Pasar al contenido principal

Estos son el dinero y las propiedades que dejó el dictador Francisco Franco a su familia tras su muerte, según su propio testamento

El helicóptero que  traslada los restos de Francisco Franco tras su exhumación del Valle de los Caídos.
El helicóptero que traslada los restos de Francisco Franco tras su exhumación del Valle de los Caídos. EFE/Mariscal POOL
  • El diario El Mundo ha publicado el testamento oficial de Franco casi 44 años después de que muriese el dictador.
  • Es el primer medio de comunicación que lo publica, y revela el dinero, las cuentas o las acciones que tuvo Francisco Franco en vida.
  • El documento se suscribió en el 68, y se abrió apenas medio año después del deceso del dictador.
  • También figura en bienes inmuebles el polémico Pazo de Meirás o la finca del Canto del Pico, que ya no es de la familia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

A dos días de que se cumplan 44 años de la muerte de Franco, el diario El Mundo ha publicado por primera vez el testamento oficial del dictador.

Leer más: Así vivía y gastaba su fortuna Francisco Franco: el hijo de un capitán de la Armada que llegó a dictador

El periódico ha recogido al menos tres cláusulas del documento —la primera, la tercera y la cuarta— que explican cómo el dictador dejó en manos de su familia la decisión sobre dónde ser enterrado, acabando con la polémica de si quiso o no ser inhumado en el Valle de los Caídos. También ha concretado cuánto dinero dejó en legado a su mujer, Carmen Polo, y a su hija, Carmen Franco Polo.

La sociedad conyugal del matrimonio entre Franco y Polo contaba con 28,5 millones de pesetas, que equivaldrían a 1,78 millones de euros en 2019, según el mismo medio. El documento sellado ante notario, y abierto en mayo del 76 —seis meses después de la muerte del dictador— también contempla su reparto.

Así, de los 28,5 millones, la propia Polo recibió 14,2 milones —la mitad— y otros 4,7 millones —un tercio—. La hija, Carmen Franco Polo, recibió cerca de 10 millones de las antiguas pesetas, 9.500.105.

El matrimonio tenía tres cuentas bancarias entre Oviedo y Madrid en las que constaba un millón de pesetas que hoy equivaldrían a 62.693 euros. También 1,45 millones de pesetas en acciones de diversas sociedades empresariales, que actualizado al IPC supondría una inversión de 90.930 euros.

Las fincas que constan —y las que no— en el testamento

El documento al que ha tenido acceso en exclusiva el diario El Mundo también recoge la donación por suscripción pública del famoso Pazo de Meirás, un palacete que la familia Franco continúa ostentando, a pesar de las reivindicaciones del Gobierno. En el momento de su recepción, el pazo se valoró en 14 millones de pesetas —hoy 840.827 euros—, pero Franco compró varias parcelas adyacentes, con lo que su valor aumentó.

Además, figura la finca del Canto del Pico, un peculiar castillo que se erige sobre una loma en la carretera de Torrelodones a Hoyo de Manzanares, en Madrid, y que en 2016 presentaba este estado de completo abandono.

La finca de Canto del Pico, antigua propiedad de Francisco Franco.
La finca de Canto del Pico, antigua propiedad de Francisco Franco. Business Insider

En el testamento también figuraría el Mercedes de tres ejes que Adolf Htler regaló a Franco en 1942 por su 50 cumpleaños, y que a día de hoy sigue siendo propiedad del Estado.

No aparece, detalla el artículo de El Mundo, la parcela en Rabat en la que se acabaría construyendo la embajada española en Marruecos, que fue un regalo del rey Hasán II. Tampoco una finca de 890 hectáreas radicada entre Móstoles y Navalcarnero. Esta parcela, llamada Valdefuentes, la compró el dictador en 1952 porque quería "tener un rebaño de ovejas", según escribió el nieto del dictador, Francis Franco, en sus memorias.

El propio nieto detalla cómo su madre, la hija del dictador, pudo conservar la finca de Valdefuentes.

Aunque Carmen Franco figuraba como titular de la finca de Valdefuentes desde su compra en los 50, vendió su participación a su padre en los 70. El dictador le hizo una donación con ese efectivo a su hija, y con ese mismo dinero recompró sus títulos. La clave es que el dictador valoraba la posibilidad de que, a su muerte, se considerara ilegal e ilegítima su acción como jefe de Estado y le retirasen sus titularidades a la familia, de ahí la maniobra accionarial.

Valdefuentes se convirtió en una fuente de ingresos para el dictador, ya que consiguió tener su rebaño de ovejas, recoge el mismo diario.

Y además