Pasar al contenido principal

Los datos revelan que la controvertida estrategia de Suecia contra la pandemia ha tenido como resultado un alto número de muertes y ningún beneficio económico real

Sweden's controversial anti-lockdown strategy resulted in a high death toll and no real economic gain, data shows

  • La inusual estrategia contra el coronavirus de Suecia no ha dado como resultado ganancias económicas significativas, según indican los datos, y en cambio ha dejado al país con un brote mucho más mortal que sus vecinos nórdicos.
  • El gobierno nunca ha ordenado un confinamiento de forma oficial y en su lugar ha animado a sus ciudadanos a quedarse en casa cuando están enfermos y a mantener el distanciamiento social cuando están en público.
  • Pero la tasa de mortalidad por coronavirus en Suecia está entre las más altas del mundo, y, según Reuters, el banco central del país pronosticó este mes que el PIB del país se reducirá en un 4,5% este año.
  • Jacob Kirkegaard, un investigador principal del Instituto Peterson de Economía Internacional en Washington, ha explicado a The New York Times que la nación "literalmente no ha ganado nada" económicamente con la arriesgada estrategia.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La inusual estrategia de Suecia contra el coronavirus no ha dado como resultado ganancias económicas significativas, según indican los datos. En cambio, ha dejado al país con un brote mucho más mortal que sus vecinos nórdicos.

El gobierno nunca ha ordenado el confinamiento de forma oficial en respuesta a la pandemia de coronavirus. En su lugar, el modelo de respuesta del país se ha basado en la responsabilidad personal y anima a los ciudadanos a quedarse en casa cuando están enfermos y a mantener el distanciamiento social cuando están en público. La mayoría de los negocios, restaurantes, bares y escuelas han permanecido abiertos, aunque se prohibieron las reuniones de más de 50 personas a finales de marzo.

El primer ministro sueco Stefan Lofven ha defendido la política asegurando que es de "sentido común" y que permite al país mantener la normalidad. 

Pero la estrategia poco convencional se enfrenta ahora a otro análisis por parte de los expertos, que han dicho que la política, en retrospectiva, "tal vez no ha sido la más inteligente en todos los aspectos".

Jacob Kirkegaard, un alto miembro del Instituto Peterson de Economía Internacional en Washington, ha explicado a The New York Times en un artículo que, aunque las industrias se mantuvieron en gran medida abiertas y sin cambios, Suecia no ha mejorado significativamente su situación económica. 

Leer más: He visitado el aeropuerto de Barajas y estas son las medidas de seguridad que se han implantado para prevenir contagios de coronavirus

"Literalmente no han ganado nada", señala Kirkegaard. "Es una herida autoinfligida, y no han tenido ganancias económicas".

Según Reuters, el banco central de Suecia pronostica este mes que el producto interno bruto del país—una medida del tamaño de la economía de un país—se reduciría en un 4,5% este año, en contraste con una predicción anterior de que su PIB aumentaría en un 1,3%. The Times añade que la tasa de desempleo de la nación aumentó del 7,1% en marzo al 9% en mayo.

Hasta el 8 de junio, el país había reportado más de 73.000 infecciones de coronavirus y más de 5.400 muertes, de acuerdo con la Universidad Johns Hopkins, una cifra mucho mayor que la de todos los demás países nórdicos combinados.

La tasa de mortalidad por coronavirus de Suecia, que representa los fallecimientos como proporción de la población total, también ha sido una de las más altas del mundo.

Según las cifras de Our World In Data, una publicación de investigación online de universidad de Oxford, Suecia ha confirmado más muertes por millón de personas que Estados Unidos, Brasil, India y Rusia, todos ellos países con un número de muertes significativamente mayor que el de Suecia.

Leer más: La estrategia de Suecia de evitar el confinamiento obliga a los padres a llevar a sus hijos al colegio: algunos progenitores se niegan, pero temen que los servicios sociales se los puedan quitar

Algunos funcionarios suecos han instado al país a reconsiderar su estrategia contra el coronavirus.

En abril, más de 2.000 científicos suecos firmaron cartas abiertas instando al país a reconsiderar el confinamiento. 

La exepidemióloga estatal de Suecia, Annika Linde, dijo al periódico local Dagens Nyheter en mayo que creía que el país "debería haber impuesto restricciones significativamente más duras desde el principio".

"Deberíamos haber sabido lo mal preparados que estábamos en el sistema de salud, y la atención a los ancianos", admitió. "Un confinamiento podría habernos dado la oportunidad de prepararnos, pensar bien las cosas, y frenar radicalmente la propagación de la infección". 

Y además