Pequeños Amos de Casa, la startup que enseña a los niños a hacer las tareas domésticas para alcanzar la igualdad de género

Ana Sancho, CEO y fundadora de Pequeños Amos de Casa
Ana Sancho, CEO y fundadora de Pequeños Amos de Casa

Pequeños Amos de Casa

  • La igualdad de género está lejos aún, y más si se tiene en cuenta que el trabajo no remunerado, es decir, el cuidado de los hijos y las tareas domésticas, recae principalmente en las mujeres.
  • Business Insider España ha hablado con la fundadora de Pequeños Amos de Casa, Ana Sancho, sobre la importancia de que todos los miembros de la familia hagan las tareas del hogar.
  • "Todos participamos porque hay muchas cosas por hacer y tienen que repartirse", explica Sancho durante la entrevista.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las mujeres han sido las más perjudicadas por la pandemia, y más en concreto, las autónomas: un 12,2% de ellas se dieron de baja en los primeros 9 meses de 2020, según datos del INE. Además, ellas representan el 52% de las personas en ERTE y son el 57,6% de la población inactiva.

A las malas cifras del empleo, hay que sumar las de los trabajos no remunerados, que han empeorado durante el confinamiento. Un reciente informe de la Comisión Europea revelaba que las mujeres destinaron 26 horas más a la semana que los hombres al cuidado de sus hijos durante ese periodo, con un total de 62 horas de media para ellas, frente a las 36 de los padres.

En cuanto a las tareas domésticas, la dedicación de las mujeres asciende a 23 horas a la semana, mientras que los hombres solo han destinado 15.

Si bien se han hecho muchos avances en este sentido, la igualdad está lejos de ser una realidad, aunque la solución podría estar en los más pequeños. 

"Los niños muchas veces lo tienen más claro que nosotros", explica en una entrevista con Business Insider España Ana Sancho, fundadora de Pequeños Amos de Casa, y añade que lo más fuerte es el ejemplo. "Los valores de igualdad los ve cuando todo el mundo en su casa colabora por igual. Para mí, es la mejor enseñanza que se le puede dar".

Pequeños Amos de Casa tiene el objetivo de enseñar valores de corresponsabilidad y de igualdad de género a grandes y pequeños mediante las tareas del hogar

Sancho explica que la idea surgió hace unos 5 años al observar el vacío tan grande que había en el día a día a la hora de enseñar valores. Sancho, que tiene 2 hijos de 15 y 13 años, explica que se dio cuenta de que esa educación estaba mucho más centrada en lo académico que en otras cosas.

"Una forma muy sencilla para un niño es entender que estamos todos conviviendo (...). Todos participamos porque hay muchas cosas por hacer y tienen que repartirse", explica. "El no colaborar en casa es mucho más serio de lo que pensamos".

La emprendedora hace hincapié en que una persona que haga las tareas de casa "va a saber trabajar en equipo, es organizada y valora su tiempo y el de los demás", algo que diferenciará a los pequeños para el día de mañana. 

Asimismo, insiste en la necesidad de que los padres dejen que los niños hagan libremente las cosas, sin que les estén corrigiendo constantemente. "Es importante potenciar lo positivo de que hayan hecho la acción, más que corregir", defiende. "Los padres estamos aquí para acompañar y para guiar y luego dejar que libremente vayan aprendiendo, cada vez van a hacer las cosas mejor.

Pequeños Amos de Casa organiza actividades tanto para pequeños como para mayores, en colegios y en oficinas, aunque Sancho destaca el proyecto que desarrolla en uno de los hostales de su familia en Burgos, donde está la sede de Pequeños Amos de Casa.

A él acuden clases enteras, de entre 25 y 30 niños por encima de los 8 años. Los alumnos reciben una explicación al principio a modo de concienciación y a continuación, el grupo se divide en varios equipos y a cada uno se le asigna una habitación. 

El doble reto de emprender siendo mujer: 9 consejos para gestionar tu propia empresa y convertirte en una líder de éxito

Lo primero que deben hacer es desordenar unos la habitación de los otros y, después, cada uno vuelve a la suya y empieza a hacer las tareas pendientes que están en la lista colgada en la puerta.

"Cuando llegan a la habitación y se encuentran todo el desastre, hay alguno que pone cara de susto. Pero lo bonito de todo esto es que al momento todos están en acción", explica Sancho. En el mismo taller, que dura 3 horas, les enseñan también a planchar, dobles y a cómo poner la lavadora y el lavavajillas. 

Pequeños Amos de Casa también organiza conferencias y actividades para más mayores, aunque se centra más en la concienciación desde otro punto de vista.

