Pasar al contenido principal

Theresa May expulsa a 23 diplomáticos rusos por el caso Skripal

Theresa May expulsa a 23 diplomáticos rusos
Theresa May va a expulsar a diplomáticos rusos. WPA Pool/Getty
  • La primera ministra Theresa May va a expulsar a 23 diplomáticos rusos en represalia por el envenenamiento de Sergei Skripal.
  • Rusos bajo sospecha en Reino Unido se enfrentan a la congelación de activos.
  • La familia real y los ministros del Gobierno no acudirán al Mundial de Rusia este verano.
  • El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se reúne este miércoles para discutir el uso de agentes nerviosos por parte de Rusia.
  • Rusia ha calificado las acciones de Reino Unido como "una provocación muy seria". 

LONDRES —  Theresa May ha anunciado que el Gobierno británico va a expulsar a 23 diplomáticos rusos en represalia por el envenenamiento de Sergei Skripal.

La primera ministra ha acusado a los diplomáticos de ser espías rusos en una declaración en el Parlamento. 

"Para aquellos que quieran hacernos daño, mi mensaje es claro. No sois bienvenidos aquí" ha sentenciado May.

La primera ministra añade "esta será la mayor expulsión desde hace más de treinta años y refleja que no es la primera vez que el Estado ruso ha actuado contra nuestro país". 

May también ha anunciado que Reino Unido congelará los activos de rusos residentes en Reino Unido que estén bajo sospecha de querer socavar los intereses del país, alegando que "no hay sitio para su dinero en Reino Unido". 

La primera ministra afirma que "congelaremos los activos estatales rusos cuando tengamos pruebas de que podrían usarse para amenazar la vida o la propiedad de los británicos o residentes en Reino Unido".

May afirmó ante los miembros del Parlamento que "esto no ha sido solo un caso de intento de asesinato en Salisbury, ni un acto contra Reino Unido, es una afrenta a la prohibición de uso de armas químicas y una afrenta a las normas de las que dependemos nosotros y nuestros compañeros internacionales".  

La primera ministra ha confirmado que ni los miembros de la familia real ni los ministros del Gobierno asistirán al Mundial de Rusia 2018, en el que el equipo de fútbol británico participa.  

Rusia ha advertido inmediatamente a Gran Bretaña de no realizar ninguna otra "provocación" contra ellos. 

El embajador ruso en Reino Unido, Alexander Yakovenko, ha explicado a Sky News que las acciones de Reino Unido era "inaceptables" y "una provocación muy seria".

También ha sugerido que habrá una respuesta rápida por parte de Rusia a las expulsiones. Un portavoz de Rusia afirma en unas declaraciones que "Consideramos que esta acción hostil es inaceptable, injustificada y con poca visión de futuro".

Y añade, "toda la responsabilidad del deterioro de las relaciones entre Rusia y Reino Unido recae en la actual política de liderazgo de Reino Unido".

 Así ha anunciado May las expulsiones

 

La declaración de May y sus acciones han recibido amplio apoyo de todos las partes de la Cámara de los Comunes, con la notable excepción del líder laborista Jeremy Corbyn, quien ha cuestionado si la primera ministra ha recibido suficientes pruebas para culpar directamente a Rusia del ataque. 

"Sarcasmo, desprecio y resistencia"

La primera ministra se ha dirigido a los miembros del Parlamento después de que la fecha límite para que Rusia aportara una explicación "creíble" al envenenamiento de Skripal finalizase el martes a medianoche. 

May ha acusado a Rusia de ejercer un "uso ilegal de la fuerza" contra Reino Unido.

"Su respuesta a este evento ha demostrado un completo desdén. No han ofrecido ninguna explicación creíble" insistió a los miembros del Parlamento.  

"No hay explicación sobre cómo este agente llegó a ser utilizado en Reino Unido; no hay explicación a por qué Rusia tiene un programa de armas químicas sin declarar que contraviene el derecho internacional. En cambio han tratado el uso de un agente nervioso de grado militar en Europa con sarcasmo, desprecio y resistencia".

Theresa May declara ante los miembros del parlamento
Carl Court/Getty

La declaración de May siguió a una declaración conjunta de los 29 países de la OTAN que pedía a Rusia "abordar las preguntas del Reino Unido" sobre el ataque y advirtió que cualquier uso de agentes nerviosos sería una "amenaza a la paz y la seguridad internacionales".

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha convocado una reunión especial el miércoles por la noche para discutir el presunto uso de agentes nerviosos por parte de Rusia.

Rusia ha acusado también a Reino Unido de romper el acuerdo sobre armas químicas al negarse a suministrar una muestra del agente nervioso usado contra Skripal. Sin embargo, un portavoz de May insiste en que el gobierno "ha cumplido plenamente con todas sus obligaciones en virtud del acuerdo sobre armas químicas" y añadido que no había ninguna obligación según el acuerdo por la cual Reino Unido tuviera que ofrecer una muestra a Rusia.

El conflicto corre el riesgo de escalar desde el martes después de que otro ruso exiliado, crítico de Putin, apareciera muerto en Londres.

Leer más: La OTAN vira hacia la ciberdefensa en una clara alusión a Rusia

Nikolai Glushkov, de 69 años, fue encontrado en su casa en el suroeste de Londres el lunes y el Times ha informado de que un amigo de Glushkov sugiere que "había signos de estrangulamiento o asfixia" en el cuerpo.  

La primera ministra ya ha hablado con los principales aliado de Reino Unido, incluyendo al presidente francés Macron y al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. 

Un portavoz de May afirma que Trump le ha confirmado que "Estados Unidos está con Reino Unido hasta el final" pero ha advertido que con su apoyo también llama a que se presenten más pruebas, alegando que "el Gobierno ruso debe aportar respuestas inequívocas sobre cómo llego a usarse el agente nervioso". 

May también ha conseguido el apoyo del presidente de la Unión Europea, Donald Tusk, que expresó el miércoles en un tuit su "completa solidaridad con la primera ministra Theresa May ante el brutal ataque inspirado, probablemente, por Moscú".

El conflicto podría iniciar "algo que no podamos controlar"

El ministro de Defensa, Tobias Ellwood advirtió el martes de que el conflicto amenaza con descontrolarse.

Según el Times, Ellwood ha avisado de que "es imperativo que trabajemos con nuestros aliados para evitar iniciar algo que no podamos controlar". 

Un antiguo jefe de inteligencia también ha aconsejado a May que no inicie ningún conflicto cibernético con Rusia. Robert Hannigan, ex director de GCHQ (servicio de inteligencia de Reino Unido), afirma que "comenzar un ciberataque no beneficia a nadie" y agrega que "debemos asegurarnos de que todo lo que hacemos sea coherente con nuestros valores".

Te puede interesar