Pasar al contenido principal

La tecnología militar con la que se camufla los coches de prueba

camuflaje de coches de prueba
Ford.
  • Los fabricantes de coches recurren a casi cualquier técnica para conseguir ocultar a simple vista sus futuros lanzamientos. 
  • Sin embargo, la tecnología más empleada es el efecto visual de deslumbramiento en el que se basan muchos de los materiales de camuflaje. 
  • En ocasiones, llegan a esconder un coche literalmente debajo de otro para poder salir a rodar con el prototipo.

A veces, ese dicho de que todo está ya inventado es más que cierto. Un ejemplo está en cómo los fabricantes camuflan los coches de pruebas. Aunque los complejos entramados de los dibujos continuos con los que se tapan las líneas de la carrocería y los detalles del interior puedan parecer modernos, lo cierto es que provienen de una técnica desarrollada durante la Primera Guerra Mundial para ocultar los navíos de la armada británica.

A diario, los eficaces submarinos alemanes hundían hasta ocho barcos ingleses y al artista británico Norman Wilkinson, que servía en la Royal Navy, se le ocurrió pintar los navíos con unos llamativos patrones que, a pesar de que los volvían mucho más visibles cuando permanecían parados, una vez vistos desde un periscopio y en movimiento, resultaba difícil averiguar su forma y, sobre todo, su dirección, la clave para poder acertar con un torpedo en su línea de flotación.  

camuflaje de coches de prueba
Carro de combate mimetizado como camión durante la batalla del Sahara en la Segunda Guerra Mundial. Wikimedia Commons.

En su libro Historia Animalium, Aristóteles describió las principales formas de camuflaje. El genio de Estagira dividió estas técnicas entre crypsis —cuando un animal u objeto resulta difícil de ver— o mímesis —cuando este logra confundirse con el entorno o parecer otra cosa—. Sin embargo, en la naturaleza hay otro método usado, por ejemplo, por las cebras y numerosos insectos, que se llama deslumbramiento, dazzle en inglés, o disrupción en movimiento.

camuflaje de coches de prueba
El Olympic, hermano gemelo del Titanic, 'oculto' durante la Primera Guerra Mundial. Wikimedia Commons.

A lo largo de la historia, hay ejemplos del uso de diferentes tipos de camuflajes basados en la crypsis o en la mímesis, no fue hasta que llegó el señor Willkinson en la Primera Guerra Mundial cuando el ser humano desarrolló el camuflaje disruptivo. Esta es la técnica que hoy se usa para ocultar la mayoría de los prototipos de pruebas, aunque no la única. Como vas a poder ver más abajo, ya que los fabricantes tienen la necesidad de esconder sus creaciones a la vista de todo el mundo y esto les ha obligado a ser algo más que creativos. 

Los marcas de coches, en realidad, usan cualquier método o técnica para lograr que sus nuevas creaciones permanezcan más o menos desconocidas hasta que llega el momento de presentárselas al público. Evidentemente, todos disponen de circuitos de pruebas cerrados para evitar miradas curiosas, pero llega un momento en el desarrollo de todo vehículo en el que este tiene que echar a rodar por las carreteras de medio mundo y es ahí donde entran en juego las técnicas de camuflaje que se han desarrollado en los últimos 100 años con fines normalmente militares. 

camuflaje de coches de prueba
El último camuflaje desarrollado por Ford se denomina "ladrillos". Ford.

Aquí puedes encontrar ejemplos de camuflajes de coches basados en la crypsis —ocultar— o en la mímesis —hacer parecer otra cosa—, aunque el método más usado y conocido es el dazzle y basado en un patrón disruptivo que, si bien hace el objeto estático más llamativo, una vez está en movimiento evita que puedan adivinarse los contornos y las formas de la carrocería. Esto también ha convertido las fotos espía de nuevos vehículos en una suerte de arte para los creadores que luego se encargan de quitar la envoltura cebreada a base de echarle horas al Photoshop. 

Así como los ejércitos del son capaces de invertir cientos de millones en el desarrollo de nuevos patrones de camuflaje para sus uniformes y vehículos, las marcas de coches tienen sus departamentos dedicados a ocultar lo que no quieren que sea visto. La última que ha desarrollado un diseño específico ha sido Ford, con su patrón ladrillos. Compuesto por miles de cilindros grises y blancos distribuidos de manera aparentemente caótica, el diseño está inspirado en el mundo de la informática. 

