Las grandes tecnológicas pedirán a Hacienda no pagar la tasa Google durante el primer trimestre de 2021, y maniobran a menos de un mes de que entre en vigor

María Jesús Montero, ministra de Hacienda
María Jesús Montero, ministra de Hacienda

REUTERS/Juan Medina

  • Patronales como Ametic o Adigital maniobran para evitar la primera liquidación de la nueva tasa Google, a solo un mes de que entre en vigor.
  • Algunas tecnológicas no cuentan todavía con instrumentos para contabilizar si generan los suficientes ingresos en España como para ser contribuyentes del nuevo gravamen.
  • Por otro lado, Hacienda cuenta sí o sí con los 950 millones de euros que esperan recaudar de este impuesto en las cuentas de los Presupuestos del año que viene.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las grandes tecnológicas quieren eludir pagar la tasa Google hasta finales de 2021.

Es lo que ha avanzado este martes La Información, que ha tenido conocimiento de las intenciones de dos organizaciones patronales. Tanto la Ametic, patronal de la industria digital, como la Adigital, que aglutina a las grandes tecnológicas, esperan retrasar la liquidación de este nuevo impuesto unos meses. Actualmente el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales entrará en vigor en menos de un mes, y su liquidación comenzará a finales del primer trimestre del año que viene.

Según detalla La Información, Ametic va a solicitar retrasar la liquidación del impuesto hasta finales de año, algo que resulta improbable que acepte Hacienda. Otras alternativas que se barajan desde la plataforma es que las tecnológicas paguen un anticipo trimestral en el segundo cuarto del año que viene, y regularicen los pagos del impuesto relativos al primer trimestre solo a finales de año.

Otra solución ideal para Ametic es activar la liquidación de la nueva tasa Google solo a partir del segundo trimestre. La Información asegura que desde el Ministerio de Hacienda se podría aceptar un planteamiento de este estilo.

El medio económico consulta a uno de los socios de la consultora EY, Rufino de la Rosa, cuál es el problema por el que las grandes tecnológicas quieren eludir el pago de este nuevo impuesto durante unos meses: pueden tener problemas operativos para asumirlo. "Van a tener que construir un sistema de información específico. En primer lugar, para determinar si cumplen los requisitos de facturación que les encuadran como contribuyentes".

La tasa Google pasa su último examen antes de su entrada en vigor: todo lo que debes saber

"También para adaptar la información que disponen sobre su propia operativa a los servicios que se van a empezar a gravar", detalla el experto en el citado medio.

Las empresas esperan ganar así tiempo, al menos 6 meses para mejorar sus sistemas para identificar cuentas y calcular sus liquidaciones. Se sabía que la nueva tasa Google entraría en vigor en enero de 2021 desde mediados del pasado mes de octubre.

Por otro lado, resulta improbable que Hacienda acepte retrasar el pago de este nuevo gravamen a finales del año que viene porque este ya se contempla en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado que ya está tramitándose en el Senado, y que se prevé que tenga luz verde en las Cortes antes de que acabe 2020. Los PGE asumen ingresos de 950 millones en las cuentas en virtud de esta nueva tasa Google: retrasar el pago de la misma a finales de 2021 supondría no ver estos ingresos hasta 2022.

La ley que regula el nuevo Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD), más conocido como tasa Google, ya se publicó en el Boletín Oficial del Estado. Estipula que la liquidación de este nuevo gravamen será trimestral. Dado que entrará en vigor a mediados de enero, es de esperar que las grandes tecnológicas que sean las nuevas contribuyentes del tipo se vean obligadas a empezar a pagar este impuesto entre los meses de abril y mayo.

Von der Leyen advierte a las tecnológicas: habrá tasa Google en Europa en 2021 si no hay acuerdo en la OCDE

El nuevo impuesto grava el 3% de los ingresos generados "por determinados servicios digitales" de aquellas compañías que ingresen más de 750 millones de euros en todo el mundo y más de 3 millones en España. Sin embargo, algunas empresas no cuentan a día de hoy con herramientas para calcular si serían contribuyentes. A menos de un mes de que este nuevo impuesto entre en vigor.

Álvaro Sánchez-Herrero, socio en PwC, explica también a La Información que la nueva norma todavía cuenta con algunos ángulos muertos, como por ejemplo una falta de definición sobre los mecanismos a usar para determinar la localización territorial de los dispositivos de los usuarios que utilicen los determinados servicios digitales a gravar. Si una compañía carece de estos instrumentos y no puede calcular cuántos ingresos genera en España, se consideraría una infracción tributaria grave, con multas de hasta 400.000 euros.

La tasa Google española no será la primera en entrar en vigor, pero quizá sí sea la primera en empezar a recaudar. La tasa GAFA francesa, muy similar, está en vigor desde finales de 2019, pero no se ha aplicado todavía de forma efectiva. Mientras tanto, las discusiones en la OCDE para conseguir una tasa Google global han encallado, y Europa ha advertido que contará con su propia versión del impuesto el año que viene si no sale nada de esta entidad.

LEER TAMBIÉN: El salario mínimo en el mundo: España está entre los 25 países con mayor sueldo mínimo en 2020, pero sigue lejos de Alemania, Francia, Reino Unido o Países Bajos

LEER TAMBIÉN: Europa está a punto de poner coto al poder de gigantes tecnológicos como Facebook y Amazon: esto es todo lo que se sabe sobre sus nuevas propuestas

LEER TAMBIÉN: Vivo llega a España con el Y20s, un terminal con un diseño impecable y una autonomía infinita, pero con cosas que pulir en el apartado fotográfico

VER AHORA: Así es como los científicos intentan crear 'telarañas sintéticas' en el laboratorio mientras investigan sus aplicaciones en la medicina moderna