El IoT es el nuevo smartphone: por qué las marcas se alejan de los móviles y apuestan cada vez más por otros dispositivos inteligentes

Móviles y relojes inteligentes en una tienda

Reuters

  • La salida de LG de la industria de los smartphones abrió el debate sobre cuánto de rentable suponía para las compañías dedicarse a producir teléfonos. La enorme competencia, la irrupción de las marcas chinas o la desaceleración del mercado ha hecho que las tecnológicas se alejen de los móviles y se centren en otros segmentos como el Internet de las Cosas (IoT). 
  • Este nicho no ha dejado de crecer en los últimos años y, en algunas empresas, ya supone un porcentaje mayor de sus ingresos que lo relacionado con los smartphones.
  • Apple, Xiaomi o Huawei son ejemplos paradigmáticos de este cambio.  
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las tecnológicas que hasta hace unos años situaban los smartphones en el core de sus negocios han ido variando esta estrategia hacia dispositivos inteligentes relacionados con el IoT a medida que el mercado se ha vuelto más competitivo. 

El anuncio hace unos meses de LG Electronics sobre su decisión de dejar de fabricar teléfonos inteligentes puso patas arriba la concepción que se tenía de este segmento. El que se pensaba que era uno de los grandes nichos que no pararían de crecer y cuya incursión en él significaría éxito seguro ha terminado por desinflarse. 

El hecho de que la compañía surcoreana, que hace apenas 5 años se situaba entre los 5 principales fabricantes del mercado, a la altura de los pesos pesados que hoy en día se reparten el podio, tuviese que poner fin a la producción de smartphones ha confirmado que producir móviles ya no es rentable (o, al menos, no lo es para todo el mundo). 

Entre las razones que han impulsado esta situación destaca la alta competencia que existe en el mercado, con Samsung (con un 19%), Apple (con un 15%) y Huawei (con un 14%) a la cabeza a nivel global, según los datos recopilados por Counterpoint relativos a 2020.

A estas grandes tecnológicas les pisan desde hace unos años otras compañías provenientes de china, como Huawei, Xiaomi, OPPO, OnePlus o realme, que han ido escalando posiciones de forma imparable hasta hacerse con un hueco. De hecho, la dueña de las Mi Store ya se sitúa en cuarto lugar con un 11% a nivel mundial, seguida de OPPO y vivo, ambas con un 8%. 

Prueba de la fuerza de estas compañías es que Xiaomi sustituyó a Samsung como la marca predominante por primera vez durante el mes de marzo de 2021 con un 35% de cuota frente al 34% de la surcoreana. 

La salida de LG del negocio de los smartphones podría anticipar un cambio en toda la industria: ¿Sigue valiendo la pena vender teléfonos móviles?

Marc Bara, profesor de OBS Business School, explicaba en una entrevista con Business Insider España que, con este panorama, la salida de LG "no ha sido una gran sorpresa" dadas las pérdidas acumuladas y la ardua batalla que estaba llevando a cabo con sus competidores "en un mercado durísimo". 

De hecho, la propia marca se refirió a esta situación en el comunicado donde confirmaba la desaparición de su división de móviles. En él apuntaba lo "altamente competitivo" que se había convertido el negocio y admitía lo difícil que es enfrentarse a gigantes como Samsung o Apple, afianzados en las primeras posiciones, lo que hace imposible la entrada del resto de marcas. 

Por si no fuese suficiente, a esto se suma la ralentización que está sufriendo este negocio durante los últimos años, según informes de Counterpoint. En concreto, durante el último ejercicio el mercado de los teléfonos ha sufrido una caída del 10% como consecuencia de la crisis del COVID-19 y la paralización de la economía.

"Una apuesta para buscar nichos más rentables en el futuro"

Móviles

Reuters

Este futuro tan incierto ha hecho que muchas marcas hayan decidido adelantarse a un posible empeoramiento de la situación apostando por otro tipo de segmentos relacionados con el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés). 

Esta es, de hecho, la estrategia que pretende seguir LG tras el cierre de su división de smartphones. Según explicó la compañía surcoreana en el comunicado de prensa, tras alejarse de dicho nicho de mercado, pretende centrarse en otras áreas como los dispositivos conectados, smart homes, robótica o la inteligencia artificial, entre otras.

"Se trata de una apuesta para buscar nichos más rentables en el futuro", explica el profesor de OBS Business School. "Está claro que hay temas tecnológicos con mucho componente de innovación actualmente, con mucha proyección de futuro a medio y largo plazo". 

