Pasar al contenido principal

Los expertos predijeron que la tasa de mortalidad por coronavirus disminuiría con el tiempo, pero se ha duplicado: aquí está el porqué ahora se mantiene en el 6%

Las camillas para tratamiento de COVID-19 en San Mateo, California, el 1 de abril de 2020.
Camillas para tratamiento de COVID-19 en San Mateo, California, el 1 de abril de 2020. Ben Margot/AP

Ben Margot/AP

  • La tasa de mortalidad del nuevo coronavirus —resultado de las muertes sobre el total de casos confirmados— varía según el lugar y la población.
  • En todo el mundo, la tasa de mortalidad, o "tasa de letalidad de casos", se ha duplicado desde marzo.
  • Business Insider ha preguntado a 3 epidemiólogos por qué la tasa de mortalidad ha crecido, y señalaron 2 problemas en el cálculo de la misma: la métrica se basa en pruebas, y hay un retraso en los datos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Primero en Upday Cintillo

Las curvas del coronavirus de muchos países se están aplanando, al menos de momento.

Sin embargo, la tasa de letalidad mundial ha aumentado significativamente desde marzo, cuando era de alrededor del 3,4%. De hecho, fue de 5,8% el martes, según los cálculos de la Organización Mundial de la Salud, y ha rondado el 7% desde mediados de abril hasta mayo.

La tendencia va en contra de las expectativas de muchos expertos: que las pruebas aumenten, lo que llevaría a que se registren más casos leves y a que la tasa de mortalidad disminuya.

Tasa de mortalidad global de COVID-19.
Ruobing Su/Business Insider

Pero parece que las pruebas no han aumentado lo suficiente como para dar lugar a una trayectoria descendente significativa.

La tasa de mortalidad del coronavirus no es tan simple como parece

Mientras los Gobiernos se preparan para posibles nuevas olas de infección y consideran las ventajas y desventajas de los cierres, una pregunta crucial determina la forma en que avanzan: ¿Qué tan mortal es COVID-19?

Bar en Estocolmo, Suecia, el 8 de abril de 2020.
Bar en Estocolmo, Suecia, el 8 de abril de 2020. AP Photo/Andres Kudacki

La respuesta más directa puede parecer ser la tasa de mortalidad de los casos, que consiste en calcular el número de muertes conocidas del total de casos confirmados.

Pero debido a que los casos de coronavirus evolucionan durante un período de semanas, y a que los números cambian constantemente, la tasa de mortalidad siempre está cambiando.

Leer más: 7 factores que son comunes en la mayor parte de los fallecidos por coronavirus

Algunos epidemiólogos sostienen que, debido a que las tasas de mortalidad dependen tanto de las pruebas y los retrasos en los casos y muertes reportados, no son una medida fiable del número de víctimas del virus.

Muchos países no están haciendo las pruebas suficientes

Pruebas de coronavirus en Jericho , Nueva York, el 22 de abril de 2020.
Pruebas de coronavirus en Jericho , Nueva York, el 22 de abril de 2020. J. Conrad Williams, Jr./Newsday RM via Getty Images

Cuando se le preguntó sobre el aumento de la tasa de mortalidad mundial a Ben Cowling, jefe de epidemiología y bioestadística de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong, tenía una respuesta sencilla: "No hay suficientes pruebas para los casos leves".

En general, cuantos más casos se incluyan en los datos —teniendo en cuenta a personas con síntomas leves o sin síntomas— menor será la tasa de mortalidad.

Leer más: Hay una idea errónea generalizada de cómo son los casos leves de COVID-19: así es como progresan los síntomas de un paciente típico con coronavirus

En ese sentido, las tasas de mortalidad "son más una medida de la cantidad de pruebas y casos que se encuentran", ha explicado a Business Insider John Edmunds, profesor de simulación de enfermedades infecciosas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

"Mira a Singapur y Corea del Sur para hacer una comparación, allí se hacen muchas pruebas", señala Cowling.

Personal médico con equipo de protección trabaja en un centro de pruebas de coronavirus en el Centro Médico de la Universidad de Yeungnam en Daegu, Corea del Sur, el 3 de marzo de 2020.
Personal médico con equipo de protección trabaja en un centro de pruebas de coronavirus en el Centro Médico de la Universidad de Yeungnam en Daegu, Corea del Sur, el 3 de marzo de 2020. Kim Kyung-Hoon/Reuters

Kim Kyung-Hoon/Reuters

Corea del Sur, que ha realizado pruebas a más de un millón de personas, ha superado con creces a otros países en la detección temprana de casos y la localización de contactos. Mientras los laboratorios de Estados Unidos esperaban durante semanas para recibir instrucciones sobre cómo corregir los kits de prueba defectuosos en febrero, Corea del Sur estaba haciendo pruebas a decenas de miles de personas.