"Me propuse crear un diseño que resulte caótico y confunda al ojo. Investigué sobre ilusiones ópticas en internet y di con una forma que podía copiarse y superponerse miles de veces. Esto crea tanto una ilusión óptica como un efecto 3D", afirma Marco Porcedu, ingeniero de vehículos de Producto de Ford Europa, que ha desarrollado este camuflaje.

"Este diseño resultará llamativo en casi cualquier entorno, pero ha sido diseñado para destruir la integridad de la forma del vehículo, sus superficies y su color, retrasando la habilidad del cerebro humano para reconocer sus principales características", cuenta Martin Stevens, profesor asociado de la Universidad de Exeter, quien lleva casi 15 años estudiando la pigmentación y el camuflaje de los animales

Leer más El primer Hyperloop comercial se construye en España

"La ilusión óptica no evita que se vea el coche, pero juega con nuestra habilidad de medir la profundidad de campo y las sombras, haciendo que resulte difícil apreciar las formas y características del vehículo. Es un truco empleado por la naturaleza para escapar de algo y esconderse que resulta igual de útil para un conductor de pruebas", añade. 

Una cosa que mucha gente desconoce sobre el camuflaje de coches y prototipos es que rara vez se hace con vinilo, sino con adhesivos de un material llamado Polystrong, que resulta mucho más resistente a las fuertes diferencias de temperatura que estos vehículos de desarrollo a veces tienen que soportar. Es más, es imprescindible que este envoltorio perdure a veces hasta 18 meses, que es el tiempo medio que suelen rodar esta clase de vehículos. 

Cuando el camuflaje de coches no es suficiente se usan los muletos

camuflaje de coches de prueba
¿Sabrías decir qué coche es este? Seguro que no, es un Mercedes W124 rodando oculto tras un frontal distinto durante su fase de pruebas Mercedes-Benz.

En todo caso, cuando cualquiera de estos prototipos cebreados sale a la calle por primera vez, normalmente, ya ha tenido media docena de predecesores que rodaron ocultos bajo paneles o planchas de nylon sujetas a su carrocería, lo que se conoce como muletos. En ocasiones, se llega a esconder un coche dentro de otro modelo que en este caso se conocen como muletos. 

Ni que decir tiene que este método para camuflar prototipos hace mucho más difícil de reconocer incluso de qué clase de vehículo se trata, pero tiene un inconveniente: no se pueden alcanzar grandes velocidades. La marca que ha llevado esto a mayores extremos seguramente ha sido Porsche. Aquí puedes encontrar algunos ejemplos de este camuflaje llevado a tal extremo que se convierte en trampantojo. 

camuflaje de coches de prueba
Este fue el primer Porsche Boxster de la historia, que rodó entre 1993 y 1996 camuflado totalmente bajo la carcasa de un 911. Porsche.

Así que solo se utiliza durante los primeros test o las pruebas para desarrollar coches, por ejemplo, los asistentes de seguridad que equipará el modelo. El interior, cuando existe en la forma definitiva que utilizará el modelo —algo que solo se da en la última fase del desarrollo— se cubre con tapetes de felpa sujetos con velcro. Puedes ver abajo una imagen de cómo era el primer Porsche Panamera durante esta fase de su desarrollo

En alguna ocasión, he preguntado por qué se usan estas técnicas de camuflaje, que no impiden a un ojo entrenado saber de qué modelo se trata. Un ingeniero de Opel me dijo que hay muchos motivos. El primero es impedir que alguien que vaya a ir a comprarse un Corsa mañana, vea el que va a salir, se enamore y decida esperar un año. El siguiente es evitar la frustración que puede generar ver un coche que gusta, pero que finalmente puede sufrir grandes modificaciones al llegar al mercado. 

camuflaje de coches de prueba
Interior del primer Porsche Panamera durante su fase de desarrollo. Porsche.

Es curioso, pero no mencionó la expresión espionaje en las marcas de coches, a pesar de que en el sector todas las marcas andan más que atentas de lo que hacen sus rivales. Tampoco la más obvia: evitar que un modelo parezca viejo ya el día de su presentación. 

Te puede interesar

Lo más popular