Tanto los grupos escolares como los asistentes a las conferencias reciben un set de guantes amarillos con el logo de la empresa, que se deben poner antes de que se inicie la charla y que significa que se está en modo Igualdad On. La idea de la emprendedora era crear un producto de impacto que sirviese de recordatorio de que las tareas son cosa de todos.

Taller de Pequeños Amos de CasaTaller de Pequeños Amos de Casa

Pequeños Amos de Casa

La startup ha sido recientemente reconocida por la plataforma StartUs como una de las 6 soluciones más innovadoras en cuando a igualdad de género de 620 analizadas. Sancho destaca que su factor diferenciador es que "pone la solución sobre la mesa", algo que la emprendedora cree que no hacen todas las empresas.

Sancho fundó la compañía con fondos propios, aunque no ha detallado la cuantía, y no ha recibido financiación externa ni ayudas públicas. De momento, ella es la única empleada, aunque cuenta que a veces contrata a colaboradores.

El confinamiento ha ayudado a que tanto niños como adultos se interesasen por las tareas

El confinamiento de marzo hizo que los niños tuviesen que permanecer mucho tiempo en casa, con clases online y, a la vez, viendo cómo sus padres hacían las tareas de la casa, algo de lo que igual no eran tan conscientes antes.

Sancho defiende que, en ese sentido, ese periodo ha sido "un regalo". "Nunca había pasado tanto tiempo todos los miembros de una familia juntos sin salir", explica. "No solo ha servido a los pequeños para tomar conciencia de lo que estamos hablando, sino sobre todo a los adultos (...). Nunca nos paramos a pensar el tiempo que conlleva, por ejemplo, ver la ropa doblada y planchada".

La compañía, sin embargo, se vio obligada a dejar de ofrecer actividades presenciales por la situación sanitaria, pero eso no ha frenado a Sancho, que cuenta con un canal de YouTube al que sube vídeos de tutoriales para los pequeños (y no tan pequeños). La plataforma le sirve a Sancho para comunicarse con su audiencia, pero también para que los seguidores interactúen entre ellos.

ttps://www.youtube.com/watch?v=FKuoZmh0m4c

Además, Sancho participó en colaboración con Ariel en un focus group online con 13 niños, que debían escuchar Así planchaba, la canción de Los Payasos de la Tele.

Las nuevas generaciones, cada vez más conscientes

En esa experiencia participaron niños entre 7 y 14 años, todos ellos muy conscientes de lo que decía la canción. "Es tan bonito ver que ellos son conscientes de eso, que tanto hombre como mujer o niño tiene que colaborar en las tareas del hogar", incide.

Si bien también admiten que igual "no hacen tanto como deben", son los primeros que toman conciencia y prometen modificar su conducta. No obstante, Sancho vuelve a insistir en la necesidad en que les dejen los padres hacer las cosas.

"Una vez que les metas en la rueda salen de forma ágil y, al final, creas un hábito", explica, y añade que así se pone solución a un problema mucho más grande. "Siempre que se habla del tema es sobre si lo hace el hombre o la mujer. ¿Y qué pasa con los hijos? Apenas están de espectadores y luego los padres dicen cuando tienen 15 ó 16 años que su hijo está en un hotel".

Créditos más caros o con menor plazo de vencimiento: así penaliza el sesgo de género de los algoritmos financieros a las mujeres

Los universitarios también son conscientes, explica Sancho, de esta problemática y la emprendedora señala que todos se dan cuenta de que no quieren para ellos lo que han visto en sus casas, donde las tareas recaían solo en una persona, que normalmente era su madre.

"Yo les decía 'pensad a partir de ahora cómo os gustaría ver vuestra casa, tú con tu pareja o cuando vivas sola, o tengas familia si algún día quieres. Es curioso que cuando tú haces esa pregunta, ellos tienen claro que no quieren eso para lo que vayan a construir".

La emprendedora señala, además, los problemas con los que se encuentran los hombres que enviudan, que ya no solo tienen que lidiar con la pena, sino que se encuentran con que no saben llevar una casa y lo "afrontan con mucha inseguridad".

"¿Has recibido esa educación? Estupendo, no lo vamos a criticar. Pero que no piensen que tienen que seguir comportándose de la misma forma, que es bonito experimentar otro yo", cuenta Sancho.

LEER TAMBIÉN: Esta startup española ha formado a 425 mujeres como programadoras y el 89% ha encontrado empleo: "La tecnología no es algo ni de hombres ni de genios"

LEER TAMBIÉN: Así es el día a día de mujeres que trabajan en empleos todavía dominados por hombres

LEER TAMBIÉN: Las 6 características que tienen en común las 18 mujeres españolas al mando de las grandes empresas tecnológicas

VER AHORA: El Black Friday del año del coronavirus: una antesala de las compras navideñas con un consumo contenido