La tasa de mortalidad del país era del 2,3% hasta este miércoles. Singapur, que también ha sido elogiado por su amplio alcance de las pruebas, tenía una tasa de mortalidad de sólo el 0,1%.

Leer más: El coronavirus sobrevive más tiempo en las superficies cuando las temperaturas son bajas y la humedad es alta: eso podría explicar por qué Madrid y Nueva York se vieron más afectadas en marzo que ciudades como Singapur

Las pruebas limitadas en otros países, como España, Suecia y EEUU, hacen que sus recuentos de casos sean erróneamente bajos. En EEUU, los expertos creen que se necesita multiplicar el número de casos confirmados oficialmente por 10 para obtener una estimación exacta de las verdaderas infecciones en todo el país.

"No es posible registrar todos los casos, aunque probablemente registremos la mayoría de las muertes", reconoce Edmunds.

Tasa de moralidad de COVID-19 por países.
Ruobing Su/Business Insider

Cuando los países pasan por alto muchos casos leves, los casos mortales parecen una proporción de infecciones mayor de lo que realmente son. Por lo tanto, países como EEUU y Suecia, que tienen tasas de mortalidad del 5,7% y 10,3% respectivamente, podrían estar inflando la tasa de mortalidad global.

Las tasas de mortalidad pueden parecer más altas después de un pico epidémico

Excavadores de tumbas bajan el ataúd de una persona que supuestamente murió de un coronavirus, mientras los enlutados con máscaras se reúnen en un cementerio en las afueras de San Petersburgo, Rusia, el 13 de mayo de 2020.
Excavadores de tumbas bajan el ataúd de una persona que supuestamente murió de un coronavirus, mientras los enlutados con máscaras se reúnen en un cementerio en las afueras de San Petersburgo, Rusia, el 13 de mayo de 2020. Anton Vaganov/Reuters

Anton Vaganov/Reuters

Los nuevos fallecimientos reportados son, por lo general, personas que se enfermaron hace 3 o 4 semanas. Lo que coincide con los brotes de muchos países que estaban en su peor momento de la propagación de la pandemia. Por ende, aunque el número de casos diarios disminuya, las muertes diarias pueden seguir creciendo.

Leer más: El uso generalizado de mascarillas podría prevenir nuevos brotes de COVID-19, según un nuevo estudio

"La mortalidad se disparará de forma espeluznante cuando los casos disminuyan", dice William Hanage, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, a Business Insider. "La razón es que se están viendo las muertes de cuando la epidemia se estaba expandiendo, o al menos más intensas de lo que son ahora, mientras que el recuento total de casos se mantiene igual hasta el presente".

El hecho de que el número de muertes se retrase con respecto al número de casos puede crear brevemente una tasa de mortalidad muy alta. Eso es lo que parece haber ocurrido en abril y mayo. Y las pruebas limitadas pueden magnificar ese efecto.

Trabajadores recogen muestras de personas sin hogar durante una acción de pruebas de coronavirus en el condado de Miami-Dade, en Florida, el 16 de abril de 2020.
Trabajadores recogen muestras de personas sin hogar durante una acción de pruebas de coronavirus en el condado de Miami-Dade, en Florida, el 16 de abril de 2020. Marco Bello/Reuters

Marco Bello/Reuters

"Lo que hay que hacer es tener en cuenta los desfases como es debido, por lo que hay que dividir las muertes de hoy por los casos que se produjeron hace 3 o 4 semanas", señala Edmunds para tener una idea más precisa de lo mortal que es el virus.

Estas matemáticas sugieren que el virus ha matado aproximadamente al 1% de las personas que dieron positivo hace 4 semanas. Pero, de nuevo, como eso no incluye a muchos de los casos leves o asintomáticos, la verdadera proporción de los que fallecen tras ser infectados es probablemente mucho menor.

Leer más: La OMS afirmó que la transmisión asintomática del coronavirus es "muy rara", pero ahora dice que fue un "malentendido": todo lo que debes saber

Expertos como Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de EEUU, también han estimado que la verdadera tasa de mortalidad está más cerca del 1%. Un estudio, publicado en mayo por la Universidad de Washington, sugirió que si se conocieran todas las infecciones, la verdadera tasa de mortalidad de los estadounidenses que muestran síntomas sería de alrededor del 1,3%.

Eso es mucho más bajo de lo que sugieren las tasas de mortalidad, pero sigue siendo 13 veces más alto que la tasa de mortalidad de la gripe estacional.

Y además