La NASA está ultimando l telescopio espacial de la NASA para detectar asteroides que vayan a chocar contra la Tierra está un poco más cerca

An artist's concept of the NEOCam asteroid-hunting mission.
An artist's concept of the NEOCam asteroid-hunting mission.

NASA/JPL-Caltech

La NASA está, por fin, haciendo avances con un telescopio espacial que podría rastrear  asteroides que se acercan peligrosamente a la Tierra.

La misión NEO Surveyor ha pasado una revisión clave, y la NASA anunció recientemente que está pasando a la siguiente fase de desarrollo. Ahora los ingenieros pueden comenzar a construir nuevas piezas para el telescopio, manteniendo así la fecha de la misión para un lanzamiento en 2026.

"Estoy sobre la luna", dijo Amy Mainzer, a Business Insider, quien lidera el proyecto. "Estamos emocionados de hacer nuestra parte para ayudar a solventar el problema del impacto de asteroides de la lista de preocupaciones del mundo". 

Para proteger el planeta de un asteroide, hacen falta de 5 a 10 años de antelación. De hecho, en este momento un asteroide podría acercarse fácilmente sin que nadie lo viera, ya que los telescopios en tierra solo pueden hacer una vigilancia limitada.

"Lo que quieres hacer es encontrarlos temprano, encontrarlos lo antes posible, años o incluso décadas antes de que representen una amenaza", dijo previamente Paul Chodas, gerente del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA, a Business Insider. "Los dinosaurios no tenían un programa espacial, y miren lo que les pasó. Tenemos un programa espacial. Y si tenemos tiempo suficiente, podemos hacer algo contra esta amenaza".

NEO Surveyor ayudaría a la NASA a catalogar asteroides cercanos y trazar las trayectorias que hacen a través del sistema solar, para que algún día, si es necesario, la humanidad pueda tener una oportunidad de destruir o desviar cualquier roca espacial que  vaya a colisionar con la Tierra.

La NASA necesita un telescopio espacial para defender la Tierra de los asteroides que aplastan ciudades

An artist's illustration of asteroids flying by Earth.
An artist's illustration of asteroids flying by Earth.

Peter Carril/ESA

Expertos de todo el mundo practicaron para un hipotético ataque de asteroides en abril. No salió bien.

En la Conferencia de Defensa Planetaria, un grupo de 200 participantes de 24 países trabajó en un escenario hipotético en el que un asteroide se estrellaría contra la Tierra en 6 meses. Determinaron que ninguna tecnología existente podía detener la roca espacial, ya que el marco de tiempo era demasiado corto para lanzar una misión que pudiera destruir o desviar un asteroide.

Sin un telescopio espacial como el NEO Surveyor, es muy posible que un asteroide pueda colarse en nuestro planeta como el de la simulación de abril. Y ya ha ocurrido varias veces.

En 2013, un asteroide del tamaño de una casa cayó sobre los cielos sobre Chelyabinsk, Rusia y explotó. La explosión provocó una onda expansiva que rompió ventanas, dañó edificios e hirió a más de 1.400 personas. Nadie en la Tierra lo vio venir. Ese mismo día, un asteroide más grande llegó a 17.000 millas del planeta.

A house-sized asteroid entered the atmosphere above Chelyabinsk, Russia, in 2013.
A house-sized asteroid entered the atmosphere above Chelyabinsk, Russia, in 2013.

AP

Jim Bridenstine, que fue administrador de la NASA con la administración Trump, dijo en 2019 que el modelo de la agencia sugiere que un evento como el meteoro de Chelyabinsk ocurre aproximadamente cada 60 años.

Pero la roca de Chelyabinsk no era tan grande, ya que medía unos 15 metros de ancho. En 2019, una roca espacial de 130 metros, que podría calificarse como asesina de ciudades, pasó a menos de 72.000 kilómetros de la Tierra, y la NASA tampoco advirtió de su presencia.

El agosto pasado, un asteroide del tamaño de un coche pasó más cerca de la Tierra de lo que cualquier roca espacial conocida había llegado sin estrellarse. Perdió nuestro planeta por cerca de 2.900 kilómetros. Los astrónomos no supieron que el asteroide existía hasta seis horas después de que pasara. Nadie lo vio venir, porque se acercaba desde la dirección del Sol.

Los telescopios que hay en la Tierra solo pueden observar el cielo por la noche, lo que significa que se pierden casi todo lo que vuela desde la dirección el Sol. Pero el NEO Surveyor, desde su posición en la órbita de la Tierra, sería capaz de detectar esas rocas espaciales. Para ello usaría luz infrarroja, también podría detectar asteroides que son demasiado oscuros para los telescopios basados en la Tierra.

An artist's concept of an asteroid belt.
An artist's concept of an asteroid belt.

NASA-JPL/Caltech

El proyecto para construir uno de estos telescopios espaciales lleva en marcha desde 2005, cuando el Congreso ordenó que la NASA encontrara y rastreara el 90% de todos los objetos cercanos a la Tierra de 140 metros o más de tamaño. Eso es lo suficientemente grande como para destruir una ciudad como Nueva York.

La fecha límite inicial era 2020, pero la NASA solo ha detectado alrededor del 40% de esos objetos hasta ahora. El NEO Surveyor está diseñado para llevar a la agencia a su objetivo del 90%, pero tendrá que pasar una década desde el momento en el que se produzca su lanzamiento.

"Cada día que esperamos es un día menos que queda para dar una respuesta", dijo Binzel, quien estudia asteroides potencialmente peligrosos. "Lo que eso significa es que, por ahora, estamos confiando en la suerte para mantenernos a salvo de los impactos de asteroides. Pero la suerte no es un plan".

El equipo de NEO Surveyor está avanzando, y podría haber un aumento de presupuesto a la vuelta de la esquina

Mainzer presentó por primera vez la idea de un telescopio espacial para detectar asteroides en 2006, pero la NASA se negó a incluirlo como una misión, y decidió financiar otros proyectos en su lugar. También presentó propuestas en 2010 y 2015, pero la agencia siguió sin darle importancia..

NEO Surveyor finalmente se convirtió en una misión oficial de la NASA en 2019. Desde ese momento, el proyecto ha estado en lo que la NASA llama Fase A, una etapa centrada en el diseño y el desarrollo de la tecnología necesaria para llevarlo a cabo. Ahora que están pasando a la Fase B, Mainzer y su equipo pueden comenzar a construir prototipos y desarrollar hardware y software.

Pronto podrían recibir un gran aumento de presupuesto, ya que el borrador de presupuesto de la NASA para 2022 asigna 197 millones de dólares para defensa planetaria, incluidos 143 millones de dólares para NEO Surveyor, aunque el Congreso aún debe aprobarlo.

Esto implicaría un aumento significativo, en comparación con los 28 millones de dólares que la misión recibió en 2021. El administrador de la NASA, Thomas Zurbuchen, estimó en 2019 que el desarrollo del telescopio podría costar entre 500 y 600 millones de dólares en total.

"El reloj está corriendo", dijo Mainzer. "Queremos despegar lo más rápido posible".

Aylin Woodward contribuyó con los informes.

Lee el artículo completo en Business Insider.

Otros artículos interesantes:

"Necesitamos cohetes más avanzados": la solución de Elon Musk ante una hipotética crisis por el impacto de un asteroide en la Tierra

Activado el plan de defensa planetaria: los astrónomos hacen un llamamiento para observar el asteroide Apophis, que rozará la Tierra en 2029 y 2068

La NASA ya tiene fecha para el posible impacto de un asteroide "potencialmente peligroso" contra la Tierra