El TJUE determinará si Facebook usa el mecanismo adecuado para recibir el consentimiento de sus usuarios al tratar sus datos: qué se juega la red social

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg.

Reuters

  • Austria acaba de elevar una consulta al TJUE para saber si Facebook "socava" el RGPD al confundir el "consentimiento" de sus usuarios con un supuesto acuerdo civil.
  • Desde que entró en vigor el RGPD, Facebook cambió las referencias al consentimiento en el tratamiento de datos por una suerte de acuerdo civil que Noyb, una asociación de activistas en la privacidad, ha judicializado.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Max Schrems, presidente de Noyb, una asociación en defensa de la privacidad, ha conseguido que la Corte Suprema de Austria eleve una consulta al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). 

Lo que el Alto Tribunal austríaco espera conocer es si Facebook estaría socavando el Reglamento General de Protección de Datos al confundir deliberadamente el "consentimiento" de sus usuarios para que se traten sus datos con una suerte de "acuerdo".

La consulta surge en el marco de un largo proceso civil que enfrenta al propio Schrems con Facebook. El auto que eleva cuatro preguntas fundamentales al TJUE también incluye la orden de pagarle 500 euros a Schrems en concepto de indemnización por daños morales: Facebook no le dio acceso completo a los datos que habían recabado sobre su perfil.

La pregunta clave que plantea el juzgado concierne a los fundamentos legales con los que Facebook procesa los datos de sus usuarios europeos. El RGPD plantea hasta seis opciones para que las compañías reciban luz verde para tratar los datos de sus usuarios. Entre esas alternativas se encuentran la posibilidad de recabar el consentimiento de los mismos, o alcanzar un acuerdo.

Facebook permitirá que los usuarios se conviertan en "expertos" para tratar de reducir la desinformación: este es el nuevo intento de la red social para evitar responsabilidades por el contenido dañino

Este acuerdo o "contrato" solo se adquiere si el procesado de datos es necesario para el funcionamiento del servicio. Antes de que el RGPD entrase en vigor, Facebook aseguraba que los usuarios consentían el procesado de su información para recibir publicidad personalizada. Sin embargo, el Reglamento General de Protección de Datos europeos elevó los requisitos para que este consentimiento fuese válido, y le dio el poder a los usuarios de revocarlo cuando quisieran.

Por esa razón, una vez el RGPD entró en vigor, Facebook dejó de plantear que trataba los datos de sus usuarios gracias a su consentimiento. En su lugar, adujo que lo hacía gracias a un acuerdo o contrato en el que los usuarios pedían recibir anuncios personalizados. De este modo, Facebook consigue salvar todas las posibilidades que tienen los usuarios bajo un tratamiento de datos ejercido bajo el marco de un consentimiento informado.

"Facebook intenta despojar a los usuarios de muchos de los derechos que ampara el RGPD simplemente 'reinterpretando' el consentimiento con un contrato civil. Es un intento barato de tratar de sortear el Reglamento", ha lamentado el propio Schrems, presidente de Noyb, en un comunicado de la plataforma de activistas.

Lo que la Corte Suprema austriaca hace es trasladar esa duda al TJUE: ¿puede Facebook cambiar esa necesidad de consentimiento informado por una suerte de 'contrato' con sus usuarios? Max Schrems entiende que todo el tratamiento de datos de los usuarios de la plataforma que se realice en Europa puede someterse a este argumento legal.

El Comité Europeo de Protección de Datos pide más agilidad a la hora de investigar los polémicos cambios en las condiciones de uso de WhatsApp

Y si el TJUE determina que la actuación de Facebook es ilícita, la compañía de Mark Zuckerberg no solo se vería obligada a retroceder en sus términos, sino a potencialmente pagar indemnizaciones millonarias por su proceder. "Estoy muy contento por esta consulta", ha enfatizado Schrems.

Pero no es la única consulta que el Alto Tribunal austriaco ha elevado al TJUE. Junto a la pregunta crucial, el juzgado también cuestiona si la información que recaba Facebook a través de diversas fuentes —como clicks en botones de Me Gusta o servicios de publicidad— se amparan en los principios de minimización de datos que plantea el RGPD.

"Son preguntas cruciales. A Facebook no debería permitírsele usar todos los datos para anuncios, incluso cuando para estos tenga un consentimiento válido de los usuarios. De hecho, debería filtrar datos sensibles como opiniones políticas o sobre orientación sexual. Hasta ahora, Facebook había defendido que no hace diferenciaciones entre estos tipos de datos".

Otros artículos interesantes:

8 empresas que el nuevo CEO de Amazon Web Services podría comprar para desafiar el dominio de Microsoft en torno a la productividad empresarial

España ya tiene su primer Chief Data Officer de la historia: se llama Alberto Palomo, acaba de regresar de EEUU y estos son sus desafíos más inmediatos

Consigue uno de los robots de limpieza mejor valorados en Amazon y más completos por poco más de 300 euros