Por qué el teletrabajo no sustituirá del todo el trabajo presencial, según la responsable de uno de los principales fondos que invierten en oficinas

  • Leticia Ponz, vicepresidenta de Wires y responsable de Union Investment en España, Portugal y México, ha asegurado en el XV Smart Business Meeting que las oficinas van a ser completamente diferentes tras la pandemia.
  • Sin embargo, prevé que el teletrabajo no sustituirá por completo al trabajo presencial, aunque precisa que su impacto será diferente en cada empresa y sector y que poca gente pueden permitirse un espacio adecuado de trabajo en su casa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Cintillo patrocinio Havas

El teletrabajo ha recibido un impulso espectacular durante la pandemia de coronavirus, permitiendo que mantuviesen su actividad muchas empresas y sectores donde es posible trabajar en remoto y elevando hasta máximos históricos el porcentaje de trabajadores que habían trasladado su oficina a su domicilio, que se disparó del 5% en 2019 al 34% en junio de 2020.

Sin embargo, este despegue del teletrabajo no ha estado exento de consecuencias negativas, con un 54% de los españoles reconociendo que su jornada laboral había aumentado al cambiar su oficina por su hogar y otro 60% asegurando que no estaban cobrando sus horas extra, lo que ha puesto a prueba la conciliación entre la vida profesional y personal, especialmente entre las mujeres, y ha incrementado la desigualdad laboral.

Así han implantado las empresas el teletrabajo en España durante el confinamiento: EY, ING y Liberty Seguros explican qué cambiará tras la pandemia

Ante este impacto, el Consejo de Ministro aprobó en septiembre la Ley de Trabajo a Distancia para regular sus condiciones, dado que el empleo en remoto ya alcanza a entre un 80% y un 90% de los puestos de trabajo que es posible desempeñar desde casa, según aseguró a Business Insider España el director ejecutivo de Page Personnel Domènec Gilabert, y a que cada vez más voces prevén que el teletrabajo ha llegado para quedarse, como ha asegurado la presidenta de IBM, Ginny Rometty.

Precisamente, la nueva realidad de las oficinas y las residencias particulares en un entorno de teletrabajo ha sido uno de los temas analizados durante el XV Smart Business Meeting, dedicado a los retos y transformaciones que afronta el sector inmobiliario tras la crisis del coronavirus, en el que también se debatió sobre el impacto del trabajo en remoto en el sector inmobiliario, el comercio y las ciudades y acerca del futuro del trabajo presencial.

Más flexibilidad en las oficinas, pero el trabajo presencial no desaparecerá

"Las oficinas van a ser completamente diferentes", afirma Leticia Ponz, vicepresidenta de Wires y responsable en España, Portugal y México de Union Investment, un fondo alemán centrado mayoritariamente en el sector inmobiliario. En su opinión, los puestos personales de cada trabajador en la oficina no volverán, destacando que esta tendencia "ya había desaparecido de grandes corporaciones como Microsoft, Siemens y muchas otras grandes empresas" antes de la pandemia.

Ponz explica que la desaparición de puestos y despachos personales comenzó a producirse tras la pasada crisis con el surgimiento de las oficinas flexibles, por lo que considera que esta tendencia no es nueva, comparándola con el overbooking en los aviones. "Si tengo 500 empleados, entre los que están enfermos, de viaje o in house en otra empresa, para esos 500 empleados necesito 400 puestos; esto ya se estaba haciendo antes de la pandemia", añade.

Leticia Ponz, vicepresidenta de Wires y responsable de Union Investment en España, Portugal y México

Business Insider España

Además, la responsable de Union Investment destaca la importancia de la flexibilidad por parte de los responsables de las empresas. "Es el board y los directivos los que tienen que tener este cambio en la mentalidad, los empleados ya lo tenían, pero nuestros jefes en general no nos dejaban; ahora hemos demostrado que todo el mundo ha podido ir a su casa y las empresas no se han hundido porque los empleados no trabajaran", detalla.

No obstante, Leticia Ponz reconoce que el esfuerzo de los teletrabajadores durante la pandemia se deben también a la preocupación generalizada por perder el empleo, por lo que prevé que la implantación del teletrabajo no será total ni afectará por igual a todo el tejido empresarial, dado que su desarrollo dependerá del sector, la empresa, los directivos que la gestionan o las tareas del trabajador, como en el caso de comerciales o desarrolladores.

"No va a ser que todos los empleados van a trabajar 3 días desde casa, sino que habrá empleados que no van a ir nunca o una vez al mes y otros que tendrán que seguir yendo todos los días, va a depender mucho del tipo de actividad", asegura Ponz, destacando que las estadísticas revelan que la gente joven quiere trabajar en grandes consultoras, en las que la gente trabaja presencialmente para mejorar su curva de aprendizaje, especialmente en los 2 primeros años.

