Pasar al contenido principal

"Un nuevo comienzo después de una década perdida": por qué la tendencia al alza de las acciones chinas puede ser diferente

Las acciones de las tecnológicas chinas se disparan después de que Pekín haya aceptado sentarse a negociar con EE.UU. [RE]
  • Las acciones chinas han sido una mala inversión durante los últimos años. Sin embargo, esta situación podría estar a punto de cambiar.
  • Todos los índices del país han subido más de un 20% respecto a los mínimos que habían marcado recientemente, lo que les coloca técnicamente en un mercado alcista.
  • Las grandes ganancias intradía son frecuentes, los volúmenes de operaciones se incrementan y la deuda marginal comienza a crecer, lo que se parece a los primeros días de la oleada alcista que vivieron las acciones chinas desde 2014.
  • Esa oleada alcista se desplomó de forma espectacular un año después. Sin embargo, Nikko Asset Management considera que este mercado alcista es diferente y podría ser "un nuevo comienzo tras una década perdida".

Tras unos años duros, las perspectivas de las acciones chinas comienzan a mejorar. Debido a la relajación de las tensiones comerciales entre China y EE.UU. y a los estímulos fiscales y monetarios aplicados por el Gobierno, las acciones chinas han despegado en los últimos meses, con todos los índices del país (excluyendo los de Hong Kong y Taiwan) experimentando subidas por encima del 20%.

Sí, es el retorno del mercado alcista para las acciones chinas. Las grandes ganancias son a menudo frecuentes, los volúmenes de operaciones aumentan y la deuda marginal está remontando, lo que se parece a los primeros días del mercado alcista de 2014, en los que el índice de referencia Shanghai Composite Index despegó más de un 160% en poco más de un año.

Como señalaron en aquel momento muchos observadores, ese mercado alcista parecía un poco insostenible, más parecido a una fiebre compradora respaldada por el Gobierno que estaba destinada a pinchar. El impulso, en lugar de los fundamentales, estaba claramente llevando las riendas.

Al final, la burbuja no solo se desinfló, sino que estalló de forma sonada, dejando a los legisladores y a las autoridades, incluyendo a la policía, la responsabilidad de tomar medidas extraordinarias que intentasen frenar la debacle.

Leer más: 3 gráficos que alertan sobre el frenazo económico de China y cómo puede afectar a los mercados

¿A alguien le suenan los arrestos de vendedores en corto? ¿O hacer que los universitarios cantasen consignas alabando los méritos de invertir en bolsa? Esas fueron solo algunas de las historias más llamativas que se escucharon en aquel momento.

Desde entonces, las acciones chinas han dado muy mal resultado, especialmente el año pasado, cayendo en un mercado bajista o en un mercado bajista dentro de otro, según a quién le preguntes. Más allá de cuestiones semánticas, ha sido una racha terrible para los inversores en la bolsa china. Y hasta hace poco, era así.

Con las acciones chinas subiendo el nivel, muchos se preguntan si esto es solo el comienzo de otro ciclo de auge y caída, como tantas otras veces se ha visto en el pasado. Aunque las opiniones difieren, Truman Du y Rob Mann, gestores de carteras en Nikko Asset Management, consideran que esta vez el rally alcista es diferente.

Defienden que las subidas serán sostenibles en esta ocasión, en parte gracias a otra burbuja de activos que existe en China, la del mercado inmobiliario. "Creemos que las acciones chinas, que han rebotado con fuerza últimamente, podrían seguir subiendo sobre una base sostenible", aseguraron en un informe, añadiendo que "hay diversas razones que podrían provocar una reclasificación en esos activos".

Leer más: Las diez mayores inversiones de China en empresas europeas en 2018

"En primer lugar, la burbuja inmobiliaria china podría estar a punto de llegar a su punto álgido. Los principales líderes chinos entendieron los peligros del aumento sin control de los precios hace dos años y desde entonces se han esforzado por gestionar los precios inmobiliarios con más cuidado. "Si el enfriamiento del candente mercado inmobiliario de China tiene éxito, los recursos del gobierno y el capital de las familias abandonarán gradualmente el sector inmobiliario".

Por lo tanto, un cambio potencial de las propiedades a las acciones podría impulsar los mercados aún más alto. Sin embargo, esto ya ha sucedido antes; entonces, ¿qué hace que esta vez sea diferente? Du y Mann dicen que este no es el único factor que está favoreciendo a las acciones. Y de nuevo, está vinculado a dos áreas por las que China es conocida: altos niveles de endeudamiento e inversiones improductivas o innecesarias.

Sobre esto último, Nikko asegura que el atracón de deuda de China para espolear su crecimiento económico es "poco probable que continúe", lo que significa que el país deberá depender más de la inversión directa, a través de sus mercados de renta variable y fija, para "financiar sus empresas y sus iniciativas de crecimiento económico".

Leer más: La monstruosa burbuja de deuda que avivó el fuerte crecimiento de China y de los países emergentes "podría haber estallado"

"Eso será muy positivo para el mercado de activos chino", afirman Du y Mann. También consideran que no es probable que continúe la sobreinversión en sectores específicos, generando más vientos de cola para las acciones. "Pequeñas cantidades de capital deberían ofrecer mayores retornos, especialmente porque las autoridades están incentivando el crédito hacia el sector privado", aseguran.

"Una mentalidad emprendedora en una economía en fuerte crecimiento sin competencia irracional es una combinación muy positiva para los mercados de valores". 

Y mientras que los inversores minoristas han impulsado ciclos de auge y caída en el pasado, Nikko señala que la apertura de los mercados financieros chinos, al permitir que participen los inversores extranjeros, debería hacer que los mercados chinos "maduren y se negocien en línea con los fundamentales", un resultado que consideran que ayudará a "reducir la volatilidad y permitir que las buenas empresas se superen a sí mismas".

Junto a un cambio por parte de los legisladores hacia un modelo económico más sostenible, y a la probabilidad de que las empresas chinas tengan un acceso más fácil para obtener fondos de capital desde la propia China, Du y Mann destacan que esto podría ser "un nuevo comienzo después de una década perdida" para las acciones chinas.

"Es por eso que confiamos en que los rendimientos de las acciones de China serán mucho mejores en el futuro después de un rendimiento inferior en la última década", afirman.