Por qué la escalada del precio de la luz no ha disparado a las grandes eléctricas del Ibex en bolsa, según los expertos

Postes de electricidad.

Reuters

  • El precio de la luz se ha multiplicado casi por 6 desde principios de año, pero las eléctricas no están siendo correspondidas en la bolsa por las medidas adoptadas por el Gobierno.
  • Los expertos consideran que la situación de precios al alza va a seguir hasta 2022 y las compañías del sector en España lo tendrán difícil si el ejecutivo no cambia el rumbo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El precio de la luz ha pasado en España de los 48,72 euros el MWh de principios de enero a los 288 euros el megavatio hora del 8 de octubre. La escalada se traduce en que ahora se paga casi 6 veces más lo que hace unos 8 meses.

Los mercados energéticos están desbocados. Los precios del gas y el petróleo avanzan como un cohete hacia la luna. Y, lo peor, es que nada parece indicar que la escena vaya a revertirse en los próximos meses. 

¿Estas subidas repercuten positivamente a las eléctricas en España y a su tendencia en bolsa?

El contexto es el que manda, inicialmente. Los precios de las materias primas al por mayor siguen subiendo con fuerza, y el gas europeo había subido un 110% en comparación con hace un mes. “Estimamos que los hogares europeos se enfrentan ahora a dos años consecutivos de subidas de las facturas de gas y electricidad de entre el 15 y el 30%”, destacan los expertos de Bank of America en un informe al que ha tenido acceso Business Insider España.

Europa está acumulando almacenamiento de gas desde niveles mucho más bajos de lo normal: en un septiembre típico, un mes antes de que comience la temporada de calefacción, las reservas de gas natural de la zona del euro rondarían el 83%. En cambio, ahora está 11 puntos básicos más bajo, en el 72,1%, según el informe FX Insights elaborado por Nomura. 

Evolución de los precios de la energía.

Nomura

En comparación con los niveles dónde estaríamos, los expertos de Nomura dicen que existe un déficit del 13,6%. “Es probable que esto sea un impulsor persistente en la energía en los próximos meses hasta que se rectifique”, apuntan. 

La producción de gas natural en el invierno no es lo suficientemente alta para satisfacer la demanda, de ahí la necesidad de almacenamiento en primer lugar. Desde principios de noviembre, los niveles de almacenamiento de media suelen caer del 91% al 36% a principios de abril del próximo año. Eso representa un descenso medio del 55% en los niveles de almacenamiento. La consecuencia es que la energía seguirá cara hasta entrado el 2022.

“Esta acción de los precios está sembrando la semilla de la duda en la confianza de los inversores sobre la inflación, el consumo y la actitud de los bancos centrales”, apunta en un informe Antonio Cavarero, jefe de inversiones de Generali Insurance Asset Management. 

Las eléctricas, torpedeadas 'de momento' por la regulación

Frente a esta situación España ya ha introducido dos impuestos extraordinarios sobre las eléctricas, que afectan significativamente a Endesa e Iberdrola, y marginalmente a Naturgy y EDP.

¿El resultado? Los mercados sentencian a las grandes del sector en territorio español. Por eso los precios de la luz no se correlacionan del todo con el comportamiento de compañías como Iberdrola, que se deja más de un 20% sobre el parqué. O Endesa, que pierde un 17%. Los inversores han sentenciado ante este esquema.

“Esperamos que el impacto neto de los impuestos y el aumento de los precios de la electricidad en 2024 sea insignificante para Iberdrola y Endesa, incluyendo los escenarios en los que el impuesto sobre el gas continúa indefinidamente”, reza el informe de la entidad bancaria estadounidense. 

“El impacto negativo de los impuestos se circunscribe al periodo 2021-23, cuando los hedges impiden que las empresas se beneficien de la subida de los precios de la electricidad, pero siguen teniendo que pagar los impuestos extraordinarios”, destaca.

En declaraciones a Business Insider España de Rafael Ojeda, analista senior macro de Fortage Funds, cuando uno desglosa el importe de la luz “nos damos cuenta de que hay una serie de costes importantes”. Esto realmente hace que el precio del megavatio esté “penalizado también por la manera de calcularse el precio”, por lo que las compañías lo tienen complicado para capitalizar del todo el éxito en bolsa. 

En este sentido, a pesar de las subidas de los precios de la electricidad, la cotización de las compañías eléctricas españolas ha sido muy negativa, puesto que esa noticia sobre el real decreto que reduce los beneficios “caídos del cielo” provocó una fuerte caída en las cotizaciones, ya que suponía una caída de alrededor del 30% de los beneficios. 

Los 2.600 millones de euros que el Gobierno calcula que las empresas tendrán que detraer de sus ingresos coinciden con las estimaciones de los analistas, que también destacan que alrededor del 80% de esa recaudación recaerá sobre las 2 compañías más grandes del sector: Endesa e Iberdrola.

Sergio Ávila, analista de mercados de IG, explica en Business Insider España que si el Gobierno termina dando marcha atrás a la medida, mejorarían considerablemente “las perspectivas de estas compañías y volver a recuperar capitalización”, aunque no va a ser fácil volver “a los niveles anteriores”.

Desde su punto de vista, el mercado energético se puede estabilizar, después de que Estados Unidos esté añadiendo reservas estratégicas de petróleo al mercado y de que Rusia vaya a “aumentar su oferta de gas natural”. Los precios de las energías eléctricas estaban en ascenso al utilizar los precios del gas natural para su cálculo.

En palabras de Darío García, analista de XTB, a Business Insider España aunque exista una correlación entre el aumento precio de la luz y el aumento de los beneficios de las compañías, puede verse torpedeado, sobre todo, "si las empresas quieren conservar su margen de beneficios, lo cual puede hacer que de manera extraordinaria el Estado intervenga el sector", con la intención de evitar que la mayor parte del incremento de los costes de la cadena de valor del sector "recaiga sobre el consumidor final".

La perspectiva de que la aplicación de este real decreto ley reduzca los beneficios netos de las compañías, al evitar la atribución de estas de los costes asociados a la producción y generación de energía eléctrica a través de ciclo combinado y otras fuentes contaminantes, reales o no, para ser convertidos contablemente como beneficios extraordinarios.

La situación es muy comprometida. 

Ávila destaca que la continua amenaza de cambios regulatorios hace mucho daño al sector, al desconfiar los inversores de cuál va a ser el “devenir futuro de los beneficios de estas empresas”, lo cual dificulta “las valoraciones de las mismas” en bolsa. 

Y concluye: “de momento, la tendencia es bajista, aunque en el corto plazo, está comenzado un rebote de los precios”

Otros artículos interesantes:

La otra cara de la posible huelga de los técnicos en Hollywood: qué puede pasar con las acciones de Netflix y otras compañías de 'streaming'

Estados Unidos abre el melón: cómo los impuestos sobre el sector de las criptomonedas del próximo año pueden afectar al mercado

Cómo detectar que es buen momento para invertir en bitcoin, ethereum y otras grandes criptomonedas, según los expertos

Te recomendamos

Y además