Minicasas impresas en 3D con plástico reciclado, la rompedora idea de esta startup

Casa prefabricada

Azure

Las casas prefabricadas y el furor por las tiny homes han llegado al mercado para quedarse: las viviendas modulares, personalizables e impresas en 3D ofrecen un amplio abanico de ventajas. Desde el uso de materiales más sostenibles, a una mayor autonomía energética, diseño minimalista, menor tiempo de construcción, o la posibilidad de editar sus elementos a tu gusto.

Hay una nueva estrella dentro de esta moda arquitectónica: la startup Azure, con sede en Los Ángeles, ofrece microviviendas sostenibles y económicas fabricadas e impresas en 3D con plástico reciclado. Sus casas diminutas son ADU, o unidades de vivienda accesoria, que suelen complementar a la vivienda principal o destinarse al patio casero de una casa. 

Minicasas de Azure

La compañía californiana pone a disposición de los interesados diferentes modelos de su minicasa ecológica e impresa en 3D: desde estudios de oficina en el patio trasero hasta una casa diminuta de dos dormitorios. Sus estructuras modernas y futuristas harán las delicias de los amantes del diseño. 

Leroy Merlin lanza unas microviviendas modulares que puedes comprar por menos de 5.000 euros

Varios elementos destacan en estos hogares diminutos y cuyo espacio se aprovecha al máximo: las paredes son de vidrio, las luces son empotradas y las puertas son corredizas, brindando una sensación de luminosidad y amplitud al compartimento. 

Azure solo tarda 20 horas en imprimir sus microviviendas en 3D

Microcasas en 3D

Azure solamente tarda 20 horas en imprimir sus pequeñas casas en 3D. El proceso incluye fabricar el esqueleto estructural, el revestimiento exterior, la barrera de control de agua, el acabado de fuera o la conexión a tierra para los acabados interiores. 

En lugar del hormigón, Azure se decanta por el plástico reciclado, que acapara más de la mitad de la construcción. En concreto, más del 60% del material que Azure imprime se compone de polímeros plásticos impermeables, aquellos presentes en botellas o envases de alimentos. 

Su enfoque persigue combatir el problema del plástico y reducir la huella ambiental de la industria de la construcción, que está detrás del 11% de las emisiones totales de carbono a la atmósfera. Las estructuras de la startup buscan "utilizar las prácticas más sostenibles que se puedan imaginar" como "responsabilidad con las generaciones futuras", explica Ross Maguire, su director ejecutivo.

Casa

La empresa promete viviendas construidas un 70% más rápido y un 30% más barato en comparación con los métodos de construcción tradicionales. En 3D se imprimen techo, piso y paredes, consiguiendo que el 99% de la estructura esté completa al salir de la fábrica, 

“Hemos creado eficiencias en la producción no solo al capitalizar los avances en la impresión 3D, sino también al crear un diseño y un proceso que se completa en solo 20 horas”, anota el director según recoge Yanko Design.  

Otros artículos interesantes:

Sigue la fiebre por las 'tiny houses': crean la primera minicasa de hormigón impresa en 3D en Europa

Con forma de ovni, por menos de 20.000 euros, con isla incorporada o construidas en minutos: las 6 minicasas más increíbles del mundo

Compra una cabaña de piedra abandonada en su pueblo y la convierte en una minicasa en 11 meses: así lo ha conseguido

Te recomendamos