Pasar al contenido principal

Por qué es tan difícil deshacerse de la irritante mosca de la fruta que se te cuela en casa

  • Llega el verano, y la temida mosca de la fruta llega con él. Se mueren por el aroma de la fruta, especialmente por los microorganismos que lo habitan.
  • La mosca de la fruta estándar o Drosófila melanogaster, puede oler la fruta desde más de un kilómetro de distancia, y hay poco que puedas hacer desde el momento que entre en tu casa.
  • Una sola hembra de mosca de la fruta puede producir hasta 100 huevos cada día, lo que puede infestar tu casa en menos de 24 horas.

Esta es la transcripción del vídeo.

Es como si tuvieran poderes mágicos. Cuando el clima se calienta, las moscas de la fruta simplemente aparecen. De la nada. Junto al frutero, cerca de la basura… En todas partes. Y una vez que llega, están decididas a quedarse sin importas a cuántas aplastes o atrapes. Ahora, por lo que sabemos, las moscas de la fruta no pueden teletransportarse a nuestros hogares desde otra dimensión más vulgar. Entonces, ¿De dónde vienen y por qué es tan difícil deshacerse de ellas?

Esta es la Drosophila melanogaster: tu mosca de la fruta estándar. Puede oler la comida a más de un kilómetro de distancia gracias a las diminutas antenas que están en la parte superior de su cabeza. Estas antenas están especialmente preparadas para olfatear químicos como el ácido acético liberado por la fruta en descomposición, y una vez que fijan el aroma, es casi imposible mantenerlas fuera de tu casa. Esto se debe a que las moscas de la fruta tienen, aproximadamente, el tamaño de una semilla de sésamo, por lo que pueden deslizarse a través de casi cualquier grieta, malla o hueco. Pero, a pesar de la creencia popular, no solo buscan la fruta maloliente. También buscan la fuente de ese hedor a podrido, específicamente hongos y otros microorganismos. ¡Rico!

Y una vez aterrizan para la fiesta, las cosas se vuelven aún más agradables. ¿Sabes que nunca se ve a una sola mosca de la fruta? Eso es porque tienen ciclos de vida increíblemente rápidos. Una sola mosca de la fruta puede poner hasta 100 huevos al día, que eclosionan en menos de 24 horas. Los gusanos hacen un túnel bajo la cáscara de la fruta, alimentándose de la putrefacción microbiana. A los pocos días se convierten en moscas de la fruta. Cuando llegan al día 11 o 12 de su ciclo, están listas para tener su propias crías. Aww. Es por eso que tu casa puede pasar de estar libre de moscas de la fruta a estar infestado en menos de dos semanas.

Leer más: Los insectos están muriendo a un ritmo récord, una preocupante señal de que estamos en medio de una sexta extinción masiva

Ahora, a estas alturas podrías empezar a machacarlas una a una. Pero no es tan fácil, ¿verdad? ¿Quizás un poco, improductivo? Bueno, los científicos han descubierto por qué. Resulta que las moscas de la fruta son magos matemáticos del escape. Para empezar tienen una visión de alrededor 270 grados, por lo que pueden verte desde cualquier ángulo: frontal, trasero o lateral, y calcularan el verdadero ángulo de tu ataque y planearan su escape en consecuencia, todo ello en tan solo 100 milisegundos. Los científicos se dieron cuenta de esto por cómo una mosca de la fruta reposa sus patas cuando siente un ataque. Cuando ven que se acerca tu mano, por ejemplo, las moscas de la fruta mueven sus patas medias hacia adelante, se inclinan hacia atrás y levantan sus patas, permitiendo un rápido despegue hacia atrás.

Una vez en el aire, matarlas no es mucho más fácil. Pueden cambiar dirección en una centésima de segundo y acelerar rápidamente agitando sus alas 200 veces por segundo. No está mal para un cerebro que es incluso más pequeño que el de una mosca doméstica. Entonces, ¿Cómo te puedes deshacer de ellas? Algunos expertos sugieren hacer una trampa. Llenar un recipiente con 2 centímetros de vinagre de sidra, taparlo con un embudo y luego pegar cinta adhesiva alrededor del perímetro para que las moscas no puedan salir. Las cosas de la fruta son lo suficientemente inteligentes como para encontrar fruta, pero no para salir del agujero en el que entraron.

Pero aquí está la cosa. Incluso si atrapas hasta la última mosca, volverán mientras haya algo para comer. Y, desafortunadamente para ti, las moscas de la fruta no son quisquillosas. Les encanta la fruta podrida, claro, pero el vino y otros líquidos fermentados, que están llenos de esos microbios que adoran, también son sabrosos, como el lo es el barro que se acumula en el fregadero de tu cocina. Así que, en realidad, lo que puedes hacer para deshacerte de ellos es, bueno, limpiar.

 

Y además