La banca reorganiza su estrategia comercial para aprovechar el giro del BCE: las hipotecas son el primer paso, así te afectará la subida de tipos

Mujer con rasgos asiáticos en la puerta del Banco de España.
REUTERS/Nacho Doce
  • "Una subida de tipos de interés en julio es posible, no tengo razones para estar en desacuerdo con lo que los mercados están considerando respecto a la segunda mitad del año", ha dicho el miembro del Consejo de Gobierno del BCE Martins Kazaks. 
  • Los bancos comienzan a ajustar su oferta hipotecaria a la previsible subida de tipos de interés. Las entidades rebajan el diferencial de las hipotecas a tipo variable y comienzan a subir los tipos fijos. 
  • Las entidades habían apostado por las hipotecas a tipo fijo durante los años en los que el BCE ha mantenido los tipos en negativo. 
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

Tras años con los tipos en negativo, parece que el giro del BCE y la vuelta a la normalidad económica está más cerca. "Una subida de tipos de interés en julio es posible, no tengo razones para estar en desacuerdo con lo que los mercados están considerando respecto a la segunda mitad del año", ha dicho el miembro del Consejo de Gobierno del BCE Martins Kazaks, según recoge Bloomberg. 

Las declaraciones de Kazaks van en la línea de la idea que ya lanzó Christine Lagarde en la rueda de prensa tras la última reunión del BCE, donde el organismo ya anunció que dejará de comprar activos en julio. Este movimiento irá seguido de una posible subida de tipos de interés. 

Aunque la duda es exactamente cuánto tiempo pasará entre el fin del programa de compra de activos y la normalización de la política monetaria. El críptico mensaje del BCE apunta a que será en la segunda mitad del año, pero es difícil prever si será más o menos cerca de julio. 

Por lo pronto, el euríbor a 12 meses, que es principal índice de referencia para calcular las cuotas de las hipotecas a tipo variable, ya está subiendo descontando la posible subida de tipos de interés del BCE y el pasado 12 de abril cotizó en positivo por primera vez en 6 años.

En este contexto, los bancos se preparan para reorganizar su estrategia. Desde que los tipos de interés entraron en negativo, la banca vivía en una situación donde su negocio principal —el de tomar dinero prestado y prestarlo más caro— estaba ahogado por la política económica del BCE, que para tratar de que el dinero fluyera a la economía real bajó los tipos de interés. 

Tras el intento frustrado por la pandemia de volver a la senda de la economía habitual, donde tienes que pagar porque te presten dinero y no al revés, parece que ahora el fin de los tipos negativos se acerca.  

"Los tipos negativos han penalizado la cuenta de resultados de los bancos y eso explica en parte su baja rentabilidad y cotización en bolsa. Conforme se muevan los tipos, la banca los moverá en paralelo, lo que aumentará sus deprimidos márgenes de intermediación que, en el negocio doméstico, se sitúan en solo el 0,81% como porcentaje del activo", explica Joaquín Maudos, director adjunto del Ivie y catedrático de la Universitat de València, a Business Insider España. 

"Con ese margen tan reducido la banca hace años que no puede financiar sus gastos de explotación por lo que no tiene más remedio que recurrir a otros ingresos como las comisiones. Mi opinión es que es bueno salir de un escenario anómalo de tipos negativos", añade. 

De hecho, la salida de los tipos negativos se preveía ya hace un par de años, pero la pandemia del COVID-19 truncó las expectativas que tenía el Banco Central Europeo. Ahora, dos años después, las dudas volvían al desatarse la Guerra en Ucrania tras la invasión rusa. Sin embargo, los últimos anuncios del BCE parecen indicar que la normalización de los tipos está más cerca. 

En este contexto, los bancos están preparados para hacer movimientos en su estrategia comercial. 

"Creo que no esperarán mucho. De hecho, los tipos interbancarios ya suben de forma considerable (el Euribor) aunque sigan en terreno negativo. El mercado anticipa los aumentos y las hipotecas también lo harán. En todo caso, estarán muy lejos de ser aumentos grandes. La evolución será progresiva", apunta Santiago Carbó, Catedrático de Economía de la Universidad de Granada y director del Área Financiera y Digitalización de Funcas en declaraciones a Busines Insider España. 

