Pasar al contenido principal

Por qué las tiendas físicas son en realidad una ventaja del comercio tradicional para competir contra Amazon, según el expresidente de El Corte Inglés

Dimas Gimeno, expresidente de El Corte Inglés.
Dimas Gimeno, expresidente de El Corte Inglés. Business Insider España.
  • El comercio online cade vez tendrá más peso en el comercio global pasando de un 15% a un 40% en los próximos años, según apuntaba Dimas Gimeno expresidente de El Corte Inglés en el evento Digital Execs.
  • "Las tiendas pueden ser, en contra de lo que algunos piensan, el gran elemento diferencial", señaló Gimeno en la misma conferencia al apuntar que es posible que algunas "sobrarán" pero que antes de cerrarlas es importante pasar por una etapa de "reinvención".
  • Gimeno aseguraba que es una ventaja "fantástica" que el comercio tradicional esté en el centro. "Está cerca de cliente, está donde vive, donde trabaja o donde coge el transporte público", señalaba el especialista en distribución.

El comercio electrónico ha golpeado los cimientos de la distribución con la entrada de grandes gigantes como Amazon. A pesar de los fuertes cambios vividos en los últimos años, esta revolución solo acaba de empezar y en los próximos años se esperan fuertes cambio.

El comercio online cade vez tendrá más peso en el comercio global. "Existe un consenso de que ahora podemos estar hablando de que un 15% de comercio global es online, pero va a pasar a ser el 40% online en los próximos años", apuntaba Dimas Gimeno, expresidente de El Corte Inglés en una conferencia dentro del evento Digital Execs.

Un aumento del peso del comercio online que apuntaba que no iba a ser porque se venda más, sino que será en detrimento del comercio que se conoce actualmente. En este contexto de apocalipsis minorista, ¿qué puede hacer el comercio tradicional frente a gigantes como Amazon? 

"Las tiendas pueden ser, en contra de lo que algunos piensan, el gran elemento diferencial", señaló Gimeno en la misma conferencia al apuntar que es posible que algunas "sobrarán" pero que antes de cerrarlas es importante pasar por una etapa de "reinvención".  

En este sentido, Gimeno aseguraba que es una ventaja "fantástica" que el comercio tradicional esté en el centro. "Está cerca de cliente, está donde vive, donde trabaja o donde coge el transporte público", señalaba el especialista en distribución. Gimeno explicaba que ya hay estudios que dicen que el "now" (ya en inglés) está empezando a sustituir al precio como elemento más importante en el proceso de compra.

Leer más: Ikea, Leroy Merlin o Mediamarkt: el éxodo del polígono para luchar contra Amazon

"Imaginaos lo que es ganar minutos en la última milla, esto puede ser más relevante que estar pegándome con el vecino por estar un céntimo más barato y estar metido en guerras de precios que no sirven para nada. La conveniencia es clave y es fundamental sobre todo en las nuevas generaciones", apuntaba Gimeno. 

Así, ponía como ejemplo El Corte Inglés y las ventajas que podrían suponer usar sus centros comerciales como almacenes. La cadena de centros comerciales ya permite recoger en estos establecimientos los pedidos realizados online, en algunos casos en dos horas desde que se hace la compra. 

"Si esta empresa pusiera sus 92 centros a funcionar como si fueran almacenes, ¿os imagináis la capacidad que tendría esta empresa para llegar a todo el mundo?, ¿en qué? ¿30 minutos? Amazon está más limitado por las afueras por sus propios centros logísticos", explicaba Gimeno al hablar de esta ventaja. 

Para hacer esto posible, el exdirectivo de los grandes almacenes explicaba que sería necesaria la aplicación de nuevas tecnologías pero apuntaba que para ello la radiofrecuencia sería una buena opción.

"Imaginaos la capacidad que tiene de crecer, que todo su stock pueda ser entregado en dos horas, para eso la radiofrecuencia es una tecnología super antigua, se creó en la segunda guerra mundial, y la buena noticia es que está bajando su coste y que dentro de pocos años podrá ser escalaba en toda la cadena", dijo. 

De hecho, Inditex lleva implantando esta tecnología RFDI desde 2014 en sus marcas comenzando por Zara. Y el objetivo es que para 2020 esté integrado todo el stock de todas sus tiendas. 

Leer más: Esta es la última innovación de Inditex para hacer frente a los gigantes del comercio electrónico

Además, el experto en distribución apuntaba que entre los desafíos del comercio tradicional está el de conocer al cliente. En Amazon, nada más entrar en la web, la empresa te reconoce mientras que en una tienda física no te reconocen hasta el momento del pago, explicaba. Algo que en su opinión va a cambiar con el "self check-out". 

"Va a ser la primera vez, ya está pasando, que los clientes van a querer estar identificados desde el primer segundo y las dinámicas que se pueden generar son brutales. El problema es que, a diferencia de la anterior, aquí hay un exceso de diferentes tecnologías, que habrá que ver cuál es la más adecuada para utilizar. Los retailers americanos ya la están usando", apuntaba el experto. 

Todo en un contexto, donde Gimeno señalaba que la tecnología deber ser la "prioridad" del comercio tradicional y que debe serlo desde los consejos de administración para que vaya calando en el resto de la empresas. 

"Dentro de muy poco vamos a dejar de hablar de on y off. Todo esto se va a integrar", apuntaba también Gimeno, que explicaba que los tienen tiendas van a seguir desarrollando su estrategia online y los que no tienen las van a ir abriendo. En este último punto, apuntaba a Amazon y la compra de Whole Foods así como la apertura de tiendas Amazon Go. 

Y además