Una startup noruega quiere desactivar los huracanes enfriando el mar con cortinas de burbujas

OceanTherm

OceanTherm

  • OceanTherm es una startup con sede en Noruega que quiere evitar que los sistemas tropicales se transformen en grandes y destructivos huracanes. ¿Cómo? Con tecnología de cortinas de burbujas. 
  • Inspirados por la desgracia del Katrina en 2005, su plan consiste en que los barcos desplieguen tuberías perforadas para liberar burbujas que empujen agua más fría a la superficie del océano. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

El calentamiento global propicia que los huracanes sean más fuertes, frecuentes y masivos, llegando a lugares otrora imposibles como las costas españolas. También han ganado en poder de devastación tierra adentro y el tiempo en el que tardan en disiparse se ha duplicado en los últimos 50 años. 

Una startup noruega afirma haber hallado la solución para combatir el problema de estas enormes tormentas marinas y desactivarlas antes de que causen terribles estragos. Son OceanTherm y quieren inhabilitar los huracanes utilizando cortinas de burbujas de agua fría.

Todo comenzó tres lustros atrás, cuando su director ejecutivo, Olav Hollingsaeter, contempló la estampa desoladora que dejó el huracán Katrina en Luisiana. Las temperaturas cálidas en la superficie del mar fueron las responsables de impulsar al sistema tropical a convertirse en la bestia feroz que lo arrasó todo.

El futuro no pinta halagüeño con la subida de los termómetros y el calentamiento progresivo de los océanos, que hará las tormentas más frecuentes e intensas. Ante el fenómeno, la startup europea propone que los barcos desplieguen tuberías perforadas y liberen burbujas frías para refrescar la superficie del mar, evitando que los huracanes lleguen a buen puerto. 

El proyecto está en sus primeras etapas de desarrollo, pero ya se ha producido una reciente simulación saldada con éxito. 

Según explican desde su web, un proyecto piloto en Noruega, junto con la institución de investigación líder SINTEF, ha demostrado que su cortina de burbujas puede llevar agua fría y profunda a la superficie del océano. En la actualidad perfeccionan esta tecnología para mejorar su eficiencia y la escalabilidad.

"Desde 50 metros por debajo de la superficie del mar, pudimos levantar agua y reducir la temperatura de la superficie a solo 0,5 grados Celsius por debajo de la profundidad de la cortina de burbujas", explican a Fox4Now. 

Los próximos pasos necesarios incluyen pruebas a 150-200 metros de profundidad. OceanTherm quiere realizar una demostración en tierra y otra en el mar, aunque el principal escollo es el económico: se estima que ambos costarán millones de dólares. 

Vacas que sobrevivieron al huracán Florence, varadas en un porche en Carolina del Norte (Estados Unidos).

"Tenemos la validación comercial, que es la prueba en el mar, que tiene un precio de 14,5 millones de dólares porque eso es mucha ingeniería y desarrollo", explica el CEO. Hay que tener en cuenta que solamente en 2017 las tormentas causaron 283.000 millones de dólares en daños, según la NOAA

El objetivo es eventualmente tener un sistema lo suficientemente grande como para extenderse por el Golfo de México o incluso el Atlántico.

No obstante, este curioso proyecto también tiene un reverso oscuro. Científicos como la ingeniera ambiental Tracy Fanara se han mostrado preocupados por el posible impacto en la proliferación de algas en el Golfo, advirtiendo sobre un posible efecto dominó.

Los especialistas dicen que los sistemas tropicales también contribuyen a traer lluvias necesarias a las comunidades costeras y también a reponer los acuíferos secos.

Por el momento, la startup noruega quiere proseguir con su proyecto experimental y aplicar esta tecnología de la cortina de burbujas para otros ámbitos, como la restauración de arrecifes de coral moribundos. 

Otros artículos interesantes:

Huracanes más lentos y dañinos, calor mortal y ciudades sin agua: así será la crisis climática en los próximos 10 años, según los expertos

Las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida añadirán 40 centímetros a los océanos mundiales para 2100, según un estudio

Paneles solares fabricados a partir de residuos plásticos para luego ser utilizados como pavimento

Te recomendamos