Las hipotecas, los primeros productos en cambiar 

Los bancos ya han empezado a dar algunos pasos modificando los diferenciales y volviendo a virar hacia la apuesta del tipo variable. Las hipotecas a tipo fijo habían sido testimoniales en España, pero las entidades empezaron a apostar por ellas en un momento de tipos en negativo. De hecho, los últimos datos muestran que alcanzaron en enero el 70% de los préstamos sobre vivienda formalizados. 

"En los últimos años, la hipoteca a tipo fijo fue ganando terreno por el escenario de muy bajos tipos y las expectativas de que ese escenario iba a durar muchos años, por lo que convenía evitar riesgos de subidas con tipos fijos tan reducidos", explica Maudos. 

"Ahora esa expectativa ha cambiado y se espera subida de tipos para frenar la inflación. En este nuevo contexto, fijar el tipo para toda la vida del préstamo es un riesgo para la banca, por lo que lo lógico es que suban los tipos que aplican, lo que hará que aumente el peso de los préstamos a tipo variable", añade. 

En febrero, Bankinter y BBVA dieron ya pasos recortando los diferenciales que añaden al Euríbor en las hipotecas a tipo variable y subiendo los tipos de las hipotecas fijas. 

De esta forma, la nueva propuesta para la hipoteca variable de Bankinter ofrece un tipo de interés nominal fijo durante el primer año del 1,25%, frente al 1,99% anterior. Para el resto del plazo, Euribor más un diferencial revisable anualmente del 0,85%, que supone una rebaja de 14 puntos básicos respecto al diferencial aplicable hasta ahora, que era del 0,99%, lo que sitúa a esta oferta entre las más competitivas del mercado.

Por su parte, BBVA subió el interés de las hipotecas fijas del 1,45% al 1,5% en las hipotecas a 30 años, según recoge el portal HelpMyCash. En contraposición, la entidad redujo el interés inicial de la Hipoteca Variable de BBVA, que se aplica el primer año, ha bajado del 1,99% al 0,99% (el interés para el resto del plazo sigue siendo de euríbor más 0,99%).

Por su parte, Santander también realizó un movimiento en su oferta hipotecaria antes de que comenzara la guerra de Ucrania. La entidad rebajó su oferta de variable y subió la fija. 

La batalla hipotecaria 

"Creo que los bancos compatibilizarán los dos tipos de ofertas. En todo caso, ha habido un cambio marcado en la demanda y en la oferta, con tendencia a aumentar las de tipo fijo. Incluso en las renegociaciones y novaciones de deuda, el 20% se hacen para cambiar de variable a fijo", apunta Carbó. 

"La competencia va a aumentar en este segmento y esto va a hacer que los tipos no suban demasiado. Además, los tipos fijos no son necesariamente más caros si, además del coste se evalúa el riesgo, porque dan seguridad al hipotecado", añade. 

La batalla hipotecaria se dará en los próximos meses, sobre todo, en las hipotecas a tipo variable y en este mercado librarán un papel importante los bancos digitales que se prevé lancen ofertas más agresivas. 

En este sentido, ING avivó la batalla con el anuncio la semana pasada de una reducción de los tipos tanto de su hipoteca fija, como de su hipoteca variable. De esta forma, el tipo fijo que tiene la Hipoteca Naranja Variable durante el primer año baja en 94 puntos básicos hasta el 1,05% (antes al 1,99%), y se reduce del 1,15% al 1,10% en la Hipoteca Naranja Mixta. 

Las hipotecas son el primer paso de este cambio de estrategia de productos que están realizando los bancos, pero es previsible que con la normalización de la política monetaria continúen reorganizando su oferta del resto de productos, como son los préstamos al consumo. 

"Se puede generalizar a otros préstamos. De hecho, en el segmento de consumo y de tarjetas ya hay bastante competencia y ofertas. Las entidades financieras quieren, obviamente, ampliar su negocio y el contexto de tipos negativos o nulos no les ha sido favorable. Los tipos negativos no son un entorno normal", Carbó. 

Solo queda esperar a ver cuál será la velocidad de esta subida de tipos y cómo la reflejarán los bancos. 

Otros artículos interesantes:

Los ingresos por comisiones de los bancos se disparan con la recuperación económica y les permiten dejar atrás la crisis de la pandemia, en medio de nuevas críticas por su atención a los mayores

Las 'fintech' disparan las rondas millonarias para seguir creciendo, ampliar servicios y atacar nuevos mercados en su guerra con los bancos

¿Estamos ante una nueva guerra de comisiones por sacar dinero de los cajeros? La última resolución de la CNMC abre la puerta a que los neobancos tengan mejores condiciones en su uso

Te recomendamos