Pasar al contenido principal

Por qué tu sudadera de Supreme Spain no es tan exclusiva como pensabas

Chiara Ferragni con Supreme.
Instagram Chiara Ferragni
  • Supreme ya ha abierto varias tiendas en España. Sin embargo, ninguna de estas pertenece a la Supreme original.

  • El distintivo de la marca, y lo que la hace tan especial, son los 'drops': colecciones limitadas en las que ofrecen pocas unidades y en un corto período de tiempo.

  • Pero Supreme Spain no sigue este patrón. Y es que la marca, perteneciente a International Brand Firm, proviene de la escuela del legal fake.

  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una pistola de dinero por 500 dólares, un cuenco de comida para perros por 650 dólares o un extintor de fuego por 999 dólares son algunos de los objetos más raros que ha puesto a la venta Supreme. Y es que los fanáticos de la marca compran casi cualquier cosa que tenga el logotipo rojo y blanco con tal de demostrar su amor por el streetwear neoyorquino.

Actualmente Supreme es una de las marcas de moda más anhelada por los millennials, lo que la convierte automáticamente en una de las más copiadas del mundo. 

Pero a pesar de su creciente fama, la marca estadounidense no está inscrita en el registro de países como España o Italia, dando paso a la existencia del legal fake en torno a la firma.

Quizás hayas escuchado que Supreme abrió una tienda en la calle de Fuencarral en Madrid, en la Avino de Barcelona, en la plaza Frederic Chopin de Mallorca, en la avenida de España en Ibiza o en el carrer de Espalmador en Formentera. Sin embargo, ninguna de estas tiendas pertenece a la Supreme original.

Fundada por James Jebbia en 1994, Supreme se creó con la intención de vender calzado especializado de skateboard. Jebbia soñaba con crear ediciones bastante limitadas de cada prenda para que la demanda superara a la oferta. 

Fue así cómo cada camiseta y cada tabla de skate consiguieron convertirse en objeto de deseo. 

Y, como todo lo que triunfa en moda se presta a copia o inspiración, Supreme no ha sido la excepción: recientemente la marca ha tenido que atravesar varios problemas legales. 

En 2016 Supreme original demandó a Supreme Italia por plagiar sus productos y venderlos a precios más económicos. La marca denunciada por falsificación y competencia desleal se vio obligada a cerrar su sitio web y también asumió una multa.

Sin embargo, el resultado no fue precisamente positivo para la firma ya que International Brand Firm consiguió seguir con su andadura y meses después creó Supreme Spain.

Este fenómeno se conoce como legal fake. Una empresa utiliza el logotipo y el nombre de una marca ya existente y se inspira en la estrategia publicitaria para crear sus propios productos y venderlos como si fueran los de la firma original. 

Y, como Supreme no es una marca registrada, cuando se copia uno de sus productos no se comete infracción a derechos de autor. No se hablaría entonces de falsificación sino de apropiación indebida de los elementos característicos de la marca original debido a un vacío legal.

Pero en Supreme Spain son conscientes y no buscan ocultarlo. "Si quieres comprar Supreme original debes ir directamente a Louis Vuitton. Ahí seguro tienen algo de la colección", comenta una de las dependientas de Supreme Spain a Business Insider.

Leer más: Colecciones exclusivas diseñadas por tus influencers favoritas a la venta: así es The Drop, la sección desconocida de Amazon que convierte a las instagramers en diseñadoras

En Octubre de 2018 James Jebbia vendió el 50% de la compañía al grupo Carlyle por 500 millones de dólares, convirtiéndola en una empresa de 1.000 millones de dólares como Snapchat o Spotify. Así lo asegura Vogue.

Y es que, tal y como afirman en Trendencias, hacerse con una prenda de Supreme hoy en día es invertir para un futuro, como si de acciones de bolsa se tratara. 

Cada vez que sale a la venta una nueva colección de Supreme se forman colas en las puertas de sus tiendas. Pero como son prendas limitadas, a los pocos minutos de comenzar la venta física la mayoría de ellas se agota. Empieza entonces la lucha por conseguirlas en internet a precios que triplican el original. 

Lo mismo no ocurre con la ropa y accesorios Supreme que encuentras en Madrid, Barcelona, Mallorca, Ibiza o Formentera, en donde todos sus artículos son replicables. Incluso, si se agota una sudadera, a la semana siguiente podrás volver a encontrarla en sus establecimientos legal fake. 

Y es que, aunque la marca ha conseguido transformarse en un estilo de vida para sus adeptos, Supreme Spain jamás formará parte de esta cultura.

 

Y además