Estos otros segmentos son, de hecho, los que han conseguido soportar el peso de LG Electronics hasta ahora. La marca alcanzó un beneficio a nivel global durante 2020 de 2.850 millones (2.416 millones de euros), que justificó "gracias al sólido crecimiento de los productos para el hogar, los televisores OLED TV y las soluciones para el automóvil". 

Sin embargo, este cambio hacia otros segmentos relacionados con el IoT no es solo cosa de la compañía surcoreana, sino que se está produciendo a nivel global. 

Apple ya no es la empresa del iPhone

Eduardo Correa, profesor de OBS Business School, justifica este cambio debido al aumento de la dependencia de estar permanentemente conectados, algo que hasta hace poco se lograba a través de dispositivos como el ordenador o los smartphones, pero que ahora se ha extendido a una multitud de objetos. 

Así, explica que el protagonismo que hasta ahora habían tenido los móviles empieza a ser compartido por todo un universo de gadgets que crecen en sus funcionalidades gracias a la autonomía de la conexión. "Hemos conseguido hacer inteligente cualquier cosa que tenemos a nuestro alrededor", afirma. 

En la misma línea apunta Gonzalo Guzmán, profesor de EAE Business School, que señala que esta tendencia "ha llegado para quedarse" y ha posicionado al smartphone "como un elemento más en el ecosistema de IoT" que se ha ido completando con otros dispositivos como relojes, pulseras deportivas, gafas, altavoces o electrodomésticos. 

Ambos expertos coinciden en que esta oportunidad ha terminado por convertirse en el refugio de muchas compañías que habían perdido competitividad en sus mercados y en un camino de crecimiento para otros cuyos negocios se habían vuelto volátiles por culpa de una "implacable evolución tecnológica". 

De acuerdo con las previsiones recopiladas por Statista, el beneficio anual del IoT en todo el mundo se irá incrementando año a año, alcanzando los 677.400 millones de dólares en 2025 o los 981.500 millones de dólares en 2029, cuando se espera que se triple la cantidad de dispositivos conectados. Por regiones, China lidera los ingresos por este tipo de tecnología, seguida de América del Norte y Europa. 

En concreto, según IDC, el mercado mundial de envíos de los llamados wearables alcanzó los 444.700 millones de unidades en 2020, lo que supuso un incremento respecto al ejercicio anterior del 28,4%, en parte impulsado por el cuidado personal que tomó protagonismo durante la pandemia y a pesar de la escasez de semiconductores presente durante la segunda mitad del año. 

Los últimos datos reportados (relativos al último trimestre de 2020) apuntan que Apple se sitúa a la cabeza en este tipo de dispositivos con el 36,2% de cuota de mercado, manteniendo su posición frente al año anterior, seguida por Xiaomi con un 8,8% de share, Samsung con un 8,5%, Huawei con un 6,7% o BoAt con un 3,5%. 

Apple, Xiaomi o Huawei son las compañías que apuestan cada vez más por este segmento

iPad Air 2020

BI España

La compañía de la manzana es, precisamente, una de las que más ha apostado en los últimos años por el resto de productos fuera de su famoso smartphone. 

De acuerdo con los resultados provistos por la empresa con sede en Cupertino relativos al ejercicio fiscal de 2020, los ingresos por iPhone alcanzaron los 137.781 millones de dólares, mientras que la suma de los Mac, iPad, la categoría de producto bajo el nombre Wearables, Home and Accesories y los Servicios (donde se incluyen los ingresos procedentes de la AppStore, Apple Music, Apple Pay...) alcanzan los 136.734 millones de dólares. 

Según AppleSfera, en el segundo trimestre fiscal de la compañía (enero a marzo) el porcentaje de ingresos por el smartphone alcanzaba el 54% y el del resto se situaba en 46%, donde destacaban los Servicios con un 19%. Estos datos se traducen en que Apple ya no depende de su famoso teléfono para sobrevivir. 

Esta situación fue especialmente notable en el tercer trimestre fiscal de 2019 de la marca, donde, por primera vez desde 2012, el iPhone representó menos de la mitad de los ingresos totales de la empresa gracias al crecimiento exponencial del resto de sus divisiones. Aunque la compañía no ofrece detalles pormenorizados sobre las ventas de wearables, el CEO de la empresa, Tim Cook, destacó lo bien que estaban funcionando dispositivos como sus relojes inteligentes o los AirPods. 

Esto se ha visto reflejado en cómo han ido variando las keynote celebradas por la marca a lo largo de los años. Si en un principio lo más esperado y aclamado tenía que ver con el iPhone, ahora el resto de dispositivos que forman parte de su línea de IoT tienen su propio espacio y protagonismo. 

