Pasar al contenido principal

Swimmy, el AirBnb de las piscinas, llega a España: qué debes saber para alquilar una

Piscinas compartidas alquiler España
Getty Images

La llegada de la economía colaborativa comenzó desde la nada y se ha convertido en un negocio multimillonario, prueba de ello es Blablacar que revolucionó el sector de compartir los vehículos llegando a ser recomendado en Google Maps. Airbnb tuvo el mismo éxito que esta organización, pero en el terreno de las casas y pisos.

Este modelo colaborativo ha calado en una sociedad que no sólo propone coches compartidos, pisos o barcos, ahora también lo hace con el alquiler de piscinas entre particulares.

Esto es posible gracias a Swimmy, una empresa francesa que empezó en 2017 y ahora tiene unos 30.000 usuarios que tienen acceso para bañarse entre todas las piscinas publicadas en su plataforma, si los dueños aceptan claro. 

Leer más:  La piscina desmontable más vendida en Amazon España casi 600 opiniones positivas: esto dicen los que la han probado

En España es muy importante este negocio ya que es el segundo más grande de toda Europa. Se calcula que el mercado nacional cuenta con más de un millón de piscinas privadas, muchas de las cuales se pueden poner en alquiler gracias a este servicio.

Esta plataforma ofrece la posibilidad a que los dueños de piscinas en casas y apartamentos puedan ponerlas en alquiler para el disfrute de turistas o vecinos.

Lo bueno es que no sólo permite obtener beneficios económicos gracias al arrendamiento, también fomenta las relaciones sociales.

Swimmy permite registrarse gratuitamente en su servicio y sólo hace falta seguir las instrucciones de la web para disfrutar de un baño entre el catálogo de piscinas disponibles.

El registro está abierto y es de balde para usuarios que quieran hacer uso de las mismas, como para los dueños que quieran sacarse un extra a final de mes.

Y además