Telegram comparte los datos de sus usuarios con las autoridades de Alemania, aunque la plataforma reivindica no hacerlo nunca

El logo de Telegram en 3D.

Reuters

Telegram ha compartido datos de sus usuarios con la Oficina Federal de la Policía alemana. Así lo ha adelantado Der Spiegel. Los hechos revelan que la plataforma creada por Pavel Durov y que compite con otras apps como WhatsApp o Signal no cumplirían con lo que ellos mismos reivindican: privacidad absoluta para quienes usen su servicio.

Esa privacidad absoluta, por descontado, no se puede garantizar en ningún servicio de estas características. Ya el año pasado ProtonMail, un proveedor de correo electrónico más alineado con la defensa de la privacidad y las garantías de sus usuarios, también se vio envuelto en una polémica después de que se supiese que habían dado datos de un activista francés a las autoridades suizas.

En el apartado de preguntas y respuestas que Telegram aloja en su página web, la plataforma reconoce que compartirán datos de sus usuarios ante órdenes de las autoridades que impliquen investigaciones o casos de terrorismo. Sin embargo, la compañía también defendía en su sitio que, hasta la fecha, 0 bytes de sus usuarios se habían compartido con las autoridades.

Esto habría cambiado, a tenor de lo que publica Der Spiegel. Los datos de los usuarios que habrían sido notificados a las autoridades policiales alemanas estarían involucrados en casos de terrorismo o eran sospechosos de abuso infantil. 

Las compañías especializadas en la protección de contenidos con copyright o propiedad intelectual en el sector son conscientes de que Telegram es la plataforma con la que es más difícil colaborar. No en balde, la plataforma ofrece un sinfín de canales y de contenidos a través de los que se comparten enlaces a contenidos pirateados.

Los ciberdelincuentes están migrando a Telegram porque las autoridades están muy pendientes de sus foros en la 'dark web', según un estudio

Con todo, Telegram, en este caso, sí ha colaborado con las autoridades después de que el Gobierno alemán presionase a la compañía, con sede en Dubái, para cooperar en sus investigaciones sobre grupos de extrema derecha radical.

Android Police recuerda que en 2018 ya fue Rusia la que acabó vetando Telegram en el país después de que la plataforma de Durov se negase a compartir las claves con las que se cifraban los mensajes del servicio. Finalmente, la compañía alcanzó un acuerdo con el Kremlin por el cual el servicio volvería a estar disponible en la región, pero colaborando más con las autoridades.

Telegram está jugando un papel crucial en el marco de la invasión rusa a Ucrania. Tanto ucranianos como rusos difunden contenidos y propaganda mediante el servicio. La plataforma que fundó Pavel Durov ya supuso quebraderos de cabeza para los legisladores europeos porque en un principio tampoco colaboró activamente con las autoridades en sus investigaciones a yihadistas.

Durov, el fundador de la compañía, es un tipo singular. Creó VKontakte, considerado el Facebook ruso, aunque acabó expatriado de su país y mantiene un discurso muy crítico con las políticas del Kremlin.

La plataforma no se ha pronunciado por el momento. Las autoridades alemanas celebran esta colaboración de Telegram como un éxito. La plataforma, no obstante, sigue lejos de mostrarse colaborativa con las autoridades, según también denuncia Der Spiegel. Alemania, de hecho, ya planteó vetar la app del país de continuar con esa actitud.

Otros artículos interesantes:

Los cambios de privacidad de Apple restarán casi 15.000 millones de euros a los beneficios de Meta, YouTube, Snap y Twitter este año

El plan de Google para mejorar la privacidad y acercarse a las funciones de iOS: permitir controlar sus datos publicitarios

Pronto podrás recorrer tu ciudad en el metaverso: lo único que te costará es tu privacidad

Te recomendamos