Ahora que el sector energético mira con terror el precio del gas y la electricidad por la invasión rusa de Ucrania, la necesidad de ampliar el protagonismo de la energía renovable vuelve a estar en mente de casi todos, especialmente en Europa.

Sea por necesidad o por convencimiento, el actual es un momento dulce para la energía renovable. En 2021 se invirtieron 530.000 millones de dólares (482.000 millones de euros) en energías renovables en el mundo, según estimaciones de la Agencia Internacional de Energía, con Amazon como principal inversor corporativo con inversiones que superan los 6,2 gigawatios de potencia, según BloombergNEF

Son inversiones cuantiosas, pero también rentables, y a la vez inaccesibles para un pequeño inversor. Esa reflexión fue a la que llevó a Nacho y Adrián Bautista a poner en marcha Fundeen, una plataforma para que pequeños inversores puedan invertir en renovables.

"Los vehículos de inversión en renovables sacan una rentabilidad muy considerable, con un binomio riesgo-rentabilidad bastante interesante. Y era imposible invertir en ello", explica a Business Insider España Nacho Bautista. 

Los compromisos actuales solo reducirían un 20% las emisiones contaminantes en 2030 y el mundo debería triplicar su inversión en energías limpias, según la Agencia Internacional de la Energía

Su experiencia trabajando en un fondo de inversión especializado en energías renovables de la gestora Qualitas Energy le llevó a plantearse si se podría aplicar el crowdfunding a las inversiones en este sector, como ya está ocurriendo en otros como el inmobiliario

De ahí surgió Fundeen, que obtuvo la autorización de la Comisión Nacional del Mercado de Valores en febrero de 2019, después de 18 meses de proceso. Desde entonces, unos 10.000 usuarios se han registrado en la plataforma y han gestionado 13 inversiones en proyectos renovables por un valor global de 4,7 millones de euros.

Un Amazon de la inversión renovable

"Somos como un Amazon de la inversión en proyectos renovables. Los promotores de proyectos nos los presentan, los evaluamos, si son buenos se financian y si no, no", resume Bautista, que reconoce que rechazan la mayoría de los proyectos que reciben: de los 600 que les han llegado, han financiado 13. De ellos, 8 ya están en funcionamiento.

La mayoría de esas inversiones son en proyectos de energía solar, desde paneles conectados a la red, como proyectos de autoconsumo para consumidores industriales, a los que financian la inversión y con los que establecen un contrato de compraventa de energía durante unos 15 años, con el que se obtiene la rentabilidad.

"Las rentabilidades que obtenemos están entre el 6 y el 7%", asegura Bautista. Cada inversor registrado decide en qué proyecto de los seleccionados quiere poner su dinero y cuánto, y las inversiones se suelen hacer en formato de equity crowfunding, es decir que crean una sociedad que gestiona la construcción de cada proyecto.

En 2021, repartieron 46.000 euros en beneficios a sus usuarios y desde el inicio de su actividad acumulan 300.000 entre dividendos y beneficios por la venta de energía. También levantaron una ronda de financiación de 1,2 millones de euros, con el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE) del Ministerio de Transición Ecológica como inversor.

A partir de este año también comenzarán a emitir deuda para financiar proyectos, una opción que ofrece algo menos de rentabilidad (5%) pero que es más segura, ya que no depende de que se cumpla el plan de negocios del proyecto, permite que sus inversores cobren antes al figurar como deudores, y les da la posibilidad en entrar en iniciativas de mayor tamaño.

3 expertos comparten sus consejos para aprender a invertir en energías renovables ante la revolución verde que viene

"Con esto vamos a entrar en proyectos más grandes, en los que el promotor ya no busca la financiación en su totalidad, sino quedarse el activo y que el financiemos la construcción", explica Bautista, que adelanta que con esta posibilidad van a entrar en "proyectos de actores muy grandes", entre ellos compañías eléctricas del Ibex 35.

El fomento que muchas regiones están haciendo de la inversión local en proyectos renovables también les beneficia. "Para acudir a ciertos concursos en algunas comunidades es obligatorio ofrecer a los habitantes de la zona participar en el proyecto y en su beneficio económico. Vamos a ver a eléctricas ofrecer a la gente invertir en sus proyectos, y nosotros ya tenemos el esquema para hacerlo", asegura.

"El discurso sobre las renovables ha cambiado mucho" 

Las energías renovables, y sobre todo la solar, han tenido durante muchos años el estigma de los incentivos que recibieron en forma de primas y luego fueron suspendidas por el Gobierno en 2011, lo que provocó reclamaciones por unos 10.000 millones en arbitrajes internacionales.

"Eso generó muy mala prensa a las renovables, se potenciaron y luego llegaron los recortes y los problemas. También con el impuesto al sol, aunque se refería al autoconsumo en casa, la gente metía todo en una coctelera y era una barrera de entrada para invertir", admite Bautista.

Sin embargo, ahora la situación es diferente. "Ha cambiado mucho el discurso, y las renovables ya son rentables sin ningún tipo de subvención. Ya no dependes del color del gobierno ni dependes de que se hagan mayores aportaciones en subvenciones a los proyectos. La solar es la eléctrica más barata del mundo, y es rentable por sí misma", asegura.

Con ese planteamiento, Fundeen pretende triplicar la inversión que maneja para acabar el año con 20 millones de euros en inversiones gestionadas, y añadir otros 5.000 inversores a su base de usuarios. "Creo que va a ser el primer año que superemos expectativas, y siempre las hemos tenido muy amplias", afirma.

Bajo su punto de vista, en la transición energética que afronta el planeta, el consumidor debe asumir "un rol mucho más activo". "Los consumidores van a dejar de tener el rol tan pasivo que tienen ahora de pagar facturas a ser más activos, no solo con el crowdfunding, sino el autoconsumo, la gestión de la demanda, cuándo ponemos a cargar el coche eléctrico, cuándo hacemos las tareas de casa... El mundo energético va a cambiar", finaliza.