Si tienes escalofríos o se te pone la piel de gallina cuando escuchas música tu cerebro podría ser especial, según un estudio

Una mujer escucha música.
Getty Images
  • Las personas que presentan escalofríos y piel de gallina mientras escuchan música pueden tener una estructura cerebral diferente a las que no, según un estudio.

  • Aquellos que experimentan esta respuesta fisiológica tienen entonces un volumen más denso de fibras que conectan su corteza auditiva con las áreas de su cerebro encargadas de procesar las emociones.

  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las personas que presentan escalofríos y piel de gallina mientras escuchan música pueden tener una estructura cerebral diferente a las que no, según un estudio realizado por un antiguo estudiante de Harvard, Matthew Sachs.

Así, la investigación afirma que aquellos que experimentan esta respuesta fisiológica cuando escuchan música tienen un volumen más denso de fibras que conectan su corteza auditiva con las áreas de su cerebro encargadas de procesar las emociones.

En este sentido, la fibra más densa del cerebro significa que las áreas auditivas y de procesamiento de emociones de los que tienen escalofríos son más capaces de comunicarse entre sí.

Por ello tienen una reacción más fuerte a los estímulos musicales, según The Science Times.

De la misma manera, quienes responden con escalofríos o piel de gallina tienden a experimentar emociones más intensas que los que no.

Leer más: Elon Musk asegura que su chip de Neuralink te permitirá reproducir música directamente al cerebro

En el estudio participaron 20 personas con un rango de edad entre los 18 y los 34 años.

La mitad del grupo experimentó una sensación de hormigueo o piel de gallina al escuchar una canción en particular.

Sin embargo, las otras 10 personas no tuvieron la misma experiencia.

Todos los individuos seleccionaron entre 3 y 5 canciones. Flume de Bon Iver, Strawberry Swing de Coldplay, This I Promise You de NSYNC, Power de Kanye West y Revolution de The Beatles fueron algunas de ellas.

Posteriormente, cada uno de los voluntarios escuchó 6 canciones —3 elegidas por ellos y 3 seleccionadas por otras personas—.

Leer más: Dentro de tu oído hay todo un sistema que podría influir en el sabor de las cosas que comes

A la vez que iban escuchando cada fragmento de la canción, los asistentes calificaron sus respuestas emocionales utilizando una regla de cálculo que iba del 0 al 10 —siendo el 0 "sin placer" y el 10 "alto placer"—.

Al mismo tiempo, si alguno experimentaba respuestas fisiológicas como escalofríos, debía mantener la barra espaciadora del teclado presionada el tiempo que durara la reacción.

Además, Sachs utilizó DTI (Diffusion Tensor Imaging), que es una especie de técnica basada en la resonancia magnética, para escanear los cerebros de cada participante. 

Si bien es cierto que el estudio únicamente analizaba la respuesta humana a los sonidos, Sachs considera que los resultados de su investigación pueden ser útiles para averiguar por qué la música y otras formas de arte son etiquetadas como un artefacto indispensable que existe en todas las culturas humanas de la historia, según The Science Times.

LEER TAMBIÉN: Así vive y gasta su dinero Juan Carlos I, el rey emérito: colecciones de armas, yates y coches de lujo y una millonaria mansión en Nurai, Abu Dabi

LEER TAMBIÉN: Este maniquí de planchado de Lidl te ayudará a lidiar con una de las tareas domésticas más odiadas por menos de lo que esperas

LEER TAMBIÉN: Qué comer antes de dormir para perder peso, según la ciencia

VER AHORA: Tomás Villén, director general de Porsche Ibérica: “En 2021, más de la mitad de nuestras ventas serán coches eléctricos; hemos conseguido poner alma a la electrificación”