Taxis tradicionales versus robotaxis, ¿cuál será el más barato?

Un chico montado en un robotaxi.

Getty Images

  • Un informe elaborado por McKinsey afirma que, en 2030, el precio por kilómetro de los robotaxis podría llegar a ser un 50% más barato que el de los taxis actuales. 
  • Sin embargo, los expertos cuestionan la predicción de la consultora. "Creo que aún es pronto para saber la rentabilidad que ofrecerá este tipo de transporte", explica Carlos Poveda, CEO de Umiles Group, a Business Insider España
  • Se espera que los robotaxis sean más baratos por la reducción de los costes laborales que supone no tener conductores.
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

Hasta ahora, el único coche que era capaz de conducirse a sí mismo era Kitt, de El coche fantástico. Sin embargo, esta idea tan recurrente en la ciencia ficción va camino de hacerse realidad. ¿Te imaginas subirte en un taxi y que este te lleve solo hasta casa, sin un conductor al volante? Dentro de poco, parece que será posible, pero, ¿a qué precio? ¿Cuál de los dos será más barato?

Aunque la implementación de estos vehículos autónomos aún va a tener que esperar un tiempo, desde la industria ya se están preparando para su posible despliegue. Uno de los sectores que vivirá una revolución será el del coche compartido. Taxis y VTC tendrán que convivir con estos robotaxis.

Según detalla Mckinsey en su informe El camino hacia la movilidad autónoma asequible, en 2030 el precio por kilómetro de estos robotaxis será más barato que el de los vehículos compartidos tradicionales. En concreto, la consultora detalla que, aunque actualmente el coste de estas tecnologías es mucho más alto que la de los coches tradicionales debido a su escaso desarrollo, en menos de una década "el coste de los robotaxis podría reducirse más de un 50%".

Pero, ¿pasará lo mismo en España? Los expertos consultados por Business Insider España dudan que estos futuros robotaxis vayan a ser mucho más económicos que los taxis tradicionales. 

"Aún es pronto para saber la rentabilidad que ofrecerá este tipo de transporte", explica Carlos Poveda, CEO de Umiles Group. "Se pretende que, a medio o largo plazo, sea un transporte en proporción más económico que el convencional". Sin embargo, donde todas se ponen de acuerdo es en que estos trayectos pueden hacerse en la mitad de tiempo que con un vehículo tradicional, lo que a la larga es una medida de ahorro.

El coche autónomo, tan cerca y tan lejos en España: la Ley de Tráfico lo pone sobre la mesa, pero queda mucho por regular en una tecnología que se extenderá antes en el transporte colectivo y la logística

La prudencia de los expertos se debe a que las tecnologías necesarias para poner en marcha estos robotaxis aún se encuentran muy retrasadas. Uno de los factores de los que depende esta reducción de costes es la producción a escala. 

Según Ramón Ledesma, consejero asesor de Pons Mobility, aún se desconoce qué factores pueden hacer disruptivo el mercado ni cuál será el desarrollo de estas empresas. "Sentimos que hay bastante capacidad de mejora en estos momentos, pero el modelo tradicional de movilidad que tenemos actualmente no creo que llegue a ser exactamente el mismo en 2030 o 2035", detalla.

En esta línea, Sara Nicolás, responsable de Asuntos Externos de Goggo Networks, explica a Business Insider España que se espera que estos vehículos autónomos se conviertan en una opción mucho más económica una vez se consigan las economías de escala. 

Sin embargo, para que esta hipótesis se materialice, "tiene que haber varios players que hagan grandes implementaciones para que el coste de producir uno de estos vehículos sea suficientemente bajo como para competir con la producción actual de los coches tradicionales".

De hecho, en la presentación del robotaxi de Baidu, Apollo Go, la compañía china afirmó que la producción en serie de estos vehículos tendría un coste de unos 37.000 dólares (36.732 euros). En consonancia con McKinsey, Robin Li, cofundador y CEO de Baidu, sostiene que estos robotaxis costarán la mitad que un taxi normal en un futuro. Sin embargo, no especifica en cuantos años se producirá este cambio de paradigma. 

Felipe Jiménez, catedrático y director de la unidad de sistemas inteligentes de INSIA, compara este futuro de los robotaxis con lo que ha pasado con el coche eléctrico, que finalmente no ha sido tan caro como se pensaba en un comienzo. De hecho, el precio es muy similar a los de antaño. "Uno de los sensores necesarios para los coches autónomos antes tenía un precio de 50.000 euros, ahora su precio es de 10.000 euros y sin producción en serie, por lo que irá bajando", explica a Business Insider España.

Además de por la producción en cadena, otra de las vías de ahorro de estos robotaxis se explica por la reducción de costes laborales. O, dicho de otra manera, no hay que pagar a los conductores. Sin embargo, matizan los expertos, se generarán nuevos empleos, como todos los relacionados con el control de la gestión de estos robotaxis de manera remota. 

Esta ausencia de conductor, aunque suene paradójico, puede hacer que la oferta aumente. "Hay una limitación en el número de conductores disponibles, lo que hace que cuantos menos conductores haya más caro sea el servicio, porque sigue habiendo la misma demanda o incluso superior, pero la oferta se mantiene estable o incluso baja", detalla Sara Nicolás.

