Este podría ser el tercer pilar para adelgazar más allá de la dieta y el ejercicio, según un experto

Running fast
iStock
  • Mucha gente opina que comer bien y hacer ejercicio es todo lo que necesitamos para estar sanos.
  • No obstante, hay una teoría que sugiere que el estrés ambiental sería el tercer pilar necesario para mantenernos del todo en forma.
  • Según esta opinión, acciones como la de sumergirnos en agua muy fría, podrían tener beneficios para nuestra salud.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La mayoría sabemos que para estar sanos, necesitamos comer bien y hacer ejercicio.

No obstante, centrarse solo en esas 2 cosas puede no ser suficiente, según una teoría investigada (y llevada a la práctica) por el periodista y antropólogo Scott Carney en su reciente libro What Doesn't Kill Us: How Freezing Water, Extreme Altitude, and Environmental Conditioning Will Renew Our Lost Evolutionary Strength.

Esta teoría sugiere que, junto a la dieta y el ejercicio, tu cuerpo puede necesitar sufrir algo de estrés ambiental (como la exposición a temperaturas frías y calientes), si quieres alcanzar tu máximo potencial. Después de todo, los humanos no han tenido aire acondicionado ni calefacción para protegerse de las condiciones extremas durante la mayor parte de su existencia.

Leer más: Perder peso sin hacer dieta, según la ciencia: 11 trucos que recomiendan los expertos

La lógica detrás de esta idea es similar a las explicaciones de por qué necesitas comer alimentos saludables y hacer ejercicio. La naturaleza es brutal y se evoluciona para sobrevivir en un mundo duro, aunque actualmente la tecnología moderna te protege de esos desafíos físicos.

Las personas están hechas para moverse y correr; ser sedentario conduce a una mayor probabilidad de sufrir enfermedades cardíacas, cáncer y diabetes, muchas de las causas más comunes de muerte en el mundo moderno. Por otro lado, los cuerpos prosperan cuando toman alimentos naturales similares a los que se podrían cultivar y encontrar en la naturaleza; experimentan consecuencias negativas cuando consumen demasiados alimentos procesados. Buscan azúcar y grasa debido a su alto contenido calórico, pero esos alimentos se han vuelto tan accesibles que se consumen de una forma poco saludable.

"Los humanos anatómicamente modernos han vivido en el planeta durante casi 200.000 años. Eso significa que tu compañero de oficina [...] tiene prácticamente el mismo cuerpo que el hombre prehistórico de las cavernas que fabricaba puntas de lanza con pedernal para cazar antílopes. Para llegar de allí a aquí, los humanos enfrentamos innumerables desafíos mientras huíamos de los depredadores, nos congelábamos en las tormentas de nieve, buscábamos refugio de la lluvia, cazábamos y recolectábamos nuestra comida y seguíamos respirando a pesar del calor sofocante. Hasta hace muy poco, nunca hubo un momento en el que se pudiera dar por sentada la comodidad: siempre hubo un equilibrio entre el esfuerzo que invertimos y el tiempo de inactividad que ganamos. Durante la mayor parte de ese tiempo, logramos estas hazañas sin siquiera una pizca de lo que hoy en día cualquiera consideraría tecnología moderna. En aquellos tiempos, teníamos que ser fuertes para sobrevivir".

Y aunque las comodidades actuales resultan placenteras, Carney cree que probablemente no sean saludables. “Sin un desafío que superar, una frontera que presionar o una amenaza de la que huir, los humanos de este milenio están sobrecargados, recalentados y subestimulados”, escribe.

Por supuesto, hay algunas salvedades importantes en esa teoría. La tecnología moderna ayuda a evitar morir congelados en invierno y permite seguir siendo productivos durante los días más calurosos del verano.

Pero hay otros que piensan que muchas de las luchas actuales con la salud física y mental tienen que ver con la facilidad de la vida moderna. La ansiedad, por ejemplo, es uno de los problemas de salud mental más comunes que enfrentan las personas en la actualidad, pero algunos investigadores creen que puede ser una adaptación evolutiva que se ha salido de control. La ansiedad puede ser parte de nuestra respuesta de "lucha o huida", lo que ayuda a mantenerse vivo en situaciones peligrosas. Sin embargo, debido a que ya no se teme a los depredadores y otras amenazas, puede aparecer cuando hay que dar un discurso o invitar a salir a alguien.

