El fantasma de 2020 planea sobre el Mobile World Congress: las telecos temen que vuelva a haber muchas ausencias

Pruebas de antígenos a la entrada del Mobile World Congress de Barcelona
Pruebas de antígenos a la entrada del Mobile World Congress de Barcelona
REUTERS/Albert Gea
  • Las grandes telecos presentes consideran que, de incrementarse las restricciones, la GSMA debería actuar con la mayor rapidez posible para evitar un goteo de bajas.
  • Mientras tanto, el Gobierno y la organización se pasan el balón para saber quien sería el responsable en caso de una hipotética cancelación.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Aunque nadie quiere decirlo abiertamente, los principales expositores del Mobile World Congress se miran unos a otros de reojo. 

Oficialmente, todos garantizan que trabajan con normalidad “aunque atentos a la situación” para estar en la feria de telefonía móvil barcelonesa. Mientras el Gobierno y la organización se pasan el balón para saber quien sería el responsable en caso de una hipotética cancelación, el miedo que comience un goteo de bajas como el de 2020 ya sobrevuela el evento.

Ninguna de las fuentes consultadas por Economía Digital ha hablado todavía de cancelar la edición de 2022 del Mobile World Congress. 

Sin embargo, a ninguna se le escapa el incremento de contagios existente en Europa. Más después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegurase el martes que el 50% de los europeos se contagiará de la variante ómicron en los próximos dos meses.

Aunque el Gobierno mantenga su política de rechazar las restricciones más severas gracias al alto porcentaje de vacunación existente en España, el problema llegará si las limitaciones las imponen los países de origen de los congresistas. 

Limitaría la asistencia al tener que guardar cuarentenas a su regreso o ver como se suspenden vuelos por la variante ómicron.

Por ello, las grandes telecos presentes consideran que, de incrementarse las restricciones, la GSMA debería actuar con la mayor rapidez posible para evitar un goteo de bajas como el de 2020 que dañe la reputación del Mobile otra vez. 

Movistar, Vodafone y Orange son tres de los mayores activos que tiene el congreso. Desde Huawei, por ejemplo, explican a este medio que todavía no han decidido si asistirán directivos de los servicios centrales en China o si, por el contrario, estarán representados por ejecutivos de la filial europea o incluso locales.

“A nadie se le escapa el pico de contagios y aunque creemos que habrá feria en 2022 quizás febrero no sea el mejor momento para hacerla”, advierte uno de los mayores expositores. Gana fuerzas la opción de aplazarlo a las puertas del verano, cuando previsiblemente la situación debería estar más controlada.

La cancelación parece descartada, pero, de nuevo, será un evento de transición

Sí parece descartado que el Mobile World Congress se cancele. Tanto la GSMA como las autoridades tienen ganas de realizarlo, aunque vuelva a ser un evento de transición. 

Además, las voces consultadas no tienen claro que el congreso pueda soportar financieramente otro año sin los ingresos procedentes de expositores y congresistas.

Todo parece indicar que la edición de 2022 volverá a ser de transición, como ya fue la de 2021. Sí piden a la organización celeridad en caso de que suban los contagios para evitar la crisis reputacional. En un máximo de dos semanas, el destino de la feria debería estar claro. 

Entre las grandes marcas se agradeció la carta realizada por el presidente de la GSMA, John Hoffman, en la que expresó su “voluntad inquebrantable” de que el evento se celebrase como estaba previsto.

Solo se considerará un cambio de planes si así lo aconsejan las autoridades españolas

"La situación global sigue evolucionando, pero hay un hecho evidente: lidiaremos con los efectos de la Covid-19 durante los próximos años. Por ello, en tiempos como estos, el liderazgo responsable es más importante que nunca", defendió el estadounidense.

A pesar de la voluntad de que la feria se realice de forma presencial, añadió un matiz a sus palabras: solo se considerará un cambio de planes si así lo aconsejan las autoridades españolas. 

La estrategia es similar a la de los últimos dos años, cuando dejó en manos de la administración las garantías sanitarias. En 2020 el congreso se suspendió; en 2021, se celebró aunque de manera descafeinada.

Aunque la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, no se pronunció sobre la celebración de la feria, fuentes del departamento rechazan la responsabilidad que les adjudica la GSMA. “La decisión sobre el formato siempre será tomada por la organización, que es quien pondrá a disposición los medios suficientes para que se desarrolle con seguridad y conforma a las indicaciones sanitarias”, explican a Economía Digital.

Desde el Gobierno mientras prosiguen con su política de evitar suspensiones y restricciones severas gracias al porcentaje de vacunación de los españoles. “Debemos continuar atentos a la evolución de la pandemia, pero siempre que se respeten los protocolos marcados por las instituciones, se puede llevar a cabo un Mobile World Congress presencial, igual que se va a hacer Fitur la semana que viene”, zanjan.

Artículo en Economía Digital.

Otros artículos interesantes:

A falta de siete semanas aún no se sabe cómo se realizará el Mobile World Congress: el Gobierno dice que depende de la GSMA

"La nueva normalidad será mejor que la anterior": qué se ha ganado y qué se ha perdido con el atípico Mobile World Congress de este año

España calienta motores para el Mobile World Congress de 2022: destina 58.000 euros para un cóctel y reserva 44.000 para tener internet en su pabellón

Te recomendamos

Y además