Pasar al contenido principal
logo hyundai

Viajar en familia: estas son las apuestas de los SUV para conquistar el espacio y el confort

El Futuro de la Movilidad

Prueba Hyundai Santa Fe 2018

La lucha por el espacio ha comenzado. Maletas, bicis, patinetes... en casa nadie está dispuesto a dejar nada, menos aun sabiendo que, a día de hoy, hay vehículos preparados para que al salir de viaje o de aventura podamos llevar (casi) todo.

Hyundai Santa Fe 2018

Si de ganar centímetros se trata, los grandes triunfadores son los todocamino y los monovolumen, dos segmentos con muchas similitudes, pero también importantes diferencias.

¿Cuáles son más versátiles?, ¿resultan además adecuados para moverse por la ciudad?, ¿qué están ofreciendo uno y otro en los últimos modelos de vehículos en el mercado?

Hablando con propiedad: qué es SUV, monovolumen...

El primer paso para tomar la decisión adecuada es conocer las variables que entran en juego.

  • Monovolumen. Cuando llegaron al mercado (hace ya unos añitos) los monovolúmenes superaron a los variantes de carrocería larga, los familiares con su enorme maletero, como la opción perfecta para las familias. 
    Su denominación se basa en sus formas: un diseño en el que no se distingue el espacio destinado al motor del que ocupan los pasajeros o el maletero. Está todo metido en un solo volumen.
     
  • SUV. Son las siglas en inglés de Sport Utility Wagon, que se traduce como vehículo utilitario deportivo. Este segmento lleva menos tiempo en el mercado que el monovolumen, pero le ha comido muchas ventas hasta el punto de que se ha convertido en el segmento de moda. De hecho, los SUV suponen ya un tercio de las ventas de vehículos en Europa.
    Se suele identificar como un vehículo a caballo entre los turismos y los todoterreno, por eso también se conocen como todocaminos ligeros. La mayoría de coches de este tipo comparten con los 4×4 la tracción en las cuatro ruedas y su capacidad para moverse tanto on road como off road.
Hyundai Santa Fe 2019

Cinco razones para plantearte un SUV como vehículo familiar

Los SUV tienen muchas ventajas como vehículos familiares. Fíjate en estos cinco argumentos:

  • Diseño. Los crossover suelen contar con líneas marcadas y con personalidad, capós abultados, paragolpes voluminosos, pasos de rueda sobredimensionados, elementos cromados y ruedas de gran tamaño. Y todo esto, en general, gusta. Tienen aplomo y presencia, especialmente SUV como el Santa Fe que acaba de mostrar su última versión en la que la apuesta por el diseño es clara.
     
  • Posición de conducción elevada. La altura y distancia al suelo de un SUV es mayor que la de un turismo, lo que aporta una sensación de seguridad, mejora la visión de la carretera y facilita el acceso a cualquier pasajero, además de que es más sencillo colocar las sillas de los niños.
     
  • Habitabilidad. Los SUV suelen contar con unas cifras de espacio muy interesantes que se traducen en confort para los pasajeros. La mayor altura hace que hasta los pasajeros más altos encuentren espacio suficiente para las piernas, mientras que los niños tendrán una visión ampliada del paisaje.
     
  • Almacenamiento. Que levanten la mano aquellos padres y madres que no han visto multiplicada por cinco (si no es más) la cantidad de cosas que llevan en el coche desde que les dieron el libro de familia. Los todocamino están pensados para poder llevar maletas, ocio y por si acasos en el maletero, pero también cuentan con soluciones perfectamente ocultas en el interior.
    Hyundai Santa Fe contra Skoda Kodiaq
  • Espíritu off road. Como ya hemos dicho, los todocamino cuentan con una mayor altura libre al suelo que le permiten afrontar rutas camperas sin preocuparse de rozar los bajos o de que las piedras golpeen la carrocería. Está claro que cualquier SUV es más efectivo fuera del asfalto que un turismo convencional equivalente gracias a sus suspensiones sobreelevadas. Esto también es útil al pasar rampas empinadas de garajes e incluso en algunos de los desmesurados badenes con los que algunos municipios tratan de frenar a los conductores.

Si es de siete plazas, mucho mejor

Lo último de lo último en el segmento de los crossover es la tercera fila de asientos que amplía hasta siete el número de pasajeros. Lo bueno es que esta última es opcional: si la necesitas la usas, aunque a cambio sacrifiques parte del espacio de carga; si no van a viajar más de siete personas, la pliegas y tienes todo el maletero libre.

Para hablar de las bondades de los SUV de siete plazas tomaremos al Hyundai Santa Fe como ejemplo.

Hyundai Santa Fe contra Skoda Kodiaq

El Santa Fe fue uno de los primeros SUV que llegó al mercado (allá por 2001). La que ahora está a la venta es la cuarta generación que incluye 7 plazas de serie.

De largo mide 4,77 metros con lo que tiene espacio suficiente para esas dos plazas a las que se accede de forma sencilla gracias al sistema que permite abatir los respaldos de la segunda fila. Cuando no se necesitan, los dos asientos extra se esconden bajo el piso del maletero dejando libres 547 litros de carga.

Hyundai_Santafe_viajar en familia

Para desplegarlos basta con usar la función de plegado One-Touch Folding, que permite abatir los asiento de la segunda fila presionando un botón; el espacio que queda en estas plazas traseras es más que correcto (pueden viajar cómodamente dos adultos, algo que no pueden decir muchos de sus competidores). Otro detalle relevante es que la segunda fila de asientos se puede desplazar longitudinalmente hasta 30 cm para ganar espacio.

Y si hablamos de confort, en el Santa Fe hay elementos como un asa situado en el asiento trasero para ayudarte a subir al vehículo fácilmente.

Viajarenfamilia_HyundaiSantaFE

El nuevo Santa Fe reúne las características clave que le pedimos a un vehículo para viajar en familia. Algunas de esas cosas son subjetivas, como el aplomo y la presencia que ofrecen al volante estos coches, pero otras son más objetivas: más espacio, mayor habitabilidad (mejores cotas frente a monovolúmenes o familiares) y confort, y sistemas de tracción total que permiten alcanzar una conducción óptima en cualquier tipo de terreno y mejorar la toma de curvas.

La familia también agradece que el viaje se le haga más ameno. Gracias al sistema de sonido premium KRELL, el Santa Fe alcanza un nivel de audio nunca visto. Consta de 8 altavoces (2 tweeter, 4 woofer, 1 altavoz central y 1 subwoofer) con los que los pasajeros pueden disfrutar de un espectacular sonido envolvente.

Por último, el Santa Fe incorpora los últimos avances en tecnología pensados para todos los ocupantes del vehículo:

  • Sistema de alerta de ocupante trasero: Un sensor avisa al conductor de la presencia de ocupantes en los asientos traseros mediante una alerta en el cuadro de instrumentos.
  • Asistente de salida segura: Detecta a los vehículos que se aproximan por detrás y bloquea temporalmente las puertas traseras.
  • Sistema de detección de fatiga del conductor: Analiza los patrones de conducción y si detecta, por ejemplo, una conducción distraída, emite una señal sonora y muestra una señal en el panel central.
  • Head-up display: Sistema de 8,5" que proyecta información relevante sobre velocidad, comandos de navegación y otros avisos directamente en el parabrisas.

Hay un Hyundai Santa Fe 7 plazas desde 29.700 €. Infórmate y descúbrelo aquí.