Una muestra de ello fue la primera keynote del año celebrada por la compañía, donde dieron a conocer la Apple TV 6, los famosos AirTags o la versión renovada del iPad Pro, que incluía el M1, el procesador mítico de los Mac.  

Honor apuesta por el Internet de las Cosas y presenta 11 nuevos productos para la casa inteligente: Smart TV, tablet con 5G, aspirador y más

Otro de los ejemplos paradigmáticos (y quizás el más relevante) de las marcas que están virando hacia otros segmentos que nada tienen que ver con los teléfonos inteligentes es Xiaomi. 

En 2018, durante una presentación de resultados frente a sus inversores, estos últimos expusieron una doble preocupación por el futuro de la empresa, tal y como recuerda Xataka: la excesiva dependencia del mercado chino y del segmento de smartphones desde los orígenes de la empresa. Ambas se han ido corrigiendo de forma progresiva. 

Así, en 2018 el apartado dedicado a los teléfonos móviles suponía un 65,1% del total de los ingresos de la marca, frente al 59,3% de 2019 y el 61,9% de 2020. Por su parte, el denominado IoT and Lifestyle products fue el 25,1% en 2018, el 30,2% en 2019 y el 27,4% en 2020; el enfocado a los servicios de Internet el 9,1% en 2018, el 9,6% en 2019 y el 9,7% en 2020 y la categoría Otros supuso el resto. 

La web de la marca para España es un buen espejo de su apuesta por la diversificación, donde se engloban desde sus teléfonos, hasta sus televisores y una categoría cajón desastre llamada Dispositivos Inteligentes donde puedes encontrar desde baterías inalámbricas a altavoces inteligentes, aspiradoras, patinetes o básculas. 

Así es la nueva generación de dispositivos IoT de realme: el realme 8 pro, el Watch S Pro y los Buds Air 2

Huawei es otra de las marcas que está doblando sus esfuerzos en este área, especialmente después de las sanciones estadounidenses, como parte de su estrategia para mantener el liderazgo en un futuro. 

Jesús Domingues, responsable de Producto de Huawei Consumo España, ha destacado a Business Insider España que el crecimiento que ha experimentado el uso de dispositivos conectados durante la primera mitad del año, donde sobresalen aquellos enfocados al Home Office. 

Además, desde la compañía han apuntado que esperan ver "un amplio crecimiento y desarrollo" en wearables, dispositivos de audio, monitores, routers, tablets y, por supuesto, aplicaciones bajo el ecosistema de Huawei Mobile Services.

Así, a principios del mes de junio, la compañía china dio a conocer toda una batería de dispositivos dentro de su ecosistema de IoT como el reloj inteligente Watch 3, la cuarta generación de sus auriculares (FreeBuds 4) o las versiones mejoradas de sus tablets y monitores (MatePad 11 o MateView), a los que se sumó Vision S, la pantalla inteligente de la marca. 

Más allá de las grandes marcas relacionadas con los smartphones, Guzmán también pone el foco en otras como Google o Amazon con sus asistentes de voz, así como Nokia, Oracle o Cisco, "que están desarrollando todo tipo de soluciones para hacer que los servicios de IoT sean una realidad". "Muy pronto viviremos en smart cities en las que todo estará hiperconectado", afirma. 

"El IoT ha llegado para quedarse"

Gafas de realidad virtual de Xiaomi

Reuters

En este contexto, Correa cree que, aunque hoy se habla de tendencia en lo que tiene que ver con la apuesta por este tipo de tecnología, dentro de no mucho tiempo, se verá como un factor totalmente integrado en el entorno. "Nos vamos a encontrar con el IoT hasta en los artículos más básicos de nuestra vida", pronostica. 

El experto señala que la aplicación de este segmento a cualquier elemento es un "paso más en la evolución misma del ser humano y su relación con el entorno". "El IoT ha llegado para quedarse", concluye. 

Otros artículos interesantes:

10 años de Stuxnet, el primer ciberataque al mundo físico: por qué el IoT industrial será el nuevo frente de la guerra digital y las compañías deben anticiparse a esta amenaza

Telefónica busca empresas digitales que exploten el 5G, el IoT o la IA: así le ayudará Wayra X a posicionarse en el B2C de la nueva era tecnológica

"Los datos solo tienen valor si los interpretamos": así está transformando Cosentino sus fábricas con sensores IoT para mejorar la toma de decisiones

Te recomendamos

Y además