Los pacientes de infarto que presentan síntomas distintos al dolor de pecho tienen menos posibilidades de recibir tratamiento de emergencia y mayor riesgo de fallecer, según un estudio

Un equipo de Germans Trias trata el primer paciente con un nuevo bioimplante para reparar el tejido del corazón después de un infarto
Hospital Germans Trias
  • Un estudio danés ha encontrado que 1 de cada 4 infartos de miocardio presenta síntomas distintos al dolor de pecho. El más común los problemas respiratorios.
  • Para ello analizaron las llamadas por un diagnóstico de ataque cardíaco realizadas a dos líneas de teléfono de Dinamarca: una de emergencias y otra de ayuda 24 horas.
  • La muerte dentro de los 30 días posterior al diagnóstico fue más de 3 veces superior en aquellos con síntomas atípicos en comparación con los que mostraron dolor en el pecho. Los pacientes con síntomas atípicos también recibieron en menor porcentaje el envío de una ambulancia tras la llamada.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Llevarse la mano al corazón es un gesto que irremediablemente hace pensar en un ataque cardíaco.

Pero aunque se tienda a vincular el dolor agudo en el pecho como señal reconocible de esta seria afección, lo cierto es que no es la única.

Es más, en mujeres este dolor opresivo en el pecho, que suele irradiarse hacia brazo izquierdo ni siquiera se coloca como síntoma principal de un infarto de miocardio. 

Existe, incluso la posibilidad, tanto en hombres como en mujeres,  de que esta pérdida de irrigación sanguínea del músculo cardiaco se dé sin sintomatologia alguna.

Siendo las enfermedades cardiovasculares la primera causa de muerte tanto a nivel mundial como en España, resulta de vital importancia conocer los distintos síntomas que pueden indicar que se está sufriendo un infarto. De lo contrario se corre el riesgo de no tratarlo con la urgencia necesaria.

Síntomas de que estás sufriendo un infarto: ¿sabías que son distintos en mujeres y hombres?

En línea con esto una reciente investigación ha encontrado que 1 de 4 ataque cardíacos presenta síntomas atípicos como fatiga generalizada, dificultad para respirar o dolor abdominal.

Asimismo, el estudio realizado por investigadores daneses apunta que aquellos pacientes que experimentan sintomatología diferente a al clásico dolor en el pecho  al sufrir un infarto tienen más probabilidades de no recibir tratamiento de urgencia e incluso de morir.

Los problemas respiratorios son el segundo síntoma más frecuente de los infartos, según el estudio

Una mujer es atendida por problemas en el corazón.

El estudio, publicado el pasado 6 de mayo en European Heart Journal-Acute Cardiovascular Care, analizó la relación entre la presencia de síntomas de un infarto de miocardio y la posibilidad de recibir asistencia de emergencia y la mortalidad en los 30 días siguientes.

Para ello los investigadores examinaron llamadas relacionadas con esta afección a dos teléfonos disponibles en Dinamarca (una línea de ayuda médica las 24 horas y a un número de emergencia), entre los años 2014 y 2018. 

De las 8.336 llamadas identificadas con diagnósticos de ataque cardíaco dentro de los tres días posteriores a la llamada, el dolor de pecho fue el síntoma principal, identificado en un 72% de los pacientes. Pero el 24% de ellos mostraron síntomas atípicos entre los que se incluyen problemas respiratorios, problemas poco claros, síntomas del sistema nervioso central, abdomen, espalda urinarios, otros síntomas cardíacos y otras señales atípicas. De entre todos estos, los problemas respiratorios se colocan como el síntoma más frecuente después del dolor en el pecho.

En concreto el dolor torácico fue el síntoma más frecuente entre hombres de 30 a 59 años que recurrieron al número de emergencia, mientras que fue el síntoma menos percibido en las mujeres mayores de 79 años, quienes llamaron a la línea de ayuda menos urgente.

Un ataque cardíaco silencioso puede ser tan peligroso como uno normal: así se reconocen los síntomas

"Los síntomas atípicos fueron más comunes entre las personas mayores, especialmente las mujeres, que llamaron a una línea que no era de emergencia para obtener ayuda", explica la autora principal del estudio , Amalie Lykkemark Møller del Hospital Nordsjællands en Hillerød, (Dinamarca) en una nota de prensa en la Europeas Society of Cardiology. "Esto sugiere que los pacientes no sabían que sus síntomas requerían atención urgente". 

Los pacientes de síntomas distintos al dolor de pecho llamaron menos a la línea de emergencia

Las conclusiones del estudio muestran que los pacientes de infarto de miocardio que presentan síntomas atípicos tienen menos posibilidades de recibir un tratamiento de emergencia tras solicitar ayuda telefónica.

Así, entre los pacientes que mostraron dolor en el pecho, el 95% de las llamadas de emergencia y el 76%  de las llamadas a la línea de ayuda recibieron un envío médico de emergencia. 

Para los síntomas atípicos, el 62% de las llamadas a la línea de emergencias lograron el envío de una ambulancia; porcentaje que descendió hasta el 17% para aquellos que llamaron a la línea de ayuda.

“Tomados en conjunto, nuestros resultados muestran que los pacientes con ataque cardíaco y dolor en el pecho tenían tres veces más probabilidades de recibir una ambulancia de emergencia que aquellos con otros síntomas. Las personas con síntomas atípicos llamaron más a menudo a la línea de ayuda, lo que podría indicar que sus síntomas eran más leves o que no eran conscientes de la gravedad. Los síntomas vagos pueden contribuir a que el personal de salud los malinterprete como benignos ", advierte Møller en nota de prensa.

En cuanto a la mortalidad, (tras tener en cuenta variables como la edad, el sexo, la educación, y afecciones médicas previas), las tasas de fallecimiento 30 días después de la llamada eran del 4,3% para los pacientes con dolor torácico y del 15,6% para los que mostraron síntomas atípicos. 

A tenor de estas evidencias, y a pesar de que los problemas respiratorios o la fatiga generalizada pueden ser síntomas comunes de otras afecciones, los autores del estudio remarcan la importancia de tener en mente la posibilidad de un infarto si se experimenta estos síntomas, para evitar desenlaces fatales.

"Esperamos que nuestro estudio mejore la conciencia, especialmente entre los pacientes mayores y los profesionales de la salud, de que [estos síntomas ] podría ser un ataque cardíaco”, afirma la investigadora.

Otros artículos interesantes:

15 comidas que pueden causarte enfermedades cardíacas

La sauna puede reducir el riesgo de sufrir un infarto hasta en un 60%

La elevada factura médica que supone sufrir un infarto (y otros problemas de salud) en Estados Unidos

Te recomendamos