Pasar al contenido principal

Estamos entrando en la temporada de resultados más importante de los últimos tiempos, y el destino de los mercados está en juego

We're entering the most important earnings season in recent memory, and the fate of the stock market hangs in the balance
Reuters / Brendan McDermid
  • La temporada de resultados trimestrales está a punto de comenzar y podría resultar decisiva para dictar el futuro de las bolsas.
  • Un reciente repunte de la volatilidad en los mercados ha creado un entorno de beneficios incierto e inestable que podría dar lugar a movimientos más bruscos de lo habitual.
  • Describimos por qué es la temporada de resultados más importante de los últimos tiempos y discutimos sobre lo que está en juego.

La temporada de resultados siempre es un momento crucial para los inversores. Les ofrece un vistazo inusual al interior de las compañías de las que compran y venden títulos. Y quizás lo más importante: constituye una oportunidad para aprovecharse de oscilaciones de precios más abruptas de lo habitual.

Sin embargo el período sobre el que se van a reportar resultados a partir de esta semana tiene una importancia aún mayor. De hecho, a la vista de lo que ha sucedido a lo largo de los últimos meses y de lo que está en juego, no resulta exagerado decir que es la temporada de resultados más crítica de los últimos años.

Esto se debe en buena medida a la desaceleración del crecimiento de las ganancias que tanto Wall Street como otras bolsas mundiales y, con ellas, algunas de las empresas más grandes del mundo, están indicando. Como prueba de ello basta con echar un vistazo a los anuncios a inversores emitidos a lo largo de las últimas semanas y el drástico efecto que ha tenido en los precios de las acciones.

A principios de enero Apple anticipó lo que parece será un trimestre complicado al reducir su previsión de ventas. Recientemente ha hecho lo propio otro gigante como American Airlines, haciendo ajustes similares a la baja tanto en ingresos como en ganancias trimestrales y anuales.

En Estados Unidos hay algunas cadenas minoristas importantes, como Macy's o Kohl's, que una temporada navideña floja pesaría sobre las ganancias del cuarto trimestre de 2018. 

La situación es similar en el IBEX 35: a pesar de los últimos repuntes el índice madrileño se sitúa por debajo de los 9.000 puntos, lejísimos de los casi 10.500 puntos que marcaba a estas alturas el año pasado.

Leer más: 5 razones por las que la economía mundial se desacelerará y afectará a las bolsas

Todos estos hechos le están diciendo a los inversores que estas grandes empresas —y los índices sobre los que ejercen una gran influencia— se encuentran en una posición vulnerable actualmente. Y, como es lógico, cada uno de los anuncios mencionados anteriormente ha tenido un enorme impacto en los mercados, especialmente las noticias sobre Apple.

La forma en la que se desarrolle la temporada de resultados podría tener importantes implicaciones para los mercados a corto, medio y largo plazo. Muchas empresas se están adelantando a unos informes poco alentadores y están absorbiendo el golpe de la pérdida de acciones poco a poco al emitir un preaviso sobre ajuste de resultados. Pero, ¿qué pasará si sus ingresos son todavía peores de lo esperado? ¿Y se esa debilidad está más extendida de lo que se cree?

Ambas son preguntas que los inversores se van a plantear a medida que comiencen a presentarse resultados. Y sus respuestas contribuirán en gran medida a determinar la forma en la que los mercados respondan en el futuro.

Dicho todo esto existen tres razones por las que la presente temporada de resultados está adquiriendo una importancia trascendental.

#1 — Acabamos de tener el susto de un mercado bajista

El S&P500, uno de los índices bursátiles más importantes de los Estados Unidos, cerró la víspera de Navidad con un retroceso del 0,9%, constituyendo un batacazo histórico en un contexto de ciclo alcista que al otro lado del Atlántico solo había dado algunos tímidos síntomas de agotamiento. De hecho, la severidad de esa caída sorprendió incluso a los más pesimistas de Wall Street, cuyos modelos no planeaban unas ventas tan agresivas para un período tan corto de tiempo.

La sacudida golpeó también con virulencia al IBEX 35, que tocó un mínimo que no se veía desde hacía más de dos años.

Leer más: Por qué lo peor está aún por llegar en los mercados, según los analistas

Y aunque los mercados han repuntado en mayor o menor medida a lo largo de las últimas semanas ese desplome psicológico todavía está en el aire. Los inversores pudieron comprobar de primera mano cómo se vive un fuerte desplome del mercado en Estados Unidos y eso va a seguir en la memoria de todos durante la presente temporada de resultados.

Si una serie de números clave se presentan por debajo de lo esperado no existen garantías de que la bolsa estadounidense reaccionará de una manera menos severa. Es totalmente posible que los inversores, con todo esto en mente, vendan en primer lugar y luego hagan preguntas.

#2 — Algunos expertos esperan una recesión en el crecimiento de los beneficios

La desafortunada realidad de que el crecimiento de los beneficios se disparó tanto en 2018 fue que se produjo justo después de la reforma tributaria en los Estados Unidos. Dado que ese efecto positivo solo proporcionó un impulso temporal a los resultados finales de las empresas, el riesgo ahora es que los inversores vean cómo se reducen sus beneficios y vendan las acciones de las empresas afectadas.

Para complicar todavía más las cosas, el mercado está fijando los precios en una caída mucho mayor de los beneficios de lo que esperan los expertos de Wall Street. Esto es significativo porque cualquier tipo de capitulación por parte de los analistas podría hacer que los operados bursátiles devaluaran todavía más las acciones.

Leer más: Este analista experto en tecnológicas prevé que Apple caerá en bolsa más de un 25% en 2019

Al fin y al cabo si el mercado es tan negativo en relación a los beneficios en un momento en el que Wall Street sigue viviendo en un ciclo optimista es imposible saber hasta dónde podría llegar la fiebre de ventas si esos pronósticos de los analistas se cumplen.

El siguiente gráfico muestra cómo los expertos de Wall Street siguen siendo relativamente optimistas sobre el crecimiento de los beneficios.

We're entering the most important earnings season in recent memory, and the fate of the stock market hangs in the balance
Business Insider / Joe Ciolli, data from Bloomberg

#3 — La guerra comercial sigue siendo un comodín

Si pensabas que la guerra comercial de Donald Trump con China estaría superada cuando se iniciara la temporada de resultados la realidad ha demostrado que estabas equivocado. Eso significa malas noticias no sólo para las compañías que reportarán números discretos en el extranjero para este período, sino también para las perspectivas de futuros ingresos para las empresas que están expuestas internacionalmente.

Leer más: Los 5 aspectos macro que determinarán las expectativas económicas y de mercados para 2019

Por ejemplo, como parte de su pronóstico de ingresos reducidos, Apple ha citado la guerra comercial como un obstáculo para sus negocios fuera de Estados Unidos. Es una preocupación que seguirá apareciendo para las empresas que están de un modo u otro ligadas íntimamente a China.

Así que los inversores deben preguntarse: ¿Vale la pena seguir teniendo acciones de empresas expuestas a China cuando no se vislumbra una resolución de la guerra comercial? En última instancia, la forma en la que respondan a esa pregunta tendrá un gran impacto en la forma en la que actúen los mercados en las próximas semanas.

Y además