La GSMA y las telecos europeas exigen cambios en los últimos consensos fiscales de la OCDE ideados para gravar mejor a las grandes tecnológicas

John Hoffman, CEO de la GSMA

Reuters

  • La industria de las telecomunicaciones piden exenciones a las medidas fiscales que se han consensuado de forma global para gravar más y mejor a las tecnológicas.
  • Advierten que la retirada de los impuestos conocidos como tasa Google en Europa debería acompañarse de una retirada de las tasas por uso del espacio radioeléctrico.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Primero el G7, luego la OCDE y después el G20. Varios organismos internacionales han alcanzado acuerdos para impulsar un paquete de medidas fiscales que supondrían, de facto, el nacimiento de un nuevo impuesto de sociedades global para tratar de gravar de forma más realista a las grandes tecnológicas, que tratan de pagar la menor cantidad de impuestos posibles con diversas técnicas.

Una práctica muy común de plataformas como Google, Facebook, Netflix o Amazon es la creación de filiales en los mercados en las que operan. No obstante, estas filiales solo facturan un reducido número de operaciones, normalmente publicitarias, mientras que el grueso del negocio se facturan a través de las matrices en Europa que suelen radicarse en países con una fiscalidad ventajosa, como Irlanda.

Antes de que la propia OCDE se pronunciara al respecto, lo que hizo hace apenas unos meses, países como España y Francia habían aprobado sus nuevos impuestos a plataformas digitales. El Gobierno de Sánchez aprobó la conocida como tasa Google, que se esperaba que se comenzase a gravar a partir de este mismo año.

Es probable que, al igual que ha hecho Europa, estos países den marcha atrás. Sobre todo después de la ofensiva de la Administración Biden. Pero de la misma forma que la tasa Google española afectaba a más tipos de empresas, y no solo a las grandes tecnológicas que operan en el mercado, las nuevas medidas globales podrían incurrir en el mismo desafío.

La UE cede ante EEUU y paraliza su proyecto de tasa Google tras el acuerdo del G20 para un impuesto mínimo global para las multinacionales

Así lo entiende la GSMA, organizadora del Mobile World Congress (MWC) y varias telecos europeas, que han reivindicado esta semana que sus negocios deberían quedar exentos de las medidas fiscales que se proponen y debaten de forma internacional.

The Register recoge en este artículo que tanto la GSMA (organismo que regula y dictamina los estándares en la industria de la telefonía móvil) como la Red de Operadores de Telecomunicaciones Europeos (ETNO, por sus siglas en inglés) lamentan que la OCDE no contemple en sus planes las circunstancias concretas de estas compañías.

En un comunicado, la ETNO reivindica que ninguna de las compañías que representan tienen ningún problema con el espíritu de gravar más y mejor a las tecnológicas. Simplemente reivindican que ellas, por la naturaleza de su negocio, ya pagan muchos impuestos: también varios tipos que otros negocios más digitalizados no.

De hecho, se reivindican como una de las proveedoras de infraestructuras que más impuestos pagan. "La industria de las telecomunicaciones paga impuestos por prestar servicios de telecomunicaciones en múltiples mercados, además del tipo de socidades, el IVA o las tasas por uso de espectro radioeléctrico".

Histórico acuerdo en la OCDE para reformar la fiscalidad internacional: el impuesto de sociedades de mínimo el 15% en todo el mundo saldrá adelante

El manifiesto, colgado en la web de la GSMA, también expone que si bien las nuevas medidas fiscales que se han consensuado en la OCDE supondrán la desaparición de las diversas tasas Google que se han aprobado en varios estados, estas medidas no implican en sí mismas la desaparición también de las tasas por Servicios de Telecomunicaciones.

De esta manera, las telecos europeas advierten que podrían sufrir una doble imposición de impuestos. Sin embargo, obvian matizar que las tasas por el uso del espectro radioeléctrico no son impuestos como tales, como recuerda The Register

Del mismo modo, en su comunicado tanto la GSMA como las telecos europeas no plantean impugnar todas las medidas fiscales que se han consensuado en la OCDE. Solo piden determinados matices, al tiempo que recuerdan que "hay muchísimas evidencias del impacto positivo de las infraestructuras de telecomunicaciones en la economía".

Otros artículos interesantes:

T-Mobile está investigando una supuesta filtración con datos de hasta 100 millones de sus clientes: los ciberdelincuentes los venden a cambio de bitcoin

Vodafone, Orange y Telefónica se rearman para afrontar un mercado hipercompetitivo marcado por la guerra de precios y el despegue del 5G: así ha cambiado su cúpula directiva en el último año

Movistar y Orange acuerdan reorganizar frecuencias en la banda de 3,5 GHz en un paso importante para el despliegue del 5G