El teletrabajo resta visibilidad a las mujeres y diversidad a las empresas

Esa búsqueda de la presencialidad se debe a que el teletrabajo limita la visibilidad respecto a los jefes, un fenómeno que la vicepresidenta de Wires afirma que afecta en mayor medida a las trabajadoras. "A la mujer creo que le va a restar visibilidad, no solo en el sector inmobiliario sino en otros, porque al final el hecho de trabajar desde casa hace que te cargues más con el peso de los niños, de las tareas, que te tengas que organizar mejor y que haya mujeres que han dado un paso atrás", explica.

Leticia Ponz detalla que conoce personalmente varios casos de mujeres que han tomado la decisión de quedarse en casa para asumir las cargas familiares y, por ello, considera que las empresas deberán redoblar sus esfuerzos en materia de diversidad y criterios ESG ante las mayores dificultades de conciliación, visibilidad y promoción profesional para las mujeres que teletrabajen. 

Además, Ponz destaca las dificultades para contar con espacios de trabajo adecuados para teletrabajar  en la mayoría de las casas, dado que en muchas ocasiones requiere de una habitación extra que emplear como despacho para evitar instalar la oficina en el salón de la vivienda. "Cada vez tienes menos despachos, y tener una habitación más como despacho es estupendo, pero ¿quién se la va a poder pagar?", afirma.

Por su parte, el CEO de Aedas Homes, David Martínez, coincide con esta afirmación. "Las viviendas no están preparadas para que trabajemos los 2 miembros de la pareja y tengan un espacio donde poder trabajar a gusto", asegura, destacando que las viviendas no están preparadas hoy por hoy para el teletrabajo, lo que está elevando la demanda de viviendas más grandes, que a su vez son más caras.

"No creo que cambiemos significativamente el uso de oficinas respecto a lo que tenemos hoy, es verdad que contrataremos más espacios, que serán oficinas más amplias, con más amenities, y es verdad que tendremos casas más amplias, pero seguiremos yendo a la oficina, porque al final es importante relacionarse y lo necesitamos", recalca Martínez.

El impacto del teletrabajo en el comercio, las ciudades y el sector inmobiliario

Respecto a cómo ha reaccionado a la pandemia el segmento inmobiliario de oficinas, Leticia Ponz reconoce que no esperaba fueran a verse tan perjudicadas por la pandemia, destacando que prepararon la vuelta segura al trabajo presencial desde el mismo mes de marzo de 2020. "Lo que pasó es que la pandemia siguió y las oficinas pasaron a ser también un sector muy afectado, como lo estaban siendo los hoteles, comercios, restaurantes", añade.

La responsable en España, Portugal y México de Union Investment asegura que la mayoría de trabajadores aún no han vuelto a las oficinas. "Hay ocupaciones medias de edificios de un 5% o 10%, que da una imagen de lo que ha pasado, y cuando se vuelva a la oficina cuando todos estemos vacunados, tampoco va a volver el 100% de los empleados, empezará volviendo un 30%, que era lo que esperábamos en junio del año pasado, pero se va a producir probablemente este julio", explica.

No obstante, Ponz señala que existen muchas diferencias según el tipo de arrendatario y la actividad que desarrolle, con actividades esenciales que volvieron casi inmediatamente y con empresas intentando renegociar sus arrendamientos, aunque destaca que no tanto en España, donde asegura que el comportamiento más racional, sino en México, y pidiendo más flexibilidad a los patrimonialistas, que reconoce que hasta ahora no eran partidarios para no dañar su rentabilidad.

Además, Leticia Ponz afirma que hay empresas que están creciendo y han contratado más espacio de oficinas para garantizar la seguridad de sus empleados cuando regresen a las oficinas, un fenómeno que asegura que se está dando más en empresas tecnológicas, que mantienen el número de puestos y una nueva organización, con más espacio entre puestos y una utilización más versátil de esos espacios.

Por otra parte, la vicepresidenta de Wires destaca la relación entre oficina, ciudad y comercio minorista de calle. "El impacto de no volver a las oficinas no es solo en el mundo de las oficinas, ese impacto afecta a transporte, a ciudad, a servicios", explica Ponz, que pide valorar los efectos económicos en el entorno urbano de la persistencia del teletrabajo.

Otros artículos interesantes:

El coronavirus ha supuesto un espaldarazo definitivo para el teletrabajo: apenas un 5% de los españoles trabajaba desde casa en 2019, frente al 34% que asegura hacerlo en la actualidad

3 horas extra de teletrabajo ponen a prueba la conciliación diaria de lo profesional y lo personal durante la cuarentena

Los 9 empleos mejor pagados para teletrabajar que se mantendrán después de la pandemia