La técnica para aprender absolutamente cualquier cosa de forma rápida y efectiva ideada por un Premio Nobel

estudiantes en clase
  • La técnica de Feynman es una herramienta diseñada para aprender absolutamente cualquier cosa de forma efectiva y rápida. 
  • Ya sea el temario de una oposición o conocer el ecosistema en el que quieres emprender, se basa en plantear la materia en ideas sencillas con tus propias palabras.
  • Cuando puedas explicar algo de manera que hasta un niño podría entenderlo lo dominarás por completo y ya no lo olvidarás.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Dicen que lo simple es bello. Pero puede ser mucho más. Por ejemplo, el camino directo hacia la sabiduría. Así al menos parecía creerlo una de las grandes mentes de la humanidad, el físico Richard Feynman.

Su vida se desarrolló entre 1918 y 1988. Mente privilegiada, a los 20 años trabajó en el Proyecto Manhattan y obtuvo el Premio Nobel en 1965 por sus contribuciones al desarrollo de la electrodinámica cuántica, junto con Julian Schwinger y Sin-Itiro Tomonaga. 

La forma de abordar el conocimiento por Feynman fue rechazar la sabiduría convencional en todo momento. Lo que le llevó a construir su mente, podría decirse desde cero, comenzando con una comprensión de las matemáticas a una edad muy temprana, impulsado por sus propias ganas de aprender.

De ahí una de sus famosas citas: "No debes engañarte a ti mismo, y eres la persona más fácil de engañar".

Feynman siempre creyó que la verdad radica en la simplicidad y que las cosas se entienden cuando  se conciben de forma sencilla, básica. Es decir, cuando tu conocimiento de algo se basa en complejas explicaciones y términos sacados de manuales seguramente sea porque en realidad no lo entiendes.

Qué es la técnica de Feynman

El objetivo de aprender es comprender mejor el mundo. Pero en la mayoría de las veces, la forma en la que se hace no lleva a esa plena comprensión. Resultado: te limitas a memorizar algo, asimilarlo tal y cómo lo has leído en libros o te lo ha contado el profesor. Todo el mundo ha experimentado lo que pasa luego. El conocimiento se ha evaporado de tu cabeza poco tiempo después. 

Y es aquí donde cobra fuerza la conocida como técnica de Feynman, una herramienta diseñada para aprender absolutamente cualquier cosa de forma efectiva y rápida. 

La idea es hacer las cosas lo suficientemente simples para que cualquiera las entienda. Y en ese camino hacia la simplicidad adquirirás un conocimiento realmente profundo de lo que quieres abordar.

Para ello la técnica de Feynman se basa en 4 pasos.

1. Elije el tema o concepto que quieres comprender y comienza a estudiarlo

El primer paso para utilizar esta técnica es por tanto elegir la materia o el tema en el que quieres aplicarla. 

La técnica de Feynman no se limita solo a las matemáticas o la física. Puedes aplicarla a todo aquel conocimiento que quieras adquirir, ya sea el temario de tus oposiciones o el ecosistema en el que vas a emprender.

2. Explica el tema a un niño

Este es el paso en el que comprobar si realmente has aprendido lo estudiado o tan solo creías que lo habías hecho.

Para saber si dominas algo explica los conceptos con tus propias palabras como si trataras de enseñárselo a un niño o alguien que no esté familiarizado con el tema. 

La idea es que cuando intentes desglosar las cosas en ideas sencillas con un vocabulario más llano te darás cuenta si tu conocimiento de la materia te permite hacerlo o sin embargo llegas a lagunas o no eres capaz de hacer conexiones o poner ejemplos.

Con ello es fácil identificar aquello que se ha entendido y lo que aún no se tiene muy claro. Vuelve al material y busca llenar el vacío que te falta.

3. Vuelve al material de estudio cuando te vas atascado

Solo cuando puedas explicar el tema en términos simples lo habrás entendido. Lo que significa que el conocimiento se quedará en ti y no volará fuera como suele pasar con lo memorizado.

Revisa tus notas y el material de estudio para volver sobre aquello que aún no entiendes. 

De nuevo intenta decírtelo a ti mismo de manera fácil, asequible. Si sigue sonando muy confuso o debes recurrir a expresiones del libro aún no lo tienes.

4. Organiza y revisa

Hasta que no logres una explicación natural no puedes dar por concluido tu aprendizaje. 

Para ello, vuelve a los pasos 2 y 3 todas las veces que necesites. Seguramente no sean tantas cómo piensas. 

Buscar comprender de forma profunda y elemental es la manera, no solo de aprender cualquier cosa, también de dominarla para siempre.

Otros artículos interesantes:

El secreto de Steve Jobs, Einstein y la neurociencia para impulsar la creatividad

Cómo mejorar tu creatividad: el neurocientífico Moran Cerf explica su truco de los 30 segundos y otras claves

5 claves para el éxito que puedes aprender de Jeff Bezos, Elon Musk, Bill Gates y Oprah Winfrey

Te recomendamos

Y además