Pasar al contenido principal

La startup de carsharing que aparca sus furgonetas en los Ikea de Alemania

La startup de carsharing que aparca sus furgonetas en los Ikea de Alemania
Una de las furgonetas de Carl und Carla Carl und Carla
  • Carl und Carla nació como proyecto para compartir furgonetas entre estudiantes universitarios y ya tiene 600 vehículos en Alemania. 

  • El alquiler medio de furgonetas compartidas en Alemania es de 29 euros por cinco horas de uso. 
  • Carl und Carla también está en tres aparcamientos de Ikea y en 2019 empleará una flota de furgonetas eléctricas de Volkswagen.

La startup de carsharing que aparca sus furgonetas en los Ikea se llama Carl und Carla y con este nombre solo podía ser de Alemania, de hecho, por ahora solo opera en algunas ciudades teutonas y en tres establecimientos de la multinacional nórdica de muebles. 

Aunque le proyecto de dejar furgonetas compartidas en los aparcamientos de Ikea es, prácticamente, una spin off de la propia Carl und Carla y está teniendo bastante éxito, por ahora, no hay visos de que este modelo de negocio se exporte a otros territorios. "En Alemania por lo menos, los establecimientos Ikea son independientes unos de otros, así que tenemos que negociar centro por centro", reconoce Richard Vetter, fundador de esta startup, para Business Insider.  

Por ahora, el objetivo de esta empresa de coches compartidos, que nació cuando sus fundadores estaban en la universidad y decidieron alquilar una furgoneta, es llegar a las 40 ciudades alemanas con más de 200.000 habitantes. "Es donde hemos detectado que hay una masa crítica de usuarios suficiente como para que ganemos dinero", afirma Vetter.

Leer más Esto es lo que ofrecen las tres plataformas de coche compartido que hay en Madrid

 
La historia y evolución de este servicio de furgonetas compartidas que ha llegado a los aparcamientos de Ikea de Alemania puede considerarse diametralmente opuesta a la de Uber, por poner el ejemplo conocido. Aunque Carl und Carla nació de una manera similar: para cubrir una necesidad de movilidad de los propios fundadores, su evolución ha sido muy dispar. 

Durante algunos años, el ecosistema de Carl und Carla fue la universidad donde se encontraban sus fundadores. "Desarrollamos la caja negra para abrir el vehículo y fuimos comprando viejas furgonetas de los 90, nuestros compañeros las alquilaban para irse de fin de semana, hacer viajes en grupo o para comprar un palé de cervezas", afirma Richard Vetter. 

En el vivero de startups de Volkswagen experimentaron su boom

En 2017, un Carl und Carla consolidada localmente entró en el vivero de startups que Volkswagen tiene en su Fábrica de Cristal de Dresde. Allí, el gigante presta apoyo financiero y técnico a seis proyectos que selecciona cada año. La ciudad les ofrece alojamiento gratis a los miembros de la empresa, VW les presta vehículos, el equipamiento que necesiten, la ayuda de sus técnicos e ingenieros y les da la formación que puedan necesitar. 

La startup de carsharing que aparca sus furgonetas en los Ikea de Alemania
Parking de un Ikea alemán con el espacio para estacionar las furgonetas en la puerta. Carl und Carla

De ahí nació el proyecto de remodelar la flota de Carl und Carla hacia furgonetas eléctricas de Volkswagen e-Transporter, que llegarán al mercado en febrero de 2019 con más de 500 km de autonomía. Otras dos de las mejoras que están a punto de introducir, quizá, serán adoptada por el resto de servicios de carsharing del planeta. 

"Nos dimos cuenta de que uno de nuestros tipos de usuarios estrella —las empresas que usan nuestros vehículos para viajes de negocios— las dejaba aparcadas el 80% del tiempo del alquiler. Ahora estamos desarrollando un algoritmo que nos permita realquilar esos vehículos durante ese tiempo y así el cliente primario podrá obtener un descuento del 20 o del 30%", explica Vetter. 

Richard Vetter prosigue: "Ya estamos probando también las e-Transporter y desarrollando otro algoritmo que defina, con arreglo a las necesidades del cliente, si lo que más le conviene es alquilar una furgoneta con motor de combustión o una 100% eléctrica". 

Así funciona el carsharing de furgonetas en los Ikea

Aunque parezca increíble, a mucha gente le ha pasado acudir a un Ikea y al salir del centro con un sudor frío al pensar que lo que ha comprado jamás entrará en el maletero de su coche. Por eso la cadena de muebles ofrece un servicio de envío —además del de montaje— y también suele haber apostados en sus estacionamientos transportistas independientes, por no decir directamente ilegales. 

Leer más El Mercedes de 1 millón de euros de Kim Jong Un

Sin embargo, ahora en tres centros de Ikea de Alemania ya hay una alternativa todavía más económica. A través de la aplicación de Carl und Carla o de su página web, puede reservarse una de las furgonetas Volkswagen T6 que hay apostadas en las entradas de tres Ikeas. El alquiler de este servicio cuesta de 29 euros por cinco horas bastante más barato de lo que ofrece la propia Ikea y de lo que te pretenderá cobrar uno de esos señores que se te acercan a preguntar si necesitarás ayuda. 

Especialmente porque la gente que alquila furgonetas compartidas en los Ikea las necesitan de media 2,7 horas para trayectos de 41 km como la distancia más habitual. Aunque este servicio tiene clientela entre los 19 y los 65 años, la edad media se sitúa en los 33. Y lo mejor de todo, el alquiler termina cuando vuelves al Ikea, dejas aparcada la furgoneta y recoges tu coche... para ir a montar los muebles de Ikea a casa. 

Te puede interesar