Sin embargo, Luis Ignacio Vicente, consejero estratégico de Pons IP, matiza que esta diferencia entre el precio de los robotaxis y de los taxis tradicionales variará según la ciudad. "Es la media que ellos hacen. Habrá ciudades en las que esa diferencia sea muy grande y otras en las que menos. Esto va a depender de la concentración de la población". Además, este experto apunta que los conocimientos sobre las calles que pueden proporcionar estos nuevos vehículos hará que haya un "ahorro extremo". 

Los robotaxis transformarán las ciudades en lugares más sostenibles

La llegada de estos taxis autónomos traerá consigo una modificación total de las ciudades tal como las conocemos. Igual que ocurrió cuando los coches de combustión empezaron a comercializarse de manera masiva, ahora las vías también deberán aceptar los cambios y adaptarse, ya que eso permitirá un avance social y económico.

Sin embargo, esta automatización va a convivir con la peatonalización de las ciudades. "Hay que tener en cuenta que también se está produciendo un proceso de humanización de la ciudad que a veces no es tan compatible. Estamos viviendo un proceso de involución en cuanto a lo que era la ciudad en el desplazamiento. Antes lo principal era que el coche llegase rápidamente al centro de la ciudad y ahora no, ahora estamos peatonalizando las calles, estamos volviendo a tener bicicletas. Esos 2 factores, aunque aparentemente no tengan nada que ver, van a incidir", señala Ledesma a Business Insider España.

En los últimos años, las principales ciudades del mundo se han dado cuenta de lo importante que es aplicar estas tecnologías a la vida cotidiana de una ciudad. "A día de hoy lo estamos viendo en localidades de EEUU en las que se permiten estas tecnologías porque ven que consiguen ciudades más sostenibles y mejor organizadas, más eficientes y mejores para todos", destaca Sara Nicolás. 

Tampoco hay que olvidar que esta modernización de las ciudades puede traer consigo una inyección extra de dinero. Además de la financiación que pueden obtener por terceras vías, los expertos señalan que aquellas ciudades que mejor implementen estas tecnologías seducirán a aquellas empresas que quieran probar sus primeros modelos. 

¿Cómo convivirán los robotaxis con los taxis tradicionales?

Una vez que los robotaxis se desarrollen y puedan circular libremente por las ciudades como un coche más, hace falta saber cómo van a poder convivir con los taxis y los vehículos de transporte con conductor tradicionales. 

El principal factor que hará crucial esta convivencia será el tema de la seguridad. Según explican los expertos consultados por Business Insider España, es completamente necesario que los robotaxis sean 100% seguros. Solo en ese momento podrán entrar en circulación. 

Para facilitar esa convivencia entre ambos, garantizando la seguridad de todas las personas y vehículos que se encuentren en la vía, la responsable de Asuntos Externos de Goggo Networks cree que sería positivo la implementación de un carril especial para que estos coches circulen ellos solos, copiando al carril bici. 

"Si tuviéramos un carril especial no habría ningún inconveniente porque los robots entre ellos conviven mucho mejor: se pueden identificar, actúan de manera más racional y de esta manera serían más eficientes", explica Sara Nicolás. "En el momento en que pongas a los robotaxis con otros vehículos, ya sean coches o vehículos privados tradicionales, esto va a presentar ciertas cuestiones que hay que determinar de forma previa".

En lo que coinciden todos es que los robotaxis no serán una competencia como tal. "Tanto taxis como VTC tenderán hacia el vehículo autónomo, por lo que no serán competencia. Lo que habrá será un cambio en el modelo de negocio", señala el director de la unidad de sistemas inteligentes de INSIA. 

La duda recae en si serán más baratos que los taxis tradicionales o no. Una pregunta a la que los expertos no se atreven a dar respuesta, ya que consideran que es una situación demasiado futurible.

Aunque ya se está trabajando para que este futuro sea cada vez más cercano, la realidad es que la mayoría de expertos en el sector de la automoción no creen que estas tecnologías estén desarrolladas e implementadas hasta dentro de 20 años.

"En el Foro Económico Mundial una vez nos preguntaron en qué año se iba a prohibir conducir en autopista de manera manual. Yo creo que será en 30 años y, quizás, en determinadas autopistas se haga, igual que ahora no se puede circular a caballo por la M-30", reflexiona Luis Ignacio Vicente. 

Puede que en algún momento los taxis tradicionales desaparezcan o puede que esto no ocurra nunca. Hasta que ese futuro se vislumbre y la tecnología esté lista, la convivencia entre ambos parece que será compleja. 

Otros artículos interesantes:

El coche autónomo podría no ser tan efectivo para reducir la contaminación: un estudio ha emulado la experiencia de tener uno con 43 familias en EEUU y el resultado es que usaron el coche un 60% más

China espera que el 60% de su movilidad en 2040 sea en vehículos autónomos, pero tiene un problema: depende de los chips de empresas estadounidenses como Intel, Nvidia o Qualcomm

Los expertos ponen nota a los sistemas de conducción autónoma de Amazon, Tesla, Waymo y otras empresas del sector

Te recomendamos