Pasar al contenido principal

Tesla prohíbe a los conductores comerciales utilizar sus Supercargadores

Una estación de recarga de vehículos eléctricos de Tesla
Tesla ha aumentado el número de puntos de recarga para vehículos. Alexis Georgeson/Tesla
  • Tesla prohíbe el uso de sus estaciones de carga, los llamados Supercargadores, a vehículos eléctricos comerciales.
  • La nueva norma de la compañía afecta a taxis y otro tipo de vehículos utilizados para el transporte de pasajeros, el reparto de mercancías y “fines de gobierno”.
  • La política se aplica a los vehículos Tesla comprados después del 15 de diciembre, ya fuera directamente a la compañía o a través de un tercero.

A medida que Tesla aumenta el número de Supercargadores disponibles para sus clientes, la compañía también introduce fórmulas para limitar la saturación en las estaciones de recarga actuales. Su nueva política, llamada Supercharger Fair Use Policy (política del uso razonable o legítimo), prohíbe el uso de las estaciones de carga a vehículos comerciales. Esto incluye taxis y otro tipo de vehículos utilizados para el transporte de pasajeros, el reparto de mercancías y “fines de gobierno”. La política se aplica a los vehículos Tesla comprados después del 15 de diciembre, ya fuera directamente a la compañía o a través de un tercero.

"Cuando los Supercargadores se utilizan de tal forma que se excede su finalidad prevista, se produce un impacto negativo en la disponibilidad de los servicios de Supercarga para otros usuarios", escribe Tesla en su página web. En caso de no cumplir con la norma, la compañía podría exigir al usuario que corrija su actitud. Los conductores que, pese a ello, sigan sin hacerlo, podrían llegar a perder el acceso a los puntos de recarga.

Los Supercargadores se diseñaron para los viajes de larga distancia por razones personales y para aquellas personas que no pudieran recargar el vehículo en casa o en el trabajo. Pese a que Tesla no hizo pagar a los clientes por el uso, sí que incluyó una comisión para los coches comprados después del 15 de enero de 2017 para poder compensar la congestión cada vez mayor de los puntos.

“El uso intensivo de los Supercargadores por clientes comerciales, como los taxis, puede llegar a afectar a la disponibilidad de los puntos de recarga para otros conductores”, declara Tesla en un comunicado a Business Insider. “Promovemos y defendemos el uso de los Tesla para fines comerciales, por lo que vamos a trabajar de forma proactiva para encontrar soluciones de carga que beneficien a todo el mundo”.

Te puede interesar