Logo InsiderLogo Teach

5 técnicas y trucos para hablar delante de la cámara y perder la vergüenza

  • En Insider Teach te ofrecemos contenidos en vídeo útiles para progresar en tu vida profesional y personal.
  • ¿Quieres empezar a crear contenido pero te da miedo grabarte? Todos pasamos por el miedo a exponernos delante de una cámara, pero ese temor está ahí para hacernos mejores.
  • Gianfranco Bulgarelli es creador de contenidos y experto en TikTok e Instagram. Si quieres aprender sobre fotografía, creación de contenido y crecimiento en redes, no te pierdas sus próximos vídeos en sus perfiles (@gianfribul) y en Insider Teach.

¿Eres la típica persona que lo pasaba mal antes de exponer en clase? ¿Sí? Yo también. Nos pasa a todos. Y aprender a sobrellevarlo no solo te enseñará a hablar delante de la cámara o de otra gente, sino que te hará tener más confianza en ti mismo.

Aquí tienes consejos y técnicas para aprender a hacerlo y así aprovechar todo el potencial que tienes.

1. Háblale a tu reflejo en el espejo

Simplemente mírate a los ojos y comenta contigo mismo cómo te ha ido el día. Es un buen ejercicio para perder la vergüenza hablando en alto. 

Suelta todo lo que se te pase por la cabeza y ten una conversación contigo mismo. De esta forma hablar en alto te dejará de resultar extraño. 

2. Pídele ayuda a algún familiar o amigo

Diles que se pongan detrás de la cámara y haz como si lo que fueras a contar estuviese dirigido a ellos. Grabar vídeos de ti mismo contando algo como si estuvieras hablando con un colega da resultados geniales, incrementa la confianza y le da una sensación de familiaridad al espectador. 

Y si te sientes con más seguridad haciéndolo de forma habitual, ¿por qué parar ahí? Incorpóralo a tu rutina.

3. Grábate y mira el video sin subirlo

Tener que verse en video después de grabarse hablando es lo peor. Para perder la vergüenza de verte y escucharte, grábate sin intención de subirlo: coge algún guion de internet, cuéntale a la cámara lo que quieras y después fíjate en cómo lo haces y en qué podrías mejorar. 

De esta forma perderás la vergüenza, verás tus fallos y mejorarás tu forma de comunicar. No hace falta que seas demasiado exigente contigo mismo, pero intenta ser crítico y realista.

4. En vez de mandar un audio, grábate

Pasa de los típicos audios de seis minutos, cuando tiendas a hacerlo, mejor grábate un video para ir practicando. Menos audio y más video. 

Molestarás a toda tu agenda, pero merecerá la pena.

5. Terapia de choque: grábate en el exterior

Grábate en la calle. Al principio con nadie, o con poca gente, y a medida que mejores ve incrementándolo. Piensa que a la gente no le importa lo que estés haciendo. Así que, que no te importe que te miren. 

Practica poco a poco e irás comprobando su eficacia. Este es un buen ejercicio para ganar confianza en ti mismo. Échale ganas, pero recuerda no presionarte demasiado. No temas equivocarte. Y celebra tus logros.