La cosmética vegana no es lo mismo exactamente que la natural, ni que la bío o que la 'cruelty free'

Diferencias entre cosmética vegana, cruelty free, natural o bio.
Diferencias entre cosmética vegana, cruelty free, natural o bio.

REUTERS

  • No todos los cosméticos naturales son veganos, ni los ecológicos, naturales: estos son los matices de cada una de las etiquetas de los cosméticos actuales.
  • La normativa europea y española establece un marco regulatorio incompleto y con trampas sobre la cosmética libre de crueldad animal. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Al hacer la compra en las secciones de parafarmacia y tiendas especializadas, cada vez nos impactan con nuevas etiquetas: cosmética vegana, productos ecológicos, cremas y maquillajes cruelty free, cosmética bío, entre las más populares actualmente. 

Todas ellas comparten una gran preocupación por el uso y abuso de los animales, y el cuidado del medio ambiente, pero cada una tiene sus propios matices que multiplica las opciones de cara al consumidor. 

Lo vegano está de moda. Ya sea en alimentación o en cosmética, si lleva el marchamo de vegano, ecológico o natural encuentra un público al que seducir. Sin embargo, del mismo modo que no todos los artículos que se venden como ecológicos y naturales en realidad lo son, ocurre igual con la cosmética. 

Incluso marcas reconocidas dentro del nicho cumplen sólo con una parte del completo de la filosofía que subyace en estos movimientos: más allá de que el origen no sea animal, que no utilice ningún componente animal y sea respetuoso con el medio ambiente. 

¿Quién es quién en este universo de etiquetas?

Cosméticos libres de crueldad animal

El concepto Cruelty Free va más allá de los productos cosméticos, aunque se ha popularizado a raíz de  la publicidad que les ha otorgado que algunas de las personalidades más relevantes los promuevan y usen. Un cosmético libre de crueldad animal es aquel cuyos ingredientes no proceden de animales ni las composiciones y fórmulas han empleado animales para comprobar si presentan efectos secundarios graves. 

La Unión Europea prohíbe a los laboratorios de cosmética utilizar animales para los test desde 2013. Ahora bien, con una 'trampa' legal que da a los fabricantes una vía para seguir utilizando animales como en el reciente caso de Vivotecnia en Madrid. El salvoconducto permite las pruebas si la empresa justifica que no hay otra opción para hacer los test. 

Actualmente, ni en Estados Unidos ni en gran parte de los países de América Latina se permite la venta de cosméticos testados en animales. En las antípodas se encuentran los países asiáticos, donde hay una mayor permisibilidad en gran parte de los mercados. 

Estos cosméticos cruelty free pueden ser o no veganos. ¿Cómo es esto posible? 

Cosmética Vegana: qué es y qué no 

Qué es la cosmética vegana y qué no es
Qué es la cosmética vegana y qué no es

Reuters

No toda la cosmética libre de crueldad animal es vegana. Ya que en cosmética se pueden utilizar compuestos naturales de animales para cuya extracción no se requiere interactuar con el animal productor. Como por ejemplo el uso de la miel para consumo y para el mercado de la cosmética. 

La cosmética vegana da un paso más y se focaliza en productos de belleza que no incorporen ningún compuesto de origen animal. Por ejemplo, existe keratina vegetal que puede sustituir a la habitual en la cosmética que se extrae de ciertas partes del cuerpo de los animales (humanos incluidos).

Ahora bien, no es suficiente con que no existan ingredientes de origen animal para que se considere que un producto de cosmética es 100% vegano: también ha de renunciar al uso de plásticos, conservantes y activos sintéticos que dañen el medio ambiente. 

Por una cuestión de marketing, la mayoría de las marcas que comercializan cosméticos veganos utilizan los certificados oficiales para llamar la atención del consumidor. Sin embargo, no se exige y puede darse el caso de que una empresa no disponga de las certificaciones pero en su formulación demuestre su composición vegana. 

Los estilistas recomiendan aprender a leer la etiqueta INCI, donde figuran en orden de proporción en el compuesto, todos los ingredientes utilizados para cada producto. Es un elemento obligatorio en la Unión Europea para todos los artículos de cosmética. 

Qué es la cosmética natural

Además de la cosmética vegana, y la vegana cruelty free, existe una tercera etiqueta que puede ser todo lo opuesto a las anteriores: la natural. La cosmética natural se basa en el uso de ingredientes presentes en la naturaleza, ya sean vegetales o animales (plantas, animales, microorganismos o minerales).

Para que un cosmético pueda considerarse y utilizar el apelativo natural el proceso de transformación en el laboratorio ha de ser mínimo y respetando el medio ambiente. Así pues, la batalla particular se lucha entre lo químico y lo que la naturaleza provee. 

Eso sí, se admiten determinados compuestos químicos que no se encuentran en el medio ambiente o que su extracción natural tiene un impacto perjudicial para este. En consecuencia, no toda la cosmética vegana es natural, ni toda la natural, vegana. 

Qué es la cosmética biológica u orgánica

Cosmética natural ecológica

Reuters

El siguiente tipo de cosmético que cualquier usuario puede encontrar en los lineales de supermercados y tiendas de perfumería es el orgánico. La cosmética biológica es en realidad una modalidad o una matización de la natural que pone el foco en que los ingredientes utilizados para las formulaciones de los productos estén libres de fertilizantes, pesticidas y otros químicos agresivos con el medio ambiente. 

Cosmética Ecológica

Por último, se encuentra la cosmética ecológica, que pone su foco en cómo se obtienen y gestionan las materias primas con las que se crean los cosméticos, incluido la presentación del producto. Así pues, todos los ingredientes y componentes del producto de cosmética ecológica debe proceder de agricultura o ganadería respetuosa con el medio ambiente, sin pesticidas, ni químicos ni alimentación no orgánica. 

En el mercado actual, existen muy pocos productos que cumplan plenamente con estos exigentes criterios. 


Otros artículos interesantes:

Por qué Inditex vuelve a intentarlo en el mundo de la cosmética: qué falló en 1999 y cuáles serán las claves para que el proyecto sea el definitivo

La contaminación, los selfies y la vida en la ciudad impulsan la demanda de cosméticos, según un directivo de L'Oréal

Las primeras impresiones sobre la colección Zara Beauty prometen: diseño, pigmentos y colores para todas las bellezas