¿Por qué te duelen las articulaciones cuando llueve?

mujer con  dolor de articulaciones
  • Muchas personas con dolores de articulaciones o espalda aseguran que empeoran en los días de lluvia y frío.
  • Si bien hasta ahora la ciencia no ha podido aclarar con certeza este fenómeno, los cambios de presión y temperatura derivados de dichos cambios meteorólogicos tienen efectos en el organismo que pueden incrementar el dolor.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Con la llegada del frío y la lluvia otoñal es posible que si tienes artritis hayas notado que esta empeora.

'¿Me duele la rodilla, seguro que va a llover?' No suena descabellado. Muchas personas aseguran que pueden predecir el tiempo pues sus dolores de huesos, articulaciones o espalda empeoran con el frío o la humedad.

No es una creencia aislada. En 2019 el estudio Cloudy with a Chance of Pain evaluó datos diarios de 2658 pacientes recopilados durante un período de 15 meses. El análisis demostró relaciones significativas aunque modestas entre el dolor y la humedad relativa, la presión y la velocidad del viento —con correlaciones que incluso se mantenían cuando se tiene en cuenta el estado de ánimo y la actividad física—.

No obstante los médicos aún no tienen muy claro por qué este tipo de males se acrecenta con el mal tiempo.

Una posibilidad es que los cambios de temperatura asociados a las precipitaciones generan cambios en el tejido llamado periostio, (membrana que recubre el hueso); esta estimula las fibras sensitivas provocando el dolor, explican desde la Clínica Integrativa.

El frío hace que se reduzca el flujo de sangre a las extremidades para mantener caliente el núcleo,  aclara Leann Poston asesor médico de Impakt Fitness a Eat This. "Cuando los músculos y las articulaciones se enfrían, el líquido alrededor de las articulaciones y los tendones se espesa ligeramente, lo que hace que los músculos y las articulaciones se sientan rígidos".

Otra teoría, remarcada por la clínica, es que el dolor se debe a la caída de la prensión atmosférica que se da en el entorno al aumentar la humedad del ambiente.

"Cuando hay una tormenta, hay una caída en la presión barométrica. Cuando la presión fuera de su cuerpo cae, los tejidos dentro de su cuerpo se expanden", afirma asimismo Poston. 

"Los tendones y músculos inflamados presionan los nervios circundantes. Hay poco espacio dentro de la cavidad articular. Los episodios repetidos de expansión y contracción del tejido sensible pueden irritar los nervios y causar dolor", añade.

Aunque los estudios han mostrado resultados poco concluyentes de este vínculo entre clima y dolor 

No obstante, como remarca un artículo del portal médico de Harvard, muchos de los estudios centrados en el efecto del clima sobre los síntomas de la artritis "no han sido concluyentes y, en algunos casos, contradictorios".

Aunque en los últimos años varios estudios al respecto han apuntado a que los factores medioambientales sí que parecen importar cuando se trata de dolor articular, una investigación de 2017   de la Universidad de Harvard en Cambridge (EEUU), descartó dicho vínculo.

No obstante se trata de una cuestión que suscita interés entre la comunidad científica, hasta tal punto que existe una ciencia en concreto que lo estudia, la biometeorología médica.

Descubrir cómo una tormenta o un día frío y ventoso empeoran un dolor de espalda, puede tener poco impacto para el paciente a escala individual, a menos que decida mudarse a un mejor clima. 

Sin embargo, como remarca Harvard, identificar un vínculo entre un tipo particular de clima y los síntomas articulares podría ayudar a comprender las causas y los mecanismos de los síntomas de la artritis. Lo que se podría traducir en mejores tratamientos o estrategias preventivas a futuro.

Otros artículos interesantes:

6 ejercicios efectivos para aliviar el dolor de espalda si trabajar desde casa te está matando

13 dolores que nunca debes ignorar, según los médicos

Estos son los 4 tipos de dolor de cabeza que puedes padecer si estás enfermo de coronavirus

Te recomendamos