Stellantis resiste el golpe de los semiconductores a sus ventas del primer trimestre y mejora sus ingresos netos un 12% respecto al inicio de 2021

Planta de Jeep, una de las marcas de Stellantis, en Detroit (EEUU).
Planta de Jeep, una de las marcas de Stellantis, en Detroit (EEUU).

REUTERS/Rebecca Cook

Stellantis, el grupo multinacional producto de la fusión entre Fiat Chrysler y PSA, ha cerrado el primer trimestre de 2022 resistiendo el golpe de los problemas en la cadena de suministro. Pese a la caída de las ventas de vehículos un 12% respecto al inicio de 2021, sus ingresos netos mejoraron un 12% debido a sus políticas de precios y el efecto positivo de los tipos de cambios.

El gigante de la automoción —que incluye marcas desde Fiat, Peugeot, Citroën, Opel o Jeep, entre otras— entregó 1.374.000 vehículos según sus cuentas consolidadas, un 12% menos que los 1.567.000 que entregó en el inicio de 2021 incluyendo en esa cuenta las entregas de PSA (cuya fusión se aprobó el 17 de enero de ese año).

Pese a esa merma, que la compañía achaca a "los encargos de semiconductores no recibidos", el grupo multinacional alcanzó unos ingresos netos de 41.500 millones de euros, un 12% más que los 37.000 millones que obtuvo en el Q1 de 2021 incluyendo los datos de PSA.

"Este aumento del 12% en los ingresos netos fueron gracias a nuestra robusta política de precios, el mix de vehículos y los efectos positivos de los cambios de divisa, pese a que las entregas hayan caído un 12%", ha declarado el director financiero de Stellantis, Richard Palmer. 

El CEO de Stellantis no contempla a España en sus planes para desplegar fábricas de baterías: "Por el momento, el Gobierno no se ha puesto en contacto con nosotros"

Carlos Tavares, CEO de Stellantis, durante el International Motor Show de Ginebra (Suiza).

El ejecutivo ha confirmado sus previsiones para el cierre de 2022, cuando esperan alcanzar "un margen operativo de doble dígito y un flujo de caja positivo" en el conjunto del año, "pese a los problemas de suministro y los vientos de cara inflacionistas" debido a su "buen momento de producto" y los "acuerdos estratégicos que allanarán el camino". 

Stellantis también ha subrayado sus acuerdos para fabricar baterías con LG en Canadá y su entrada en el consorcio europeo de fabricación de baterías ACC, que está construyendo una fábrica en Italia, así como sus planes para desarrollar tecnología con Amazon y Foxconn.

Europa, el mercado que más se ha contraído para Stellantis

El mercado europeo es, sin duda, el que más ha mermado el negocio de Stellantis, donde ha entregado un 24% menos que hace un año, unos 622.000 vehículos frente a los 823.000 del inicio de 2021, lo que ha impactado en un recorte del 9% en sus ingresos netos en la zona (14.600 millones de euros).

En el sentido contrario destaca Norteamérica, donde mejoró sus entregas un 6% (480.000 unidades) con la "fuerte demanda" que tuvo el Jeep Grand Cherokee L, el Wagoneer y el Grand Wagoneer, de manera que sus ingresos netos en el país escalaron un 30% hasta los 20.700 millones.

El grupo automovilístico prevé vender un 2% menos en Europa en el conjunto del año sobre 2021, pero mantiene estables sus previsiones para Norteamérica, Oriente Medio, China y África; y espera incrementos del 5% en India y Asia-Pacífico, y del 3% en Sudamérica.

Otros artículos interesantes:

El CEO de Stellantis no contempla a España en sus planes para desplegar fábricas de baterías: "Por el momento, el Gobierno no se ha puesto en contacto con nosotros"

Stellantis compra a BMW y Mercedes-Benz su servicio de coche compartido Share Now para alimentar su propio 'carsharing', Free2move

Stellantis pasa a la ofensiva del coche eléctrico en EEUU con dos acuerdos para construir fábricas de baterías con las filiales de LG y Samsung

Te recomendamos