Rodale

En su libro, Carney investiga la idea de que incorporar algunos desafíos ambientales en la rutina podría generar beneficios para la salud. Se embarca en un viaje para ver si el "acondicionamiento ambiental", guiado por el holandés Wim Hof, que se conoce con el apodo de "Hombre de hielo", puede ayudarlo a desbloquear nuevos niveles de condición física.

Hof es un defensor (y practicante) de un método de transformación física que combina la exposición ambiental, principalmente en el frío, con técnicas de respiración consciente para tratar de obtener más control sobre las reacciones físicas naturalmente involuntarias. Afirma que hacerlo no solo puede fortalecer el cuerpo de maneras que van más allá de lo que puede lograr el ejercicio, sino también que este tipo de técnicas pueden ayudar a las personas a superar lesiones y enfermedades.

Leer más: Estas mascarillas homologadas son las mejores para hacer deporte sin ahogarte

Es difícil saber hasta qué punto es aceptable la teoría de Hof. Por un lado, es atractivo para aquellos que creen que una vida casi siempre cómoda probablemente no sea lo suficientemente desafiante físicamente. Y parece tener algunos beneficios para la salud observados: Carney relata una serie de anécdotas en las que los estudiantes del método Wim Hof ​​experimentan alivio de lesiones o síntomas de la enfermedad de Parkinson y Crohn. Algunos estudios científicos incluso han verificado de forma independiente algunas afirmaciones de Hof, incluido que un método de inmersión en frío y respiración consciente puede dar a las personas cierta capacidad para activar o inhibir voluntariamente su sistema inmunológico.

Al mismo tiempo, es posible que todo o parte del dolor y el alivio de los síntomas que han experimentado los aprendices de Hof se deba al efecto placebo, algo que Carney reconoce fácilmente.

Exención de responsabilidad del libro de Carney.Exención de responsabilidad del libro de Carney.
Exención de responsabilidad del libro de Carney.
Kevin Loria/Business Insider

También vale la pena señalar que algunas de las cosas que hizo Hof (nadar en agua helada, por ejemplo) casi lo matan y han matado a otras personas que intentaron replicar sus hazañas. El libro de Carney comienza con una advertencia seria que indica a los lectores que no intenten estos métodos sin la aprobación de un médico y sin una formación y preparación serias. Incluso entonces, dice que "los lectores deben ser conscientes de que estas prácticas son intrínsecamente peligrosas y podrían desembocar en daños graves o la muerte".

Dejando a un lado el peligro, atletas como el legendario surfista Laird Hamilton, con quien Carney entrena mientras se embarca en su investigación, citan los métodos de Hof como influyentes. También hay datos prometedores que sugieren que la exposición al frío podría desempeñar un papel en la pérdida de peso y ayudar a contrarrestar los efectos de la diabetes.

La idea de que es posible controlar las respuestas físicas aparentemente involuntarias no se limita al trabajo de Hof; también se ha descubierto que personas como el nadador Lewis Pugh y ciertos monjes ejercen algo de control sobre su temperatura corporal interna, una habilidad aparentemente sobrehumana.

La cuestión es si esas habilidades se pueden enseñar y aprender. Hof cree que sí, y aunque Carney deja margen para el escepticismo, también parece convencido.

“Todo lo que necesitas hacer es salir un poco de tu zona de confort y probar algo fuera de lo común. Intenta encontrar consuelo en el frío", escribe.

LEER TAMBIÉN: 14 aberraciones que deberías evitar cuando salgas a hacer ejercicio en medio del confinamiento

LEER TAMBIÉN: 15 creencias sobre fitness y el ejercicio físico que son completamente falsas

LEER TAMBIÉN: Adiós al mito: sudar mucho durante el ejercicio físico podría significar que estás en mejor forma física, según una experta en sudoración

VER AHORA: Los 4 consejos del CEO de LinkedIn España para buscar trabajo en tiempos de coronavirus

    Más:

  1. Listas
  2. Ejercicio
  3. Fitness
  4. Alimentación