Pasar al contenido principal

Tesla se abre camino hacia el S&P 500 y el rumor sacude a los inversores pasivos

El CEO de Tesla, Elon Musk.
El CEO de Tesla, Elon Musk.A Aly Song

Reuters

  • Tesla acaba de cumplir los requisitos para entrar en Dow Jones S&P 500 por primera vez en sus 17 años de vida, y los mercados ya se están preparando.
  • La firma dirigida por Elon Musk sería la mayor compañía jamás agregada al índice, al menos en términos de dinero total.
  • Aunque el comité que decide la composición del S&P 500 todavía no se ha pronunciado sobre cuándo planea añadir a Tesla (ni si pretende hacerlo), el mero rumor está sacudiendo a muchos inversores pasivos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El valor de mercado de Tesla se sitúa actualmente en unos 277.000 millones de dólares (236.000 millones de uros), lo que la convertiría en una de las mayores compañías pertenecientes al S&P 500. Sólo existe una pega para la empresa dirigida por Elon Musk: todavía no forma parte del índice. 

Los keepers de la exclusiva lista S&P Dow Jones mantienen desde hace años la regla de que las nuevas compañías deben haber sido rentables en su trimestre más reciente y durante el año pasado antes de ser añadidas. A raíz de los últimos resultados, Tesla acaba de cumplir el requisito por primera vez en sus 17 años de vida y los gestores pasivos ya están haciendo sus cálculos.

Ahora, la posible adición del fabricante de coches supone un gran acontecimiento para los administradores de los fondos de inversión de los índices y los fondos cotizados en bolsa. Por lo pronto, los mercados ya están elaborando estrategias para uno de los mayores desafíos comerciales potenciales de los últimos años, ya que Tesla sería la mayor compañía jamás agregada al S&P 500, al menos en términos de dinero total.

Leer más: Elon Musk está aterrorizado ante la posibilidad de que la inteligencia artificial se apodere del mundo y teme, por encima de todo, al proyecto DeepMind de Google

A los precios actuales de Tesla y otras acciones, los gestores de fondos pasivos tendrán que vender entre 35.000 y 40.000 millones de dólares de acciones en el resto de las empresas del índice para hacer un agujero lo suficientemente grande como para que quepa la compra de acciones de Tesla, según Gerry O'Reilly, director y gestor del gigante Vanguard Group Inc. Una vez se confirme la adhesión, no será fácil predecir el efecto dominó en el mercado.

El cambio en la composición del índice podría anunciarse en cualquier momento, así como las hipotéticas salidas de E*Trade Financial Corp. o Tiffany & Co. como parte de un reequilibrio trimestral rutinario de cara al mes de septiembre.

Los fondos del índice tienen tan sólo un par de días para avisar del cambio, por lo que necesitan decidir si deben empezar a comprar antes de la adición, el día en que se va a añadir o después, y no es tan sencillo como parece.

Mientras que las acciones de Tesla se alzarán por los gestores que tratan de aprovechar la demanda, otros inversores podrían tratarlas como lo que O'Reilly llama un "súper evento de liquidez": es decir, los antiguos accionistas de Tesla que buscan recortar posiciones traten de salir cuando saben que los fondos se lancen a comprar. En este caso, los dos tipos de inversores podrían cancelarse mutuamente.

Leer más: Elon Musk dice que Tesla no quiere machacar a sus rivales y se abre a licenciar su software de conducción autónoma y la tecnología de sus baterías

"Hay todo tipo de corrientes cruzadas", menciona O'Reilly a Bloomberg. El gestor confía en que Vanguard sea capaz de manejar el cambio sin un gran "error de seguimiento", es decir, una dislocación entre el rendimiento del índice y los fondos que lo siguen.

El camino de Tesla hacia el S&P 500

Al igual que la mayoría de sucesos en los que está involucrado el líder de Tesla, Elon Musk, el camino de su compañía hacia el S&P 500 es poco convencional, pero funciona.  Aunque suene difícil de explicar para una empresa de casi 20 años que reúne más pérdidas que beneficios, pero sobre la que los inversores han confiado plenamente..

Así, el S&P 500 está ponderado por la capitalización del mercado, con las empresas más valoradas ocupando la mayor parte del índice. Si ese fuera el único estándar, Tesla se habría calificado hace tiempo, con un umbral a añadir de algo más de 8.000 millones de dólares (6.800 millones de euros).

A pesar de las habladurías, el comité que decide la composición del S&P 500 todavía no se ha pronunciado sobre cuándo planea añadir a Tesla —de hecho, ni siquiera ha confirmado que lo hará—.

Leer más: Fortunas a prueba de pandemias: Jeff Bezos, Elon Musk y Mark Zuckerberg han aumentado su riqueza en 100.000 millones en lo que va de año

"Las empresas que cumplen los requisitos de elegibilidad no se añaden automáticamente al índice", señaló un portavoz del S&P Dow Jones Indices en un comunicado. "Se unen a un grupo de otros candidatos elegibles y se considera su inclusión cuando se presenta una oportunidad, en cuyo momento el Comité del Índice tiene en cuenta varios factores como el equilibrio del sector y la representación".

Al calcular la ponderación de las empresas en el índice, el S&P ajusta su valor para reflejar el número de acciones disponibles para el comercio. Usando ese estándar, Tesla sería probablemente la 17ª empresa más grande en el S&P 500 si se incluyera a día de hoy, con una ponderación en el índice de alrededor del 0,8%, entre PayPal Holdings Inc. y Pfizer Inc.

Mientras unos elaboran estrategias sobre cómo manejar esta sacudida de inversión pasiva, aquellos con un enfoque más activo tratan de averiguar cómo beneficiarse de las oscilaciones de precios creadas por el rumor. "El comercio correcto sería básicamente comprar Tesla, vender todo lo demás, y ver qué pasa en el resto del mercado", concreta Steve Sosnick, estratega jefe de Interactive Broke
 

Y además