"Esto tiene que preocupar": por qué debería importarte el problema de la vivienda (aunque no lo sufras), según el Banco de España

Precio vivienda de Guadalajara, España

Reuters

Foto del redactor Inma Benedito
  • "Esto te tiene que preocupar. Esto es un problema no solo de equidad, sino de eficiencia y de crecimiento económico", alerta el Banco de España.
  • El drama de la vivienda afectará al gasto de los hogares, a la natalidad, a la inversión y, en última instancia, al propio crecimiento de la economía española.

Que no te afecte directamente no significa que no vayas a sufrir sus consecuencias. Eso es lo que ha venido a decir el Banco de España en relación al problema de la vivienda en España. Un problema plagado de ramificaciones que, de no frenarlo a tiempo, terminará afectando a la economía.

"La magnitud de este problema es considerable, tiene ramificaciones muy extensas y muy adversas sobre la actividad a corto, medio y largo plazo", alertaba Ángel Gavilán, director general de Economía y Estadística del Banco de España durante las jornadas sobre Situación del Mercado Inmobiliario organizadas por Funcas.

Básicamente el problema se resume en la inaccesibilidad de la vivienda, tanto en compra como en alquiler. Cómo un bien de primera necesidad se ha convertido en un lujo al que no todo el mundo puede acceder.  

Esto afecta al gasto de los hogares, a la natalidad, a la inversión en capital humano…y, en última instancia, al crecimiento de la economía. 

"Esto te tiene que preocupar. Esto es un problema no solo de equidad, sino de eficiencia y de crecimiento económico, y puede ser un problema para el crecimiento de la economía", alertaba Gavilán. El organismo lleva semanas alertando del riesgo al que se enfrenta la economía española de o afrontar a tiempo el drama habitacional.

Los precios han aumentado de manera apreciable, tanto en venta como en alquiler, observa el Banco de España. Y tanto: el precio de la vivienda en venta está a solo un 3,4% de alcanzar los niveles de la burbuja; en el caso del alquiler lo supera en un 30%, y en capitales como Madrid, Barcelona, o en las islas Baleares, hace tiempo que se batieron máximos en alquiler y compra.

Un propietario expulsando de una vivienda a los inquilinos

Pero en esta ocasión, el riesgo no es de burbuja. El Banco de España reconoce que hay desequilibrios en el precio, pero no es que el subidón de la vivienda esté teniendo el mismo efecto de 2007, cuando el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. "No vemos grandes riesgos para la estabilidad financiera", reconocía Gavilán. Pero el problema está en otra parte.

"Estamos viendo casos severos de acceso a la vivienda que se concentran en el centro de las grandes ciudades y en zonas turísticas, y afectan a determinados colectivos. Singularmente a los más jóvenes y a las rentas más bajas, en particular a la población inmigrante", advertía Gavilán.

Esta es una situación nueva. Según el Banco de España, en el año 1979 el 30% de los jóvenes menores de 32 años estaban independizados. En el caso de la generación nacida en 1988, en cambio, solo un 10% lo están. "Estamos hablando de una diferencia de 20 puntos en cuestión de una década", lamenta Gavilán.

Esto hace que los hogares jóvenes tengan menos riqueza y sean más vulnerables ante posibles perturbaciones adversas. 

Ilustración vivienda en venta

El doble de hogares con sobresfuerzo

Concretamente, el porcentaje de hogares en situación de sobresfuerzo (tienen que dedicar más de un tercio de sus ingresos al pago de la vivienda) supera el 40%, el doble que la media de la Unión Europea.

"Estos jóvenes y rentas bajas se están yendo al mercado de alquiler, pero en una situación de sobreesfuerzo", observa Gavilán, que añade: 

"Estos problemas están detrás de las dificultades de emancipación, lo que a su vez afecta a la tasa de natalidad, que ya es la más baja de las economías de nuestro entorno; y agravarán los problemas de envejecimiento poblacional, que ya son de los más grandes de la zona euro".

Además, ese sobresfuerzo a la hora de hacer frente al pago de la vivienda "limita la capacidad de los hogares de consumir y de invertir, y terminará afectando al crecimiento de la economía".

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.