Estos correos electrónicos de Steve Jobs muestran cómo reprimía sin piedad a sus competidores

Steve Jobs, cofundador de Apple.
Steve Jobs, cofundador de Apple.
REUTERS/Robert Galbraith
  • El fundador y anterior CEO de Apple, Steve Jobs, al parecer fue implacable con sus competidores durante su vida.
  • Al menos esta es la impresión que dan los correos electrónicos que se hicieron públicos en una audiencia celebrada en el Congreso estadounidense motivada por cuestiones antimonopolísticas contra Apple.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Se podrían utilizar muchos adjetivos para describir a Steve Jobs: innovador, visionario, carismático. Pero en la lista de esos adjetivos tendría que estar despiadado. Al menos, esa es la impresión se desprende de los historiales de correo electrónico del antiguo jefe de Apple que se hicieron públicos en agosto de 2020.

Jobs -que murió en octubre de 2011, pero fue el fundador y anterior CEO de Apple- da instrucciones a sus subordinados en los correos electrónicos para expulsar a un desarrollador que criticó públicamente a la empresa, obligar a los desarrolladores de aplicaciones basadas en la suscripción a utilizar el servicio de pago de Apple e impedir que cualquier otra empresa ofreciera una librería digital para los iPhones e iPads de Apple a menos que le dieran a Apple una parte de sus ingresos.

"Creo que todo esto es bastante sencillo", escribió Jobs en un correo electrónico del 6 de febrero de 2011 centrado en el tema de las librerías. "[Apple] iBooks va a ser la única librería en los dispositivos iOS. Tenemos que mantener la cabeza alta. Se pueden leer libros comprados en otros sitios, solo que no se pueden comprar/alquilar/suscribir desde iOS sin pagarnos, lo que reconocemos que es prohibitivo para muchas cosas".

Correo electrónico.

El correo electrónico de Jobs formaba parte de un conjunto de mensajes internos publicados por el Subcomité de Derecho Antimonopolio, Comercial y Administrativo del Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. 

El subcomité hizo públicos los documentos después de su audiencia sobre las preocupaciones antimonopolio de Apple y otras empresas tecnológicas gigantes. La audiencia se centró en el testimonio de los actuales directores ejecutivos de Apple, Alphabet -empresa matriz de Google-, Amazon y Facebook.

Gran parte de la preocupación en torno a Apple se centraba en cómo gestiona la App Store para los iPhones e iPads. Las únicas aplicaciones nativas que los usuarios de esos dispositivos pueden instalar generalmente son las que se ofrecen en la App Store. Apple establece todas las normas para esas aplicaciones, incluidas las que pueden aparecer en la tienda, los servicios por los que tienen que pagar a Apple y la cantidad que tienen que pagar. 

A algunos reguladores y observadores del mercado les preocupa que la empresa utilice su control sobre la App Store para favorecer sus propias aplicaciones, ahogar a posibles competidores o cobrar a los desarrolladores comisiones injustas o poco razonables.

Apple estaba al tanto de las preocupaciones de otros libreros

Los antiguos mensajes de correo electrónico -sobre todo los de Jobs- seguramente refuercen esa impresión. 

El correo electrónico de 2011 que aparece en la imagen es solo un fragmento de un intercambio más detallado entre Jobs y altos cargos de la empresa. Se trataba de saber si Apple debería cobrar a los desarrolladores que ofrecen contenidos digitales y suscripciones a través de las aplicaciones de Apple, y de qué manera. La patronal acordó cobrar a los promotores una comisión del 30% por la venta de esos productos.

Durante el debate, los representantes de la empresa sugirieron que los libreros digitales seguramente se opondrían a pagar a Apple dicha comisión. Al fin y al cabo, ya estarían pagando una cuota similar a los editores de libros. "Las librerías dirán que este modelo no funciona", dejó caer Eddy Cue, que supervisó la App Store, en una respuesta al correo electrónico de Jobs.

Jobs también fue despiadado con Amazon

Pero Jobs no se privó de ser igual de despiadado con otros gigantes tecnológicos. En un intercambio de correos electrónicos similar de 2010, él y Phil Schiller, vicepresidente de marketing de Apple, hablaron de la aplicación de libros electrónicos Kindle de Amazon. 

En ese momento, Apple había concedido a Amazon no tener que pagar una comisión cuando los clientes compraban libros digitales en sus iPhones e iPads. A Schiller le molestó que Amazon publicara un anuncio en el que se mostraba a clientes que compraban libros electrónicos para Kindle en un iPhone y luego los leían en un teléfono con Android.

"Aunque el mensaje principal es que hay aplicaciones de Kindle en muchos dispositivos móviles, el mensaje secundario que no puede faltar es que es fácil cambiar de iPhone a Android", dijo Schiller en un mensaje a Jobs. "No es divertido de ver".

Correo electrónico

En un mensaje posterior, Schiller sugirió a Jobs que Apple obligara a Amazon a utilizar el sistema de pago de Apple -y a pagar su comisión- al vender libros en iPhones y iPads. Señaló que Amazon podría negarse a hacerlo, en cuyo caso Apple podría verse obligada a decidir si retira la aplicación de su tienda por violar sus normas.

Jobs dejó claro que no estaba dispuesto a dar marcha atrás en una posible lucha.

"Es el momento de que decidan utilizar nuestro mecanismo de pago o retirarse", dijo.

Correo electrónico

Jobs instruyó a sus empleados para que dejaran de lado a un desarrollador

Podría decirse que Jobs mostró su lado menos sentimental cuando ordenó a los empleados que excluyeran a un desarrollador que criticaba a la empresa. En el verano de 2010, Apple introdujo nuevas normas que obligaban a los desarrolladores a escribir aplicaciones para el iPhone y el iPad en el propio lenguaje de programación de los dispositivos. Hasta entonces, era posible escribir las aplicaciones en otro idioma y utilizar una herramienta de software para traducirlas.

Un desarrollador llamado Joe Hewitt se opuso a este requisito, porque pensaba que el lenguaje que Apple exigía era "mediocre". Hewitt también acudió a la prensa con sus quejas.

Correo electrónico

Pero Jobs no mostró ningún interés en dialogar con Hewitt. 

En cambio, escribió en un correo electrónico: "Sugiero que excluyamos a Joe de ahora en adelante".

Otros artículos interesantes:

'La teoría de las 10.000 horas': el éxito de los Beatles, Steve Jobs o Bill Gates podría explicarse con este método

Estas son las lecciones que aprendieron Bill Gates, Elon Musk, Tim Cook y otros empresarios de éxito de Steve Jobs

La razón por la que Steve Jobs no dejaba que sus hijos usaran el iPad (y no era el único directivo tecnológico con esta norma)

Te recomendamos