Los tiburones estuvieron a punto de desaparecer en un repentino evento de extinción "dos veces más extremo" que el que acabó con los dinosaurios

Un tiburón oceánico de punta blanca en el Arrecife Elphinstone del Mar Rojo.
Un tiburón oceánico de punta blanca en el Arrecife Elphinstone del Mar Rojo.

Alexander Vasenin/Wikimedia Commons

  • Casi todos los tiburones desaparecieron en un período de 100.000 años, hace unos 19 millones de años, según demuestra una investigación.
  • El número total de tiburones se redujo en un 90% y el número de especies de tiburones en un 70%.
  • Los científicos no saben por qué se produjo la extinción masiva: no coincidió con cambios en el clima.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los tiburones son los supervivientes por excelencia. Existen desde hace más de 400 millones de años y han sobrevivido a las cinco grandes extinciones masivas de la historia de la Tierra.

Pero estos animales estuvieron a punto de desaparecer por completo hace 19 millones de años, según un estudio publicado esta semana en la revista Science. En un lapso de menos de 100.000 años, el número total de tiburones en los océanos del planeta se redujo en un 90%. El número de especies de tiburones, por su parte, se redujo como mínimo en un 70%.

El descubrimiento procede de un examen de los fósiles de tiburón de dos yacimientos situados en las profundidades del océano Pacífico: los investigadores analizaron los cambios en la variedad y el número de fósiles de tiburón a lo largo del tiempo. Llegaron a la conclusión de que esta mortandad, hasta ahora desconocida, afectó más a las especies de tiburones que la extinción masiva que acabó con los dinosaurios y con el 75% de la vida en la Tierra hace 66 millones de años. 

"Este acontecimiento, para los tiburones, fue mucho mayor que el evento del final del Cretácico que acabó con los dinosaurios", explica a Business Insider Elizabeth Sibert, ecóloga de la Universidad de Yale y coautora del citado estudio. "Fue el doble de grave".

Según las conclusiones del estudio, los tiburones nunca se recuperaron.

"Los tiburones no resurgieron y se rediversificaron mágicamente", explica Sibert.

Si no hubiera ocurrido esta extinción, añade, "hoy veríamos muchos más tiburones diferentes y parientes de los tiburones en alta mar".

Los científicos utilizaron escamas del tamaño de un cabello humano para reconstruir el pasado

Una silueta de tiburón formada por varias escamas de tiburón fosilizadas, o dentículos.

Los fósiles marinos del Mioceno temprano -la época geológica que tuvo lugar hace entre 23 y 16 millones de años- son escasos. Eso podría explicar por qué los científicos no conocían antes esta extinción.

La investigación de Sibert implicó el examen de dientes microscópicos de peces y escamas de tiburón (llamados dentículos) conservados en núcleos de sedimentos recogidos en el océano Pacífico. Los dentículos, que no son más anchos que un cabello humano, recubren a los tiburones con una armadura de escamas que se desprenden de manera periódica.

Los investigadores de las profundidades marinas recogieron los núcleos en dos lugares -uno en el Pacífico Norte y otro en el Pacífico Sur- a más de 5 kilómetros bajo las olas. Los núcleos, cilindros de tierra y arena, actúan como un reloj de arena geológico: los fósiles encontrados en las capas más profundas son más antiguos.

Alerta de los científicos: necesitaríamos entre 5 y 10 años de antelación para poder detener un asteroide asesino en dirección a la Tierra

Las capas revelaron una historia sorprendente. Hasta hace 19 millones de años, había aproximadamente un fósil de tiburón por cada cinco fósiles de peces conservados, lo que sugiere que los tiburones eran un 20% más abundantes que los peces. Pero después, la proporción cambió drásticamente. Sibert sólo pudo encontrar un dentículo de tiburón por cada 100 de pez. 

Dado que los núcleos procedían de lugares situados a 3.000 kilómetros de distancia, pero contaban la misma historia, la devastación probablemente afectó a los tiburones en todas partes, según una nota que acompaña al estudio. La extinción de los tiburones fue un "evento global", afirma.

Sibert dice que cree que el evento de extinción "podría haber durado un día, 100 años o 1.000 años, pero probablemente menos de 100.000 años".

Algunas especies de tiburones se vieron más afectadas

Para determinar qué tiburones, y cuántas especies desaparecieron, Sibert recurrió a la ayuda de Leah Rubin, estudiante del College of the Atlantic en Maine en ese momento.

"Me centré en determinar el 'quién' de este declive", explica Rubin, coautora del artículo, a Business Insider.

Sibert y Rubin clasificaron más de 1.200 dentículos en 88 grupos de especies - cuantos más grupos, mayor es el número total de especies de tiburones. Pero después de ese misterioso punto de transición hace 19 millones de años, menos de 10 de esos grupos permanecieron en el registro fósil. Esto sugiere que la diversidad de los tiburones cayó en picado entre un 70% y un 90%.

Un tiburón cigarro conservado y completamente adulto expuesto durante una Conferencia en California.

Un análisis más detallado de los dentículos conservados permitió conocer qué tipos de especies de tiburones sobrevivieron mientras otros perecieron.

Los tiburones y otros animales utilizan el campo magnético de la Tierra como GPS de serie, según la ciencia

Los dentículos no son siempre iguales. Los tiburones que migran largas distancias a lo largo de las costas, como los tiburones blancos, tienen dentículos con crestas paralelas que ayudan a reducir la resistencia cuando los animales se deslizan por el agua. Otros como el tiburón cigarro o isistius brasiliensis -que permanecen en las mismas zonas de alta mar, prefiriendo tender emboscadas a sus presas- tienen dentículos geométricos con crestas que se asemejan a una pintura de Jackson Pollock.

Sibert y Rubin descubrieron que un menor número de especies con estos dentículos geométricos logró sobrevivir. Esto podría explicar por qué hoy sólo quedan 53 especies de tiburones de alta mar, en comparación con los cientos de especies de tiburones costeros. 

Esta extinción masiva probablemente afectó a algo más que a los tiburones 

Rubin afirma que "la pregunta del millón" que queda sin responder en esta investigación es por qué los tiburones estuvieron a punto de desaparecer.

La mayoría de las extinciones masivas están causadas por el cambio climático, los impactos de asteroides, las erupciones volcánicas o una combinación de ellas. Pero ninguno de esos acontecimientos se produjo a principios del Mioceno, y no hubo una extinción correspondiente en tierra durante esa época. 

Representación artística del momento en que una roca espacial chocó con la Tierra hace 66 millones de años.

A veces, las especies también pueden desaparecer si otro depredador que depende de la misma presa aparece en escena. Pero según Sibert, las ballenas migratorias y el atún -que habrían competido con los tiburones por los mismos recursos- no aparecieron hasta al menos 2 millones de años después de que se produjera la gran extinción.

"¿Cómo es posible que unos tiburones que gobernaron los océanos durante muchos millones de años pudieran extinguirse de forma tan fulminante?", comenta Sibert.

Está trabajando en estudios de seguimiento que pretenden identificar otras especies marinas afectadas por esta misma extinción masiva.

"Cuanto más miramos, más descubrimos que no fue algo aislado de los tiburones ni de las zonas marítimas oceánicas", afirma Sibert. 

Otros artículos interesantes:

27 fotos submarinas que revelan cómo son de cerca los tiburones y otras aterradoras criaturas de aguas profundas

El animal más mortífero del mundo no es ningún tipo de tiburón ni tampoco el ser humano

Los tiburones y otros animales utilizan el campo magnético de la Tierra como GPS de serie, según la ciencia

Te recomendamos