El tipo de sal que puede bajar tu tensión sin afectar al sabor de las comidas

salero en comida, huevo frito
  • Un grupo de expertos internacionales anima a recomendar un sustituto de la sal rico en potasio como estrategia eficaz para cotrolar la hipertensión. Lo expertos aseguran además que no hace que los alimentos estén menos salados.
  • Aunque antes de tomarlo conviene consultar con un médico si el incremento de este mineral es adecuado o conlleva riesgos.

Se estima que cada año se podría evitar 2,5 millones de fallecimientos si el consumo de sal a nivel mundial se redujera al nivel recomendado. Menos de 5 gramos (algo menos que una cucharilla de té) de sal por día, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un grave problema que podría resolverse con un gesto tan sencillo como remplazar la sal de mesa por un sustituto bajo en sodio y rico en potasio. Estudios previos así lo han demostrado.

Liderado por el epidemiólogo clínico Bruce Neal del Instituto George para la Salud Global en Australia, un ensayo de analizó durante casi 5 años a más de 20.000 personas de unas 600 aldeas chinas. En ese tiempo el grupo que usó el sustituto de la sal vio reducir su riesgo de accidente cerebrovascular en un 14%, los eventos cardiovasculares totales (accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos combinados) en un 13% y de muerte prematura en un 12%.

Ahora, ese mismo equipo de expertos internacionales — de Australia, Estados Unidos, Japón, Sudáfrica e India—  pide que estos productos enriquecidos con potasio sean reconocidos formalmente por sus capacidades para ayudar a combatir la hipertensión

Tras analizar 32 guías de hipertensión y 14 de enfermedad renal los autores creen conveniente abrir el debate sobre la "recomendación firme para pacientes con hipertensión". Su punto de partida: recomendar "sal enriquecida con potasio con una composición del 75% de cloruro de sodio y el 25% de cloruro de potasio", escriben en la revista científica Hypertension de la American Heart Association .

España duplica el consumo de sal recomendado

El exceso de sal está relacionado con el aumento de la hipertensión y por tanto con problemas cardiovasculares tan graves como un infarto o un ictus. En realidad se debe al exceso de sodio, mineral que el cuerpo toma principalmente de este ingrediente, del que se tiende a abusar.

Según las estimaciones de la OMS la ingesta de sodio a nivel mundial es de 4.310 mg (10,78 g de sal), muy por encima de la recomendación de no consumir más de 2.000 mg de sodio (5 g de sal) al día. En nuestro país, cada español toma de media unos 9,8 gramos al día, según la Fundación Española del Corazón.

Al mismo tiempo, una ingesta insuficiente de potasio también puede tener un efecto negativo sobre la presión arterial. Cuando este se encuentra en cantidades bajas, el cuerpo tiende a acumularlo. El problema es que con ello también almacena sodio, lo que a su vez puede conllevar un aumento en la presión arterial haciendo que el corazón trabaje más y poniendo en peligro de enfermedades.

"Se debe recomendar cloruro de sodio y cloruro de potasio al 25% a todos los pacientes con hipertensión, a menos que tengan enfermedad renal avanzada, estén usando un suplemento de potasio, estén usando un diurético ahorrador de potasio o tengan otra contraindicación", apuntan los autores en el trabajo.

Condimenta sin que la comida sea menos sabrosa

Se ha descubierto que una reducción del sodio en la alimentación baja la presión arterial tanto como los medicamentos comunes. Eliminar solo una cucharadita al día podría mejorar la salud del corazón en tan solo una semana.

Sin embargo, el paladar está tan acostumbrado que este simple gesto a veces resulta inefectivo. Algo con lo que podría también ayudar estos sustitutos. La sal enriquecida con potasio se puede utilizar como reemplazo directo de la sal común (cloruro de sodio) al condimentar, conservar o fabricar alimentos sin que sepan menos salados.

“Los efectos gustativos no deseados son la razón principal por la que los esfuerzos por reducir el consumo de sal han fracasado durante más de dos décadas. La voluntad de los pacientes de seguir usando sal enriquecida con potasio elimina esa barrera, por lo que puede cambiar las reglas del juego”, asegura la profesora Alta Schutte, del Instituto George para la Salud Global y la UNSW Sydney en The George institute for Global Helth.

No obstante antes de empezar a tomarlo se debe consultar con un médico. Para valorar si el incremento de potasio es conveniente o supone riesgos.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.