Por qué te mareas por la mañana al levantarte de la cama, según la ciencia

Mujer mareada por la mañana

Getty Images

Sentir mareos nada más despertar es algo que experimentan muchas personas. Algunas incluso después de horas de sueño se sienten débiles cuando toca ponerse en pie por la mañana. Es normal que puedas sentirte alarmado si te ocurre.

Los mareos matutinos pueden significar varias cosas: desde una afección médica, un cambio de equilibrio repentino o incluso haber pasado una noche de diversión en toda regla. Existen diferentes factores que pueden producir esta sensación. Estas son las posibles respuestas a por qué te mareas al despertar.

  • Deshidratación. Por la noche hay quienes no se despiertan en ningún momento a beber agua. Eso puede conducir a la deshidratación. Aunque no beber tampoco muchos líquidos durante el día, consumir alcohol en exceso o tomar cafeína también pueden derivar en mareos por la mañana.
  • Infecciones en el oído. Una de las más comunes es la llamada laberintitis. Se trata de una infección viral del oído interno que puede producir mareos. El laberinto, que tiene un papel fundamental a la hora de que uno mantenga bien el equilibrio, se inflama dificultando a una persona el ponerse de pie.
  • Levantarse rápido de la cama. Cuando una persona se incorpora más rápido de lo normal, cambiando de posición, también puede marearse. Esto se da por una caída de la presión arterial abrupta. Uno debe tomarse su tiempo antes de levantarse completamente para que no pase esto.
  • Medicamentos. En los efectos secundarios de los medicamentos, esos del prospecto sí, también suelen indicarse los mareos. Algunos fármacos que reducen la presión arterial pueden causarlos.
  • Apnea del sueño. Este problema está relacionado mayormente con los ronquidos, además de una respiración anormal, pero muchas personas que lo sufren también experimentan mareos por las mañanas. El motivo por el que sucede es sencillo de entender: no llega suficiente oxígeno al cerebro.

Consejos y trucos para evitar mareos en el coche

Si alguno de los factores citados encajan con tu caso tendrás que empezar a pensar en cómo reducir los mareos al despertar. Lo más importante es estar hidratado durante el día. El agua es esencial para que el cuerpo funcione correctamente. Incluso aunque no se sienta sed, es necesario tomar 2 litros de agua al día (u 8 vasos), según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Evitar el alcohol, y en especial por la noche, también puede ayudarte a disminuir los mareos. Lo mejor es tomar un vaso de agua antes de irte a dormir y nada más levantarte por la mañana. Así que comienza a llevarte una botella a tu habitación para tenerla a mano en cuanto despiertes.

Si estas medidas no funcionan significa que la causa de los mareos es algo más seria: una infección, presión arterial baja o una dosis inadecuada de los medicamentos recetados. Por ello, lo mejor es acudir al médico de cabecera para que le ponga una solución.

Otros artículos interesantes:

Qué es la cinetosis: causas y cómo tratar el mareo por movimiento en un viaje o con videojuegos

¿Cómo saber si estás perdiendo audición? Síntomas, prevención y sordera súbita

Dentro de tu oído hay todo un sistema que podría influir en el sabor de las cosas que comes

Te recomendamos