Los diamantes provienen de organismos vivos reciclados en carbono por la Tierra y arrojados por esta a través de la actividad volcánica, según un estudio

diamante

Reuters

  • Un equipo de la Universidad Curtin (Australia) ha encontrado el origen de los diamantes en un proceso de reciclaje que la Tierra lleva haciendo entre miles y miles de millones de años en el interior de la corteza terrestre.
  • Según el estudio, estas piedras proceden del proceso de reciclaje que tiene lugar a una profunidad de entre 400 y 600 kilómetros de distancia, gracias a las plumas del manto.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los diamantes son objetos de colección u orfebrería especialmente caros. Esto responde perfectamente a su origen, ya que son la segunda forma de carbono más estable del planeta. El grafito, también muy codiciado, es la primera.

Su proceso de formación implica millones de años y, en ocasiones, miles de millones de años, algo parecido a lo que puede ocurrir con los combustibles fósiles.

Existen 2 tipos de diamantes, según su localización, que suponen distancias realmente impresionantes respecto al interior de la superficie del manto de la Tierra. Estos se conocen como diamantes continentales súper profundos.

A ellos se unen los diamantes localizados en rocas oceánicas. Según una nueva investigación de la Universidad Curtin (Australia), publicada en Nature's Scientific Reports, los más profundos están compuestos de organismos vivos reciclados a más de 400 kilómetros por debajo de la superficie.

Es decir, que la Tierra mantiene el mismo proceso con el petróleo, el oro líquido, que con esta forma tan inusual de carbono.

"Al darle un nuevo significado al viejo adagio de la basura al tesoro, esta investigación descubrió que el motor de la Tierra en realidad convierte el carbono orgánico en diamantes a muchos cientos de kilómetros por debajo de la superficie”, ha explicado Luc Doucet, autor principal del estudio.

La Tierra y su proceso de reciclaje

Flujo medio de calor de la corteza terrestre.

Bajo la corteza terrestre, existen las conocidas como plumas del manto, que no son otra cosa que puntos calientes donde aparecen actividades volcánicas anómalas, lo que favorece la transformación del carbono en estos minerales.

Una vez convertidas en piedras preciosas, la Tierra las "escupe" para que la humanidad disfrute de estos preciados recursos.

“Las rocas en globo del manto más profundo de la Tierra, llamadas plumas del manto, luego llevan los diamantes de regreso a la superficie de la Tierra a través de erupciones volcánicas para que los humanos los disfruten como piedras preciosas buscadas", ha continuado Doucet.

Este mecanismo ya era conocido por la minerología, aunque era una incógnita dónde se hallaba la fábrica de diamantes, una novedad que ha encontrado el Grupo de investigación de Dinámica de la Tierra de la Universidad Curtin.

Científicos desarrollan un cristal tan duro como el diamante que puede ser usado como material antibalas

"Esta es la primera vez que los 3 tipos principales de diamantes se han relacionado con las plumas del manto, las rocas calientes en globo impulsadas por la tectónica de placas y el ciclo del supercontinente desde las profundidades de la Tierra", ha celebrado Zheng-Xiang Li, jefe del grupo.

Así, el grupo ha concluido que la Tierra ya reciclaba mucho antes de que la humanidad siquiera se planteara este concepto para salvar al planeta. Aunque el globo lo hace de forma mucho más bella, consiguiendo diamantes en el proceso.

"Si bien el reciclaje se está convirtiendo en una necesidad moderna para nuestra supervivencia sostenible, nos sorprendió particularmente saber, a través de esta investigación, que la Madre Naturaleza nos ha estado mostrando cómo reciclar con estilo durante miles de millones de años", ha agregado Doucet.

Trazar un mapa del tesoro

La comprensión del ciclo de carbono de la Tierra puede ayudar a la ciencia a encontrar más secretos escondidos en las profundidades de la Tierra. De esta forma, si la investigación sigue su curso se podría trazar un mapa de la distribución de diamantes a lo largo del manto.

“Esta investigación no solo ayuda a comprender el ciclo del carbono de la Tierra, sino que también tiene el potencial de descubrir más secretos de la historia dinámica de la Tierra mediante el seguimiento de las ubicaciones pasadas de las plumas y superplumas del manto", ha asegurado Li. 

"Esto se puede lograr trazando un mapa de la distribución de diamantes continentales y oceánicos".

Aunque la química y la física de la Tierra aún es bastante desconocida por los geólogos, ya que se ignora cómo el planeta es capaz de utilizar exclusivamente el carbono orgánico reciclado, entre 400 y 600 kilómetros de profundidad.

"Esto podría tener algo que ver con el entorno físico/químico allí", ha teorizado Li. “No es raro que un nuevo descubrimiento científico plantee más preguntas que requieran más investigación”.     

Ahora, lo más importante será trazar ese mapa del tesoro de los diamantes continentales y océanicos para descubrir qué secretos tiene que contar la Tierra a los seres humanos.

Otros artículos interesantes:

Unas 72.000 toneladas de diamantes están esparcidas por toda esta pequeña ciudad alemana

Desarrollan un color aún más oscuro que el Ventablack capaz de hacer desaparecer diamantes

Por qué son tan caros los diamantes de chocolate

Te recomendamos