Three Arrows, el criptofondo de cobertura que acaba de declararse en bancarrota, se acoge a la Ley de Quiebras de EEUU para blindarse frente a sus acreedores

Una criptomoneda de Cardano.

Reuters

El criptofondo de cobertura Three Arrows Capital (3AC) trata de protegerse de sus acreedores. Para ello, se ha acogido al Capítulo 15 de la Ley de Quiebras de EEUU, según una presentación judicial el viernes citada por CNBC.

Incluido en la normativa en 2005, este capítulo permite a las empresas extranjeras (3AC tiene su sede en Singapur) acogerse a los tribunales estadounidenses en casos de quiebra en los que se ven involucrados activos que proceden de este país.

Así, la empresa, que acaba de declararse en bancarrota, consigue que los tribunales de EEUU le brinde protección ante el asedio de los acreedores. 

¿Criptomonedas o vivienda? Dónde es mejor invertir para refugiarse de una inflación desbocada

Esta posibilidad está pensada para promover la colaboración entre la justicia de EEUU y del resto de tribunales del mundo, garantizar un proceso ordenado en casos de insolvencia y proteger los activos del deudor para ayudar a empresas en dificultades pero viables a salir adelante. 

Está por ver si Three Arrows es una de ellas.

Por ahora, lo que se sabe es que 3AC, un criptofondo que llegó a gestionar 10.000 millones de dólares (9.600 millones de euros) en activos, es una de las mayores víctimas del llamado criptoinvierno hasta la fecha. 

Medios como Sky y Reuters informaron el miércoles de que Three Arrows se había declarado insolvente.

A partir de entonces, los acontecimientos se precipitaron.

Alerta por los secuestros en el mundo cripto: los delincuentes ven a los ostentosos dueños de criptomonedas como un objetivo fácil, y los ataques violentos se han disparado

El viernes, representantes de 3AC presentaron una petición de amparo ante el Tribunal de Quiebras del Distrito Sur de Nueva York, según documentos judiciales citados por CNBC.

Fue el punto y seguido a una serie de manejos discutibles por parte de la empresa. Un día antes, el jueves, el regulador financiero de Singapur había acusado al fondo de sobrepasar su capacidad de gestionar activos y proporcionar información falsa sobre su actividad.

Cofundado por los inversores Zhu Su y Kyle Davies, 3AC ha sido durante un tiempo uno de los fondos de cobertura de criptomonedas más destacados. 

Este era bien conocido, por otra parte, por sus apuestas altamente apalancadas, es decir, basadas no en la inversión de capital propio, sino en deuda. 

La estrategia, recuerda CNBC, procede de la visión extremadamente optimista que Zhu ha tenido siempre sobre el mercado de las criptomonedas. 

Convencido de que, aún con luctuaciones, se trataba de un negocio siempre al alza, Three Arrows ha pedido durante los últimos años una ingente cantidad de dinero para invertirlo en criptodivisas que ahora no puede devolver en mitad del desplome del mercado de las finanzas descentralizadas. 

Este responde, a su vez, a un escenario económico de crisis que ha obligado a los bancos centrales a subir los tipos de interés para frenar una inflación desbocada. 

Una sola persona ya posee los terrenos digitales de la Alhambra y los grandes monumentos de Málaga: así es el 'mercado inmobiliario' en la España de los metaversos

Empujados por el contexto macroeconómico, los inversores abandonan activos de alto riesgo como las criptomonedas en busca de valores refugio hasta que pase la tormenta.

El desplome de los precios de las monedas digitales, que ha hecho desaparecer miles de millones de dólares del mercado en las últimas semanas, no solo ha perjudicado a 3AC, sino que ha puesto de manifiesto la existencia de una crisis de liquidez en el ámbito de las finanzas digitales que se espera que pronto se contagie a más compañías.

La quiebra de Three Arrows se interpreta por parte de los analistas como el último síntoma de una enfermedad que pronto podrían contraer más gigantes de la criptografía.

Otros artículos interesantes:

Así es la propuesta de Hacienda para declarar las criptomonedas en el extranjero con el modelo 721

Así es el criptoinversor español, según la CNMV: tiene 39 años e ingresa más de 3.000 euros al mes

La caída de las criptomonedas amenaza los fondos robados de Corea del Norte y la financiación de sus programas armamentísticos

Te recomendamos