España. Las máquinas de café seguirán funcionando pero bajo otro operador.

Sin embargo, en esta ocasión la retirada llegará acompañada de despidos. Más allá del cambio de gestor de los establecimientos, Starbucks también cerrará las oficinas de Ámsterdam para centralizar la operativa europea en Londres. Bajar la persiana supondrá el adiós de los 186 trabajadores que formaban el equipo de los cuarteles holandeses.

Además, la empresa también anda inmersa en la reestructuración del centro en la capital británica para centrarse en el apoyo a terceros a los que se conceda una licencia para la gestión de las populares cafeterías.

Leer más: 11 joyas arquitectónicas que podrían desaparecer en Madrid

Según apunta Bloomberg, el movimiento responde a la voluntad de la empresa de centrarse en los dos mercados más importantes de la cadena, Estados Unidos y China, que afrontan problemas en las ventas. En el tercer trimestre, la facturación en el país americano subió apenas el 1% mientras que en el gigante asiático bajó el 2%.

Starbucks en España

La venta no afectará al negocio de Starbucks en España, del que la multinacional ya se desprendió en 2016. En 2004 entró en el país de la mano del Grupo Vips con una joint venture de la que poseía el 49%.

Sin embargo, hace dos años la cadena española adquirió la totalidad del negocio a cambio de 26,7 millones de euros por la porción que no controlaba.

Con la operación, la firma extendió los derechos de explotación de la marca desde 2021 hasta 2030.

   

Artículo Original de Economía Digital

 

Te puede interesar