Los refrescos sin azúcar pueden tener un efecto inverso y disparar el apetito y los antojos

personas comiendo, refrescos
Getty
  • Los refrescos sin azúcar podrían llevarte a engordar al incrementar tu sensación de hambre.
  • Las bebidas que contienen el edulcorante artificial sucralosa pueden aumentar los antojos y el apetito en mujeres y las personas obesas, según un estudio de la Escuela de Medicina Keck de la USC.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si quieres perder peso el camino a seguir no está en los refrescos light.

No solo la ciencia ha sugerido que estas bebidas no siempre son una alternativa más saludable a la versión "normal",  a pesar de contener menos azúcares y calorías.

Además los refrescos sin azúcar podrían incrementar el apetito y hacer comer más, al menos en mujeres y personas obesas, según ha encontrado una investigación reciente del Keck School of Medicine de la Universidad del Sur California (USC).

A pesar de su popularidad, las consecuencias para la salud de los edulcorantes artificiales todavía no están muy claras, sin un consenso sobre cómo impactan en el metabolismo de la glucosa, el peso corporal o la saciedad.

En este marco, los investigadores examinaron los efectos de un edulcorante artificial, también llamado edulcorante no nutritivo (NNS), sobre la actividad cerebral y las respuestas del apetito en diferentes segmentos de la población. Publicado en JAMA Network Open, el estudio se coloca como uno de los más grandes hasta la fecha en este campo.

Para ello se estudiaron a 74 participantes que, durante el transcurso de 3 visitas, consumieron 300 mililitros de una bebida endulzada con sacarosa (azúcar de mesa), una bebida endulzada con sucralosa NNS o agua como control. 

En las 2 horas siguientes, los investigadores midieron la activación de las regiones del cerebro responsables del apetito y los antojos de comida en respuesta a imágenes de alimentos ricos en calorías como una hamburguesa o un dónut. Para lo que utilizaron una técnica de imagen llamada resonancia magnética funcional (fMRI). 

Asimismo analizaron los niveles de glucosa (azúcar en sangre), insulina y de otras hormonas metabólicas en la sangre. Por último calcularon la cantidad de alimentos consumidos en un bufé de  que se proporcionó al final de cada sesión. 

El grupo de estudio estaba compuesto por un número igual de hombres y mujeres con de peso saludable, sobrepeso u obesos, para poder explorar las posibles diferencias entre los distintos grupos de población.

En mujeres y personas con obesidad aumentaron el apetito y disminuyeron los niveles de hormonas encargadas de la sensación de saciedad

Los estudios de imágenes mostraron una mayor actividad en las regiones del cerebro responsables de los antojos y el apetito tanto en mujeres como en personas obesas después de consumir bebidas que contienen sucralosa, en comparación con las bebidas que contienen azúcar real.

Las pruebas también mostraron una disminución generalizada en los niveles de hormonas encargadas de llevar la sensación de saciedad al cerebro, tras la ingesta del edulcorante.

Asimismo los participantes comieron más cantidad en el bufet tras ingerir la bebida con edulcorante artificial que tras beber la bebida que contenía sacarosa. Aunque en los participantes masculinos no hubo diferencias.

Si bien la mustra fue poco representativa, tan solo 74 pacientes y el tiempo de seguimiento breve, los hallazgo abren una puerta a entender cómo los refrescos light y bajos en azúcar pueden afectar en la salud de las personas.

“Nuestro estudio comienza a proporcionar contexto para los resultados mixtos de estudios anteriores en lo que respecta a los efectos neuronales y conductuales de los edulcorantes artificiales”, remarca en un comunicado Kathleen Page, autora principal del estudio y profesora asociada de medicina en el Keck School of Medicine.

“Al estudiar diferentes grupos pudimos demostrar que las mujeres y las personas con obesidad pueden ser más sensibles a los edulcorantes artificiales. Para estos grupos, beber bebidas endulzadas artificialmente puede engañar al cerebro para que sienta hambre, lo que a su vez puede resultar en el consumo de más calorías ", añade.

Otros artículos interesantes:

Lo que las bebidas 'bajas en calorías' le hacen a tu cerebro y a tu cuerpo

Los peligrosos efectos de beber refrescos 'light' de manera habitual, según la ciencia

¿Se puede comer jamón durante el embarazo? ¿Y pescado? ¿Y beber refrescos?

Te recomendamos

Y además