Pasar al contenido principal

El Supremo congela los efectos de la sentencia sobre los impuestos de las hipotecas

Tribunal Supremo en Madrid.
Wikipedia

Los efectos de la sentencia de este jueves que señalaba que eran los bancos los que tenían la obligación de pagar los impuestos de inscripción de la hipoteca quedan congelados. El Tribunal Supremo ha enviado un comunicado donde asegura que se van a frenar los recursos pendientes que ya tenían fecha de revisión con el objetivo de evitar que se aplique la nueva jurisprudencia. 

En un giro insólito, el presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo, Luis María Díez-Picazo, ha emitido una nota informativa en la que dice que con "carácter urgente" se deja sin efecto todos los señalamientos sobre recursos de casación pendientes con un objeto similar. 

Además, apunta que la sala ha acordado "avocar al Pleno de la Sala el conocimiento de alguno de dichos recursos pendientes, a fin de decidir si dicho giro jurisprudencial debe ser o no confirmado". 

Estas decisiones se toman por el cambio de rumbo en el criterio que supuso la sentencia de ayer en el criterio jurisprudencial ahora sustentando. Además, destaca que parta tomar la decisión tienen en cuenta la " enorme repercusión económica y social" de la sentencia. 

La sentencia del Supremo

El alto tribunal en la sentencia de ayer apuntaba que el cliente no debe abonar este impuesto porque el único afectado e interesado en escriturar e inscribir una hipoteca es el prestamista (el banco)"Sólo a él le interesa la inscripción de la hipoteca", según la sentencia, puesto que si no se inscribe en el Registro de la Propiedad carece de eficacia.

Se entendía por tanto, que a partir de esa fecha los impuestos de actos jurídicos documentados recaerían en el banco. Sin embargo, este fallo del Supremo no hablaba sobre la retroactividad de esta medida y por tanto, no quedaba claro si tendría efecto sobre las hipotecas firmadas con anterioridad. 

La banca ya había señalado que consideraban que la sentencia no hacía referencia a hipotecas ya firmadas. 

A pesar de esto, el sector bancario ha estado sufriendo un fuerte castigo en bolsa dado que los analistas estimaban que el impacto de esta sentencia podría ir entre los 4.000 millones estimados por Moody's y los entre 6.500 y 9.000 millones de euros que estimaba Kepler. 